Copa América Centenario: Chile aprovechó y dejó a Colombia sin final

El rival de argentina en la final se definió entre "la Tricolor" y "la Roja" en un partido que tuvo muchas dudas, especulaciones y expectativa por los lesionados, suspendidos y por el inclemente clima.

Por @MigueRuiZ

El Soldier Field de Chicago era el escenario de la confrontación entre dos de las mejores selecciones de Sudamérica, Colombia y Chile llegaron con la esperanza de llegar al último partido de la Copa América Centenario. Con bajas en los dos equipos por lesiones y sanciones, los entrenadores enviaron al campo a los jugadores con mejor forma física.

José Pékerman tuvo que incluir a Frank Fabra y Roger Martínez en lugar de los lesionados Farid Díaz y Carlos Bacca, mientras que Juan Antonio Pizzi le dio ingreso a Francisco Silva y Pedro Pablo Hernández en lugar del sancionado Arturo Vidal y el golpeado Marcelo Díaz. Teniendo en cuenta estos cambios, se conservaron los planteamientos que llevaron a colombianos y chilenos a esta instancia definitiva, sin favoritos y con un ambiente de fiesta, los antecedentes quedaron a un lado y desde el inicio los dos equipos quisieron imponer condiciones.

Teniendo en cuenta estos cambios, se conservaron los planteamientos que llevaron a colombianos y chilenos a esta instancia definitiva, sin favoritos y con un ambiente de fiesta, los antecedentes quedaron a un lado y desde el inicio los dos equipos quisieron imponer condiciones, pero fue Chile el que aprovechó las ventajas.

Los primeros minutos fueron peleados en el medio campo, mientras Colombia intentó ser vertical buscando a James, Cardona y Martínez, Chile intentó jugar por los costados a meter balones al área y allí llegó la apertura del marcador. Un centro desde el costado izquierdo fue mal cabeceado por Cuadrado y el balón le quedó a Charles Aránguiz sin marca y con libertad para vencer a David Ospina sobre el minuto 6.

El gol le dio el impulso a los ‘australes’ y de nuevo un error en el fondo, esta vez de Santiago Arias y el balón le quedó a Alexis Sánchez, quien remató fuerte el balón se estrelló en el palo derecho y por el segundo sector llegó sin marca José Fuenzalida para meter el segundo y dejar en silencio a la mayoría de colombianos que estaban en las tribunas.

Pareció que sobre el minuto 20 los de Pékerman hicieron pie en el campo y pudieron dirigir un ataque con peligro, en un pase profundo fue Roger Martínez quien definió cruzado y el portero Claudio Bravo logró evitar que el balón entrara en su portería y fuera el descuento colombiano. Desde ese momento los ‘cafeteros’ fueron los dueños de las mejores acciones de gol, sin lograr convertirlas y los ‘australes’ intentaban no desgastarse y bajaron el inicio veloz y fulminante que los puso arriba muy temprano.

Sobre el final del duelo fue Claudio Bravo el héroe, una y otra vez ahogó el grito de gol y terminó dejando su arco sin caer ante la intensidad y afán de James, Cardona, Roger y hasta el mismo Carlos Sánchez quien de media distancia probó los reflejos del portero del Barcelona que dejó el marcador en los primeros 45 minutos con el 2 por 0 intacto.

El intermedio del partido no fue de 15 minutos, ya que fue real la anunciada tormenta eléctrica, con vientos clasificados con ‘fuerza de huracán’, grandes cantidades de agua y riesgo de descargas sobre el estadio Soldier Field. Después de muchas especulaciones y versiones se definió que el partido se jugara pasadas las 10:30 de la noche y no postergar hasta el jueves la definición del segundo finalista del torneo.

Para corregir el planteamiento Pékerman se decidió a hacer un cambio, incluyó al joven Marlos Moreno y dar descanso a Edwin Cardona, quien tuvo una participación muy baja en la parte inicial, se le notó agotado y falto de físico enfrentando a los veloces y fuertes volantes de Chile. La entrada de Marlos mostró que Colombia quería remontar y desde las primeras jugadas se vieron las líneas ubicadas mucho más arriba en el campo.

Incluso, sobre el minuto 48 una jugada fue discutida por un contacto evidente sobre Daniel Torres en el área rival, pero el juez salvadoreño Joel Aguilar dejó seguir el juego y de inmediato se mostró la molestia en los jugadores de Colombia. Más inconformidad se vio cuando una infracción normal de Carlos Sánchez en el medio campo fue sancionada por el mismo central con tarjeta amarilla, siendo la segunda y dejando con uno menos al equipo de Pékerman.

Sin importar esto, el ataque colombiano sacó fuerzas de flaqueza y empezó a jugar mejor que el rival y viendo esto el DT incluyó otro cambio ofensivo, metió a Daniel Pérez en el medio campo por Frank Fabra y cambió el sistema para jugar con tres en el fondo (Arias, Zapata y Murillo), dos volantes de contención (Pérez y Torres), dos carrileros (Cuadrado y Marlos) y un punta (Martínez). Y después, con el ingreso de Bacca por Cuadrado a falta de 10 minutos, se apostó a que fuera el delantero del Milan el punta, mientras que Martínez se corrió a un costado para abrir la defensa chilena que se resguardó al borde del las 18.

Sobre el final no hubo ritmo, llegadas ni opciones de descontar, incluso un hincha colombiano colaboró para enfriar el partido al invadir el campo y la seguridad tuvo que perseguirlo, allí se perdieron minutos, se cortó el partido y se esfumaron las esperanzas que con el pitazo final de Joel Aguilar terminó siendo la despedida del título. Este fue un equipo que llegó a Estados Unidos con muchos jóvenes de renovación, los mismos dieron sus primeros pasos con el equipo de mayores, pero que no pudieron aportar mucho a sus compañeros titulares, de recorrido y allí se reflejó la gran diferencia que había entre los que estaban en el campo y los que estaban en el banquillo.

Juan Guillermo Cuadrado:

Hemos salido con la mentalidad de buscar el partido, desafortunadamente recibimos un gol temprano y eso nos costó. Intentamos reacciones buscar, nos quedamos 10 y Chile hizo un gran trabajo.

Siempre pensamos en que era posible, teníamos la fe en Dios, pero no todo es como queremos, debemos estar tranquilos y se hizo la voluntad de Dios.

Daniel Torres:

Creo que se luchó, dimos ventajas en el primer tiempo, ellos consiguieron una ventaja imposible de remontar en el segundo. Dimos lo mejor y ahora a seguir mejorando para conseguir ser campeón en otra oportunidad.

Nos costaron los rebotes, ellos estuvieron más atentos y eso lo aprovecharon. Creíamos que se podía remontar, pero no

Ahí hubiese cambiado muchas cosas a nuestro favor, era comenzando y el rival me toca, pero a un juez no se le juzga porque son milésimas de segundos para pitar.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo