Junior no da su brazo a torcer y se ve confiado para la final de vuelta

El equipo de Barranquilla perdió en el Atanasio Girardot pero confía en mejorar para quedarse con el título. En Medellín, empezó ganando pero no lo supo mantener.

Por Román Gómez

 

Las horas previas a la finalísima de la Copa Colombia. Junior y Nacional saldaron el primer episodio con victoria verdolaga, pero en Barranquilla no hay tiempo de llorar para la escuadra rojiblanca. Los tiburones saben que salieron ‘vivos’ de milagro del Atanasio Girardot, pero en el Metropolitano confían en dar vuelta la papeleta. José Luis Chunga fue la figura excluyente del partido de ida y él es el mayor confiado para revertir la serie que gana el ‘Verde paisa’ 2-1.

“Queríamos irnos de Medellín con un mejor marcador, era fundamental sacar un mejor resultado. Esperamos revertir este marcador en casa. En el primer gol hubo una falta que no nos pitaron, pero bueno, en Barranquilla esperamos el apoyo de toda la afición para que Dios mediante nos quedemos con la Copa”.

Estos dos están acostumbrados a jugar finales entre sí. Una vez más, Nacional y Junior se vieron las caras en un partido decisivo, aunque en esta ocasión se trató del juego de ida. Todavía queda un capítulo más para decidir el campeón de la Copa Colombia, pero por ahora el liderazgo lo lleva el verde de la montaña, que pegó primero y de no ser por el arquero José Luis Chunga, pudo haber liquidado la final esta misma noche.

Pero no lo hizo y el Tiburón sigue con vida. Los curramberos, dirigidos por Giovanni Hernández, se animaron a mojarle la oreja al campeón de América, presionándolos arriba y poniéndolos incómodos en los primeros minutos. Así fue como, de un tiro de esquina, Luis Narváez cabeceó en soledad y venció a Franco Armani. En alrededor treinta minutos, Junior silenció el colmado Atanasio Girardot y con justicia.

Pero, a partir de ese merecido gol, Junior fue en declive. Pudo ser por decisión propia. También por supremacía verdolaga, pero lo cierto es que los locales inclinaron la cancha. Así, en el tiempo de descuento del primer tiempo, los dirigidos por Reinaldo Rueda alcanzaron el empate gracias a Ezequiel Rescaldani. Con la sangre en el ojo, los tiburones se fueron al vestuario en medio de reclamos al árbitro del partido.

Ese coraje supuso un segundo tiempo más aguerrido e igualado entre ambos, pero no fue así. Atlético Nacional pasó por encima del equipo barranquillero. Una y otra vez tocó el frontón, pero el arquero Chunga era un candado firme. Sin embargo, tanto insistió el verde que por fin, Juan Pablo Nieto logró meter un balón que pidió permiso para encontrar la red.

Nacional continuó insistiendo; Chunga, atajando. El portero de Junior es la única razón por la cual su equipo no se fue goleado del Atanasio Girardot. 2-1 corto por lo visto en la cancha, pero esperanzador para Giovanni Hernández y compañía. El próximo duelo, el jueves en el Metropolitano de Barranquilla, determinará si Junior aprovecha la vida extra que le entregó su guardameta, o definitivamente el cetro se queda en manos de Nacional. En la ida, pagó la cuota inicial.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo