Tomás Puerta, un campeón de motos que dijo "no" a carreras clandestinas

Este paisa ha recorrido el mundo triunfando en las pistas con su moto. Hoy día, se coronó campeón nacional de Superbike.

Por Publimetro / RG

Siempre amó las motos y esa pasión, hoy lo deposita en la cumbre. Tomás Puerta es uno de los deportistas nacionales con mayor proyección y mayores logros cosechados, apenas a sus 24 años de edad. Nacido en Medellín, tuvo que sortear diferentes obstáculos para consagrarse campeón nacional de superbike, una modalidad de motociclismo que va tomando fuerza en Colombia. A falta de una carrera, el paisa se convirtió en campeón de la categoría y con el logro bajo el brazo, cuenta su historia, que no fue nada fácil.

“Tengo 24 años y llevo 20 montando en moto. A los seis años comencé a competir en categoría nacional. Corrí motocrós de los 4 a los 14 años. A los 13, ya me había ganado todo lo que podía ganar en Colombia”.

Con ese talento, Tomás supo que era el momento de dar el salto internacional. Se jugó el todo por el todo y prefirió las motos, por sobre la universidad. Hoy, no se arrepiente: “son decisiones que tienes que tomar cuando estás joven y esa fue la mía”.

Pero, lejos al sueño que tuvo, las dificultades fueron transformándose en pesadilla. Con apenas 15 años firmó su primer contrato con la marca Red Bull, que apoya a deportistas de esta disciplina en todo el mundo. Meses después, esa historia ideal tomó un giro inesperado, cuando la muerte se cruzó por su camino.

“Hubo un accidente en Virginia y lastimosamente un compañero falleció. El piloto venía cuarto, se cayó y quien venía más atrás no lo vio, se chocaron los dos y él murió. Red Bull decidió romper todos los contratos de menores de 16 años”.

Aunque la situación fue dramática, no fue el primero, ni el último que vio morir en una pista. Ahí, Tomás quedó en ceros. A su corta edad le tocó volver a empezar de nuevo y su talento volvió a ser su respaldo. Así, se ganó oportunidades en equipos prestigiosos como Ducati y Yamaha, en Estados Unidos. Luego de unos años ganando carreras en todo el territorio norteamericano, Tomás Puerta pegó la vuelta a Colombia, donde el superbike todavía no es un deporte popular.

Pese a ser el mejor motociclista en el territorio nacional, esta actividad no le representa mayor ganancia económica. Estos deportistas pueden darse por bien servidos si compiten gratis y tienen el respaldo de marcas atrás, que le dan el dinero para competir, pero no les pagan. Con tal presión, los motociclistas salen a jugarse la vida en cada pista, porque ganar carreras es la única fuente de ingreso monetario que varios tienen.

Ante la necesidad, oportunidades clandestinas se presentan. En Medellín son frecuentes los piques ilegales en motos y aunque la Policía Metropolitana los combate, los motociclistas siguen arriesgando su vida. A ‘Tomy’ se le presentaron infinidad de oportunidades para demostrar su talento en la carretera Las Palmas y en la autopista Medellín-Bogotá. Él, tuvo la fortaleza de decir no y aconsejar a los cientos de muchachos que ven en estos arrancones de la muerte, que ese no es el camino.

“Lastimosamente se matan mucho más en la calle, que en una pista. Al 60% que monta en una pista, ya le da pereza competir ilegal, porque es muy riesgoso. Lo último que quisiera es aporrearme en la calle. Métanse a una pista, van a disfrutar el doble y con más seguridad”.

Tomás sueña con llegar al Moto GP. Es difícil y lo sabe, pero su sueño no se trunca. Por lo pronto, sabe que ser el mejor de su disciplina en Colombia no es fácil y piensa revalidarlo pronto. En lo inmediato, correrá el 9 y 10 de diciembre en la última válida del campeonato nacional, que se llevará a cabo en el autódromo de Tocancipá. Ahí, volverá a desatar su adrenalina, porque sabe que es mejor hacerlo en competencia, que en las calles de su querida Medellín.

Loading...
Revisa el siguiente artículo