Mark Cavendish, ganador de la tercera etapa del Tour de Francia

Nairo Quintana subió un escalón en la clasificación general y se ubicó de sexto

Por publimetro/LP/EFE

El ciclista del Dimension Data, Mark Cavendish, se impuso en la meta de Angers por milímetros al alemán André Greipel, del Lotto, que incluso llegó a levantar la mano en señal de victoria.

El tercero fue el francés Bryan Cocard, del Cofidis, que superó a Sagan, del Tinkoff, quien mantiene el maillot amarillo logrado ayer. El ciclista eslovaco, el primero de esa nacionalidad que se pone de líder en el Tour , supera en la general al francés Julien Alaphilippe y al español Alejandro Valverde, que conserva la tercera posición.

Por su parte, Nairo Quintana subiño un puesto y ahora ocupa el sexto lugar en la clasificación general con los mismos 14 segundos de diferencia del líder.

“La batalla por los sprints”

Los “sprint” del Tour de Francia se han convertido en un campo de batalla, un terreno minado en el que la menor chispa puede provocar una caída masiva de imprevisibles consecuencias.

Una situación que ha llevado al maillot amarillo, el eslovaco Peter Sagan; y al británico Mark Cavendish, ganador de las dos últimas ediciones, ha pedir a los favoritos para la general que no se metan en la lucha por estar arriba en esas etapas.

Sagan fue más explícito y directo: “Esto se ha convertido en un oficio muy peligroso. Con la configuración actual, los que luchan por la general también quieren estar alante, mientras que en la montaña nadie les molesta. Nosotros queremos poder disputar ‘sprint’ limpios, lo que no puede hacerse cuando los de la general están obligados de rodar arriba. Pido un cambio de las reglas, porque la configuración actual es muy peligrosa”, aseguró el ciclista del Tinkoff.

El eslovaco recordó que en el pasado los capos del pelotón no trataban de meterse arriba en las llegadas masivas. “Recuerdo a Armstrong entrar tranquilamente en la meta en esas etapas y no pasaba nada”, dijo.

Las cosas son diferentes ahora y todos los que tienen elevadas ambiciones en la general azuzan a sus equipos en los últimos kilómetros para entrar lo más arriba posible. Eso crea un estado de nervios en el tramo final de la carrera que abona el terreno para las caídas.

El británico Chris Froome, fue hoy vigesimoquinto y  Nairo Quintana entró cinco puestos más tarde. Ninguno de los dos quería quedarse cortado. A menos que el motivo sea otro. Cavendish culpó a esos equipos de querer estar siempre arriba o, incluso, de generar ese estado de nervios con motivos ocultos.

“El problema es la mentalidad, no hay más que ver cómo ha corrido hoy el Sky. Mi equipo trataba de hacerse sitio para preparar el ‘sprint’ y se te meten en medio. Todos quieren correr delante. Antes se quedaban atrás y las llegadas eran más limpias”, dijo el de la Isla de Man.

El veterano “sprinter” esbozó otra teoría menos benévola con la formación británica: “Parece que algunos generan ese estado de nerviosismo para provocar caídas y ganar segundos en la general. No se conforman con la montaña o la contrarreloj. También quieren ganar tiempo en las etapas en llano”.

Una estrategia que Cavendish aseguró que eleva la fractura que separa a quienes vienen al Tour a ganar y los que no, entre quienes, dijo, “se deja entrever cierta amargura”.

PUB/LP

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo