logo
Cultura
Festival Internacional de Tango / Foto cortesíaFestival Internacional de Tango / Foto cortesía
Cultura 02/07/2021

Con público en vivo y aforos controlados, el tango se volvió a sentir en Medellín

Esto, gracias a la XV edición del Festival Internacional de Tango.

En el marco de la reactivación económica y cultural de Medellín, la XV edición del Festival Internacional de Tango cerró con un balance positivo de aforo agotado, tras la inscripción de 1.620 personas para los cuatro eventos presenciales que se realizaron en la Plaza Gardel, el Teatro Metropolitano, el Teatro Pablo Tobón Uribe y el Centro de Desarrollo Cultural Vásquez.

El acto de clausura, Concierto para bandoneón y orquesta Aconcagua, Astor Piazzolla, por Lautaro Greco y la Orquesta Filarmónica de Medellín, en la Plaza Gardel, marcó un precedente importante para los eventos en Colombia, siendo el primero con aforo controlado, después de más de un año de confinamiento por la pandemia de la covid- 19.

Esta actividad tuvo transmisión por el canal Telemedellín, logrando que más de 15.700 hogares disfrutaran del segundo festival de tango más importante del continente.

Durante los siete días de fiesta tanguera, ciudadanos de países como Estados Unidos, México, Argentina, Panamá e Italia reportaron sintonía a través de las redes sociales del Festival Internacional de Tango de Medellín, de la Alcaldía de Medellín y Nos Mueve La Cultura, donde se transmitió la programación desde lugares icónicos de la cultura tanguera como la Casa Gardeliana, el Restaurante La Tanguería y el Salón Málaga, además de las ocho Rutas del Tango en las que se recorrieron las comunas y corregimientos de la ciudad, logrando exponer muestras del género y de su exótica versatilidad.

El Festival Internacional de Tango representó más de $820 millones en inversión para el sector cultural y para el de eventos, una inyección económica que benefició a artistas, productores y demás personas relacionadas con la cadena de valor que hace parte de este primer evento presencial.

Con público en vivo y aforos controlados, el tango se volvió a sentir en Medellín