¡Sin palabras! Real Madrid alcanzó otra final de Champions League

Un gol de Isco sentenció la eliminatoria y puso a los merengues en el partido decisivo de Cardiff, donde intentará alzar la duudécima.

Por Román Gómez

El partido de la remontada. Así lo vendían desde el lado del Atlético de Madrid, que a pesar de estar 3-0 abajo en la serie, no se daba por vencido antes de jugar. Además, tenían una motivación extra: demostrar que su hinchada era más fervorosa que la merengue.

Así empezó el juego, en medio de un clima enrarecido. El ‘Aleti’ salió con toda la furia contenida por ocho días, sorprendiendo a un Real Madrid atónito. En pocos minutos, Keylor Navas tuvo que intervenir para evitar caer su arco. Pero, en la segunda de riesgo, cayó el 1-0.

Saúl Ñíguez saltó y superó por los aires a Cristiano Ronaldo. El cabezazo fortísimo traspasó la defensa de Navas, que vio caer su pórtico por primera vez, a los doce minutos.

La afición colchonera comenzó a creer. Faltaban dos goles para emparejar la serie, pero la avalancha rojiblanca tenía fe. El optimismo creció aún más cuando en el minuto quince, Varane pisó a Ferreira Carrasco y el árbitro señaló penalti.

Antoine Griezmann tomó la pelota, con los fantasmas del penalti errado en la final de Milán rondando en su mente. Tanto que al patear, se resbaló y su remate salió pifiado. Sin embargo, la fortuna le sonrió al Atlético y el arquero costarricense no pudo contener el débil remate. 2-0 y casi todo el partido por disputarse.

Con la serie a tiro, Atlético comenzó a recular energías. Los de Simeone se pusieron el chip de ser ordenados, de ceder la iniciativa, de contragolpear. Así, Real Madrid se hizo con la posesión del balón, aunque sin demasiada claridad.

Adelante, el único que clarificaba era Isco. Pero, los merengues tienen la ventaja de tener una plantilla en la que cualquiera puede inventar una jugada determinante y esta vez le tocó el turno a Karim Benzema.

El franco-argelino gambeteó, rodeado por tres jugadores rivales y jugó el pase hacia atrás para Toni Kroos. El alemán remató, Oblak tapó y el rebote fue cazado por Isco. Gol del Real y las ilusiones rojiblancas se desmoronaron.

El partido cayó en una meseta, a pesar de que el Atlético continuó apretando. No tenía energías, no tenía estado físico, menos oxígeno para crear ideas que le hicieran conseguir los cinco goles que ahora necesitaba para meterse en Cardiff.

Atlético Madrid se conformó con ganar la batalla en las tribunas. Los hinchas se marcharon felices de demostrarle al mundo el amor por el equipo colchonero. Sin embargo, en el terreno de juego, pasó el mejor equipo y estará en Cardiff, disputando la final ante la Juventus. Ah, James no salió del banco de suplentes.


DATO

Real Madrid lleva 61 partidos consecutivos marcando al menos un gol, igualando el récord que ostentaba el Bayern Múnich. La última vez que el club merengue no anotó en un juego oficial fue en la ida de los cuartos de final de la Champions pasada, cuando visitó al Wolfsburgo de Alemania y cayó 2-0.


REACCIONES

"Esto es el fútbol. Sabíamos que el Atlético entra muy bien. Han tenido suerte de marcar los dos goles, pero sabíamos que, un equipo con nuestra experiencia, con un gol los matábamos. Y fue lo que ha pasado. Nosotros somos el Real Madrid y tenemos más experiencia y los hemos demostrado", Cristiano Ronaldo.

 

"Llegar dos veces seguidas a una final es el trabajo de todos. Es impresionante. No está todavía terminado aquí, porque todavía a nosotros nos faltan tres partidos de la Liga muy importantes, pero vamos a tener tiempo de pensar luego en la final. Contento y orgulloso de todos los jugadores", Zinedine Zidane.

 

"Más allá de esta eliminación, esto nos sirve para el futuro para construir cosas positivas y tenemos que trabajar desde hoy para igualarnos al Real Madrid y al Barcelona", Gabi (Atlético de Madrid).

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo