¿Un rayo? La versión que da el dueño del avión Lamia sobre el accidente

Ricardo Albacete, propietario de la aerolínea que transportaba al plantel de Chapecoense, afirmó que a la aeronave pudo haberle caído un rayo.

Por Román Gómez

Siguen apareciendo versiones sobre lo que le pasó al avión de la Línea Aérea Mérida Internacional de Aviación (Lamia) y por qué se accidentó en el cerro El Gordo, en la intersección entre La Ceja y La Unión, kilómetros afuera de Medellín. La última hipótesis que apareció es una que parece traída de los pelos, a no ser que se vea de quién proviene.

La teoría fue lanzada por Ricardo Albacete, presidente de Lamia, quien aseguró que el avión de su aerolínea fue impactado por un rayo, lo que originó el apagón y posterior descenso al cerro donde cayó, dejando como saldo 71 personas muertas y seis sobrevivientes, en declaraciones recogidas por el portal El Confidencial, quien aprovechó la estadía del venezolano en suelo español, para entrevistarlo.

“No se sabe si lo agarró un rayo. Podría ser que una tormenta eléctrica apagó su sistema eléctrico”.

Ricardo Albacete parece desligarse de la culpa que se le están echando a la aerolínea, que entre las hipótesis que se manejan, no tendría la autonomía para viajar de Santa Cruz de la Sierra a Medellín, sin hacer escala previa en Bogotá para recargar combustible. También se supo que Lamia hace parte de una empresa venezolana, que en 2011 puso capitales en Bolivia, aunque Albacete asegure que hoy no tienen nada que ver una y otra, salvo el nombre.

“No somos accionistas ni empleados de Lamia Bolivia, sino de Lamia Venezuela; dejamos el mismo nombre para no perder la pintura del avión; nosotros somos los que les arrendamos a ellos los aviones, pero el avión es operado por la empresa boliviana”.

Sin embargo, las conexiones de Albacete no dan fe a sus palabras, luego que se conociera que el venezolano mantiene relaciones con el empresario chino Sam Pa, sindicado de malos negocios en el país asiático y acusado por Washington de corrupción. El presidente de Lamia reconoció que son amigos y que tienen vínculos comerciales, pero lo desligó de la aerolínea. Versiones extraoficiales aseguran que Albacete es solo un testaferro de Sam Pa.

Entre las conclusiones que van apareciendo se afirma que la aerolínea no tenía la autonomía para realizar un viaje de tanta distancia y que este tipo de aviones, solo deberían ser utilizados para vuelos locales. En los años 90, este tipo de aviones británicos fue devuelto por la extinta aerolínea colombiana SAM, por considerarlos incapaces de realizar viajes a distancias largas como Bogotá-Miami.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo