logo
Cultura
/ Cortesía / Cortesía
Cultura 06/07/2021

La fantasía apocalíptica de ‘Sweet Tooth’, la serie producida por Robert Downey Jr.

Una de las estrellas de Marvel salta a DC llevando a la pantalla este cómic de Jeff Lemire

Una epifanía medioambiental se hace realidad en esta serie, donde el deterioro progresivo del planeta lleva a un apocalipsis. Luego de este, algunos humanos sobreviven, y se encuentran con que también ha comenzado a nacer una nueva “raza” de híbridos entre humanos y animales que generan desconfianza entre los humanos “puros”. La historia sigue las vidas de varios jóvenes híbridos que huyen de una sociedad que los ha obligado a recluirse lejos de las civilizaciones, como Gus, un pequeño que nace con antenas de venado.

Basada en el cómic original de Jeff Lemire, Sweet Tooth: el niño ciervo es producida por Jim Mickle, Beth Schwartz, Robert Downey, Jr., Susan Downey, Amanda Burrell y Linda Moran.

En entrevista, Beth Schwartz y Jim Mickle nos hablaron de las dificultades de crear un escenario post-apocalíptico, para lo cual buscaron parajes llenos de bosques. Mickle comentó que, de hecho, se esforzaron por utilizar poco CGI (imágenes creadas por computador): “tratamos de hacer lo que más pudimos en cámara y con nuestros sets. Pero lo que sí fue un reto bastante difícil fue conseguir todo el follaje, eso era una parte importante de cómo nos imaginamos que se vería el fin del mundo con la naturaleza recuperando su lugar. Eso fue divertido. Teníamos a la gente de producción yendo de un lado para otro con árboles, plantas, de todo. Fue mucho más grande que lo que teníamos pensado”.

El dato: Sweet Tooth, que tendrá segunda temporada, se grabó en Nueva Zelanda, país que ofrecía los escenarios ideales de montaña y bosque.

Para Schwartz, otro de los retos fue darle una apariencia particular a cada episodio. Según nos cuenta, la inspiración no solo provino del cómic sino que también surgió de la idea romántica que todo joven ha tenido alguna vez acerca de crecer con sus amigos y no con sus padres en algún lugar paradisíaco. “Para el episodio seis, una de nuestras grandes inspiraciones también fue Indiana Jones, ya sabes, mucha de la inspiración fue de las cintas de Spielberg y cosas que veíamos en nuestra infancia”.

Del cómic a la pantalla

Quizás, uno de los grandes atractivos de esta serie tiene que ver con la fantasía y la aventura que encontramos en ella. Esta es producto de la inventiva del ilustrador canadiense Jeff Lemire, creador del cómic original, quien prestó sus libros para inspirar esta serie.

Lemire también nos contó acerca de lo que era negociable y lo que no podía cambiar a la hora de llevar sus libros a la pantalla. Según dice, no tenía una idea estricta sobre cómo los personajes debían parecerse a los del libro. De hecho, sus peticiones eran mucho más sencillas y relacionadas con los detalles de los personajes y la historia, más que querer llevar una copia exacta a la producción.

“Por ejemplo, yo quería que Gus conservara sus cuernos y su camisa de cuadros”, dice. “Son cosas que para mí son integrales al personaje, pero todo era maleable, el fin del mundo se puede interpretar de muchas maneras. La forma en que lo dibujé en el cómic depende de mi estilo de dibujo. Pero fotografiarlo e imaginarlo en el mundo real te da la oportunidad de pensar en cómo se transformaría el planeta en verdad. Yo llegué a esta producción con una mente muy abierta, siempre y cuando se mantuviera el corazón de los personajes y sus relaciones, así como el tema central de la historia. Todo lo demás podría crecer, cambiar y adaptarse, pero seguir siendo fiel a la narración. Cuando haces cástings tienes que adaptarte a lo que encuentras entre actores, la idea es que se mantenga la esencia, y creo que eso se logró. Me divierte que los fans se den cuenta de las diferencias entre el cómic y la serie, me gustan ese tipo de debates”.

Y hablando de Gus, Jim Mickle comentó que haber encontrado al joven actor Christian Convery (11) para este papel fue como toparse “con una mina de oro”. Instantáneamente, todos los productores comenzaron a enviarse mensajes entre sí cuando vieron su audición. “¿Vieron a Christian?”, se escribían. “Todos fueron muy buenos, pero Christian estaba en otro nivel. Luego lo conocimos por Skype y nos dimos cuenta que ya es un profesional. Él ya tiene más de 20 créditos en televisión, así que es un joven bastante talentoso”.