Sergio Romero señala que "sesde ahora el margen de error debería ser casi nulo"

Por Publimetro Colombia

Belo Horizonte (Brasil), 28 jun (EFE).- Tras desembarcar en el Mundial con ciertas incógnitas sobre su potencial desempeño, el guardameta Sergio Romero tuvo tres actuaciones convincentes en la valla de la selección argentina, aunque advierte que desde los octavos de final no habrá margen de error.

“El cambio del Mundial es brusco desde ahora, porque cuando uno juega la zona de grupos es a sumar puntos para clasificar. Desde ahora, el margen de error debería ser casi nulo y se depende de hacer goles y que no te conviertan para pasar”, enfatiza el portero del Mónaco en diálogo con EFE.

Con una experiencia mundialista en la última Copa del Mundo, Romero señala: “Ya lo vivimos en Sudáfrica hace cuatro años donde le ganamos a México en octavos bastante bien y después recibimos aquel recordado ‘cachetazo’ de la mano de Alemania”

Sin entrar en comparaciones con aquella primera experiencia, resalta las virtudes de la presente plantilla: “Este es otro mundial con un grupo muy compacto y que demostró partido a partido que creció. Ganamos dos partidos donde no terminamos de convencer y en el último si bien nos marcaron dos goles mostramos otra actitud”.

Al ser consultado sobre la clave del cambio ante los africanos, Sergio Romero describe: “Frente a Nigeria se vio un equipo mucho más comprometido entre compañeros donde corrían todos, pero tuvimos la mala suerte de la molestia del Kun pero la buenísima de que entró el Pocho (Lavezzi) con las mismas ganas que Sergio. Eso resume el espíritu de este grupo, porque estamos todos para tirar para el mismo lado”.

En su análisis del próximo rival, el martes en el Arena Corinthians de Sao Paulo por los octavos de final, el exportero del AZ Alkmaar holandés y del Sampdoria italiano afirma: “Suiza es un rival europeo que juega de otra manera que nuestros rivales anteriores y que juega mucho más a la pelota. Sabemos que tiene un gran poderío, porque cuando agarra la pelota Ilner maneja los tiempos y que cuando le llega a Shaqiri puede lastimar”.

“Igual estamos tranquilos y pensando en lo que podemos hacer nosotros, que preocupa a las otras selecciones, sobre todo de mitad de cancha hacia arriba. No debemos desesperarnos cuando tenemos el balón, mejorar nuestra actuación en la zona de grupos para que la selección argentina siga avanzando”, completó.

Al ser consultado sobre la preponderancia de Lionel Messi en este equipo, respondió: “Tenerlo a Leo en el equipo es disfrutarlo en cada entrenamiento o partido que disputamos. Debemos trabajar duro en defensa y dar la cuota de confianza, porque adelante tenemos cuatro jugadores como Leo (Messi), el Pipa (Higuaín), el Kun (Agüero) y Ángel (Di María) que te pueden definir un partido. Ahora con la ausencia de Sergio están el Pocho (Lavezzi) o Rodrigo (Palacio)”.

Al describir su final de temporada previa al Mundial, realiza un análisis crudo y realista: “Para mi este año en el Mónaco fue un año atípico muy diferente, porque desde que comencé mi carrera no tuve tantos partidos sentado en el banquillo de suplentes. No lo tuve ni en Holanda, ni en Italia y sí en el Mónaco en un paso que acepté dar, sabiendo que me la jugaba contra viento y marea”.

“Era consciente que llegando la última semana es normal que vas a sentarte en el banco de suplentes, más con un arquero que también era de selección y había jugado la temporada de Serie B como Danijel Subasic. Pero lo dije desde aquel último amistoso en Rumanía que mi cabeza funcionaba pensando que el domingo jugaba y que está el Mundial por delante”, enfatizó.

“La figura siempre es el grupo en Argentina. Estoy tranquilo y contento y, desde fines de febrero, estoy trabajando para este Mundial y le hice notar al cuerpo técnico de la selección en cada citación que estaba listo tanto física como mentalmente”, dijo con respecto a sus vivencias en Francia antes de sumarse a la selección albiceleste.

Por último se refirió a la posibilidad de sentirse por primera vez ‘realmente visitante’ en Sao Paulo ante Suiza por el público local: “Las rivalidades entre las hinchadas es uno de los problemas que tendrían que haberse visto de antemano, porque eso en Europa no sucede. Todos los sudamericanos tenemos un sentimiento por el fútbol que es incontrolable. Si voy a ver a mi selección sabiendo que la mayoría de los espectadores son brasileños, uno no puede gritar fuerte porque ellos te van a levantar los cinco dedos de una mano porque ganaron cinco campeonatos del mundo”.

Fernando Czyz

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo