Nacional alcanza otra final internacional y estira el imperio verdolaga

Sufriendo, ante Cerro Porteño, los de Reinaldo Rueda igualaron 0-0 y con eso les bastó para llegar a la final de la Copa Sudamericana.

Por Román Gómez

Atlético Nacional es el mejor equipo del continente. Tantos elogios no lo marean, al contrario, quiere seguir ratificando su poderío. Esta vez, ante un escenario Atanasio Girardot colmado (como ya es costumbre), el equipo que dirige Reinaldo Rueda buscó certificar su pase a la gran final de la Copa Sudamericana. En frente, un aguerrido Cerro Porteño, virgen en cuanto a títulos continentales se refiere, pero no por eso deja de ser un grande de toda América.
La cancha lució espectacular, pese al concierto de Guns n’ Roses, que tuvo lugar la noche anterior. El mosaico en las gradas refrendó el apoyo a los verdolagas, que salieron entusiasmados para otra cita con la historia. Sin embargo, lo que brilló por su ausencia en el primer tiempo, fue el buen juego de uno y otro equipo.
Nacional lució denso. Espeso. La ausencia de miguel Ángel Borja y su reemplazo, Ezequiel Rescaldani, aunque solidario, no marcó la diferencia en los primeros 45 minutos. Cuando podía, Cerro lanzó contragolpes, pero el equipo guaraní jamás fue un derroche de aptitudes futbolísticas. No lo fue en Asunción, no lo fue en la noche paisa. El segundo tiempo tuvo emociones a cuentagotas, pero las hubo. Atlético Nacional, quien en la Copa Sudamericana se basó en Borja, Macnelly, Ibarguen y Berrío, esta vez apeló a un héroe viejo conocido: Franco Armani. El argentino, vital en la consecución de la Copa Libertadores, esta vez volvió a mostrar sus dotes y con atajadas de gran nivel, fue aplacando el ímpetu de los paraguayos, quienes perdidos por perdidos, salieron al ataque desaforadamente y por poco consiguen el gol de la hazaña.
Sin embargo, tanta valentía le costó caro a los guaraníes. El Ciclón de Asunción vio como el defensor Riveros se fue expulsado, luego de bajar a Berrío, que se iba de cara al gol de la victoria. A falta de cinco minutos, los de Rueda quedaban con un hombre más en la cancha y la posibilidad de manejar los tiempos del partido. Aún así, Cerro Porteño lo intentó hasta el final.
Los puños de Franco Armani volvieron a ser decisivos a falta de 20 segundos. El argentino le dio el pasaje a Nacional a una nueva final continental. El ‘Verde’ es el mejor equipo de Sudamérica, por lejos y esta vez, aunque no mostró su mejor versión, lo volvió a demostrar. Ahora, se le viene el inhóspito Chapecoense, que quiere ser el ‘David’, que derrumbe el imperio verdolaga.

Declaraciones pospartido

FRANCO ARMANI

“Gracias a Dios llegamos a otra final. El arquero está para cuando le toca responder, estar concentrado. Estuvimos bien parados. Una unión de grupo muy grande. Estoy agradecido con esta institución que me dio la oportunidad de mostrar lo que soy como arquero. Chapecoense maneja muy bien la contra, son muy rápidos. Tienen muy buenos jugadores”.

ALEJANDRO GUERRA

“El equipo no se conforma, quiere ganar siempre. Tenemos que jugar la final con inteligencia, ir con una buena diferencia a Brasil. Chapecoense es muy atlético y rápido”.

Nacional quiere seguir de copas. Hace pocos días, levantó la Copa Colombia en el estadio Metropolitano de Barranquilla y este jueves, puede asegurar su presencia en una nueva final continental, cuando reciba en el estadio Atanasio Girardot al complicado Cerro Porteño de Paraguay. El equipo de Reinaldo Rueda rescató un empate 1-1 en Asunción y eso lo pone en posición de ventaja de cara a la vuelta, pero no puede confiarse.
Aunque es amplio favorito en la previa, el ‘Verde’ tiene un contratiempo con el cuál debe lidiar: la ausencia de Miguel Ángel Borja. Eldelantero fue expulsado en el estadio Defensores del Chaco y cederá su puesto en la titular a Ezequiel Rescaldani, argentino de buen semestre en el torneo regular. No obstante, Rueda recupera jugadores para la zona defensiva, entre ellos a Francisco Nájera, que podría ser inicialista.
La confianza está por las nubes y aunque un 0-0 es suficiente para instalarse en la final, no es lo que pretende el monarca del continente. Nacional quiere pasar con una victoria, a lo grande, y sus jugadores lo declaran. Es el caso de Diego Arias, habitual titular y que espera poder entregarle una alegría a la afición y solo lo podrán lograr, si permanecen unidos como grupo.

“Todas las cosas buenas que nos están pasando hacen que estemos de un excelente ánimo. Esta siempre ha sido una gran familia y los resultados nos unen aún más”.

Por otro lado, Cerro Porteño reconoce que se enfrenta al mejor rival de todos. Sin embargo, eso no lo amilana de cara al partido queiniciará a las 7:45 de la noche. Los guaraníes se sienten capaces de dar elgran golpe y si lo quieren conseguir, será fundamental la actuación de su jugador insignia: Cecilio Domínguez. El extremo atacante declaró ni bien llegó a Medellín y dejó claro que van por la hazaña.

“Así como ellos marcaron allá, nosotros también lo podemos hacer sin desconocer la calidad que tienen como equipo”.

Nacional llegó a dos finales de la Copa Sudamericana y en ambas ocasiones, perdió con equipos argentinos. En 2002, cuando se celebró la primera edición, cayó ante San Lorenzo de Almagro. Mientras, en 2014 y bajo la dirección de Juan Carlos Osorio, sucumbió ante River Plate, en una definición ajustada. Esta vez, quiere acceder a la tercera final para que, ¿sea la vencida?

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo