Eduardo Pimentel advierte de guerra que se avecina en el FPC

El actual propietario del Boyacá Chicó criticó a los equipos grandes de Colombia, integrantes del mencionado G8.

Por Publimetro / RG

“El invierno está cerca”, popular frase de la serie Juego de Tronos haciendo alusión a una guerra muy próxima. Eso mismo parece ser lo que está sucediendo en el fútbol profesional colombiano, donde la ‘rebelión’ de los equipos grandes, integrantes del G8 (Nacional, Millonarios, Junior, América, Medellín, Deportivo Cali, Tolima y Once Caldas) tiene con malestar a los propietarios de los equipos menos poderosos del país, como es el caso de Eduardo Pimentel, presidente del Boyacá Chicó.

Cada vez que habla, Pimentel es polémico. Esta vez no fue la excepción. Aunque su equipo está por descender de categoría, el presidente no se quedó callado y habló sobre una situación que se viene presentando y que promete ponerse peor en los próximos días. Su molestia es con los integrantes del G8.

“El perjuicio del G8 es incalculable. Personas que no tienen identificada una trayectoria como dirigentes, se unieron y sin saber ni preguntar, creyeron que iban a cambiar el fútbol en Colombia y la vida de ellos y sus instituciones, pero lo que hicieron fue un daño grande, podría pensar que será irreparable”, comentó Pimentel en declaraciones recogidas por el diario AS Colombia.

Lea también: ¿Qué es el G8 y cuáles son sus reales intenciones?

La charla para tratar este tema (y tal vez pelearse) tiene fecha puesta. Sin embargo, Pimentel adelanta que muchos de los clubes no quieren asistir a la asamblea de Dimayor de inicios de octubre, porque la resolución será una sola: la división del fútbol colombiano.

“El malestar que hay hacia ellos es muy grande, inmenso, es molesto todo esto. Esperaremos qué sucede en la próxima asamblea, que me imagino que será difícil y creo que vamos a perder todos en el fútbol colombiano. Hay falta de igualdad. Hay unos ‘grandes’ que llevan 50 o 60 años y no han logrado un título, y otros que con solo siete años, hemos logrado cosas más importantes. El hecho de tener muchos años en el fútbol es lo que los ha hecho grandes; lograron sus hinchadas en una época donde no habían más equipos”.

¿Cuál es el verdadero problema? El dinero. Los equipos grandes piden un mejor reparto por los derechos de TV, manifestando que ellos son los que impulsan la industria y generan rating.   Por otro lado, los clubes más humildes son los dueños de los votos en la asamblea y están en contra de esta nueva repartija de recursos. La tensión va in crescendo e incluso Pimentel se atrevió a dar nombres propios, mientras analizó si otro reparto de plata será significativo o no.

“No creo que lo que da la televisión empobrezca ni enriquezca a ningún club. Me da mucha tristeza lo que está sucediendo, más por el presidente de Nacional (Juan Carlos de La Cuesta), quien es un hombre demasiado inteligente, que llevaba con nosotros mucho tiempo”.

Otro de los clubes vanguardistas de este G8 es el Deportivo Cali. El último domingo, el entrenador de la institución ‘azucarera’, Mario Alberto Yepes, advirtió que se podrían estar tomando represalias deportivas en contra el club verde por ser uno de los impulsadores de este grupo. El excapitán de la Selección Colombia pidió no interferir en el juego en sí y que lo que deban resolver entre los presidentes de los clubes, se haga sin perjuicio para club alguno.

>>> Lea más sobre el Fútbol Profesional Colombiano en Publisport <<<

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo