logo
Cultura
 /
Cultura 29/07/2020

“La sobreinformación le nubla a la gente la capacidad de entender”: Santiago Rivas

*Hablamos con el director y presentador de la nueva franja de análisis noticioso de Canal Capital. *El programa está de lunes a viernes en el canal, de 7:00 a 8:00 p.m.

Puntos capitales es el nuevo reto de Santiago Rivas. Luego de haber presentado Los Puros Criollos, donde la creatividad y la originalidad le dejaron cuatro premios India Catalina, llegó al Canal Capital con la tarea de encontrar un formato que estuviera en un punto medio entre un noticiero común y el formato fresco que buscaba el canal.

Allí, Rivas fue bienvenido con sus ideas, que dieron como resultado un espacio de discusión donde se repasan las noticias con voces y perspectivas nuevas. “Me ha ido bien en la medida en que las propuestas que hice gustaron y me han dado libertad creativa”, cuenta este presentador, que hace dos años también debutó en el mundo editorial con el libro Acaba Colombia.

“Los informativos parece que no fueran espacios muy creativos, porque es algo que ya está un poco inventado, pero me han dado la libertad suficiente para hacer un espacio en el que se pueda hablar con calma. Es un espacio de discusión que no está pensando ni en tener una pelotera, ni en disfrazar de análisis un falso debate que nos permita a nosotros utilizar los insumos del sistema informativo. Ha sido chévere, surgió de una necesidad que detectaron en Canal Capital y me llamaron a mí, todavía no sé muy bien por qué, porque pues no es muy mi estilo ni es mi lugar. Gracias a Presunto Podcast yo también me pude visualizar en algo parecido porque he estado pensando durante dos años en cómo se hacen las noticias, en cómo se transmiten, cómo se cuentan, qué tipo de noticias y así. Pero nunca había sido mi lugar en el mundo estar en lo informativo, al contrario, tampoco en lo desinformativo, no me había pensado trabajando en lo noticioso ni volviendo a ver tan juiciosamente noticias como ahora”, comentó.

En ese ejercicio de volver a ver las noticias, Rivas y el equipo de Puntos Capitales buscaron darle un respiro al televidente con un espacio para digerir la información en vez de pasarla entera. “Yo siento que los noticieros cumplen una labor, pero al mismo tiempo traicionan la vocación del servicio informativo. Los noticieros son importantes; es importante que existan, que se hagan bien hechos. Pero al cabo de un tiempo, sobre todo ahora que uno está tan sometido a mensajes mezclados de todo tipo, los noticieros son grandes vehículos de ansiedad, entonces la sobreinformación acaba por nublarle a la gente la capacidad de entender lo que está pasando a su alrededor”, dice Rivas, quien también es conocido denunciar abiertamente la censura cuando le tocó vivirla en carne propia en el pasado.

“Yo siento que los noticieros cumplen una labor, pero al mismo tiempo traicionan la vocación del servicio informativo”

Entender las noticias y no solo recibirlas

Entre otras cosas, la necesidad de tener un programa como Puntos Capitales nace del frenesí de las noticias, pero sobre todo del afán de consumo de estas sin mayor análisis, donde al final se crea una desconfianza hacia los medios.

“La gente parece sentirse traicionada por los medios de comunicación”, agrega el presentador. “No confían en que le estén diciendo la verdad, pero al tiempo están constantemente mezclando el caldo y las tajadas. Por ejemplo: se da este desalojo horrible en Soacha, pero como termina en la tragedia de la muerte de Duván Aldana y este tema del Esmad, la gente de inmediato mezcla en eso a Claudia López aunque Soacha es un municipio y tiene su propio alcalde. Pero como el gobierno de Claudia López venía siendo el protagonista en unos episodios muy negativos que envolvían a la policía y al ESMAD, de inmediato la gente comenzó a reclamarle en redes. Hay mucha gente bienintencionada que cae en esa desinformación, en parte porque los noticieros solo botan la información, y eso se suma al acelere y la ansiedad de muchos otros espacios como las redes sociales y los espacios de debate donde la gente se sienta a debatir y pelea y pelea. Al final yo siento que no se aprendió nada, uno ve los debates como si fueran otro deporte. Ya que casi no hay fútbol, uno ve a congresistas en la pelotera. De hecho, muchos de esos debates son falsos, entonces un espacio que le diera prioridad a la calma o al menos a pensar las cosas con cierta pausa me parece que cumple o redondea un servicio como el que prestan los sistemas informativos en este momento. Tal vez hace 10 años no era tan necesario, en cambio ahora que estamos recibiendo información a mansalva cobra una importancia nueva”.

¿Y cómo elegir los temas que son idóneos para ese análisis adicional? Según cuenta Rivas, lo que buscaron fue hacer coincidir el sentido de oportunidad de los temas según fecha y perspectiva. Así, aquellos de largo aliento pueden casi que dividirse en momentos, e irlos digiriendo a medida que avanzan, como el tema de los tierreros. “Ahorita gracias a un decreto del gobierno en estado de emergencia, se le abre una puerta precisamente a los tierreros para hacer negocio, buscando que la gente se asiente y se haga propietaria de predios por un tiempo, ese es un decreto que está pensado para ayudar a los ganaderos que le quitaron tierra a los campesinos para solucionarles pleitos de propiedad de la tierra. Ese es un tema que uno ve que va a seguir ocurriendo y va a tener consecuencias inmediatas, como ese tipo de horrores en el desalojo, las reacciones de las alcaldías, la victimización de niños, jóvenes, población vulnerable”, explica este presentador.

3 preguntas para entender lo que se verá en Puntos Capitales

Dentro de ese plan de programa, ¿qué personajes les gustaría tener a futuro?

El día que tratamos el tema de género, yo quedé muy feliz con Iván Escobar de la mesa LGBTI de Bogotá y Elizabeth Castillo. En general yo he estado muy feliz con nuestros invitados. El día de los abusos contra niñas y jóvenes y temas de mujer, tuvimos a la Secretaría de la Mujer, que a pesar de ser parte del gobierno es una voz sumamente autorizada, no solamente por su posición sino por su formación. El jueves pasado tuvimos a Jineth Bedoya, que es una voz autorizada por donde se le mire; su actividad como periodista, activista y vocera. Además estuvo Adriana Benjumea, de la corporación Humanas, y Sara Castro hablándonos sobre la liga femenina y el fútbol femenino. Pero al mismo tiempo el programa está pensado para no contar de más con los invitados, es decir lo que nosotros queremos es estudiar muy bien los temas, tan bien que digamos el día en que, toco madera, nos fallen todos los invitados, Pablo (Convers), nuestro periodista, sea capaz de hablar sobre ellos. Es un tipo perfectamente capaz y tiene un perfil de investigador y un perfil un poco más intelectual en el sentido en que es investigador, pero además ha hecho informes y ha hecho periodismo, también es abogado. Tiene contexto de gobernanza pública, está empapado en temas de diversidad cultural, memoria del conflicto, un montón de cosas y eso nos sirve en caso de que todo falle. Claro, no será el más divertido pero tenemos alguien que puede analizar o con quien a punta de preguntas y respuestas podemos tratar de desmembrar un tema, pero además de eso tenemos a los periodistas de Canal Capital, que nos pueden contar un poco el avance de la noticia, cómo lo han percibido ellos, las cosas que no alcanzan a salir en una nota de minuto y medio, de un minuto, pues obviamente se les da un espacio a los periodistas y la idea es también acreditar su posición como una voz autorizada en los temas que cubren.

Jineth Bedoya mencionó que entre más voces haya sobre un tema, puede que haya más conciencia, ¿qué opina de eso? 

A mí me parece que es cierto. Cuando uno se vende a sí mismo como el director de un espacio de análisis, obviamente corre el riesgo de estar pisando demasiadas líneas rojas en términos de posición editorial, pero lo que hemos querido nosotros es tener una posición editorial clara, no caer en la trampa de ser demasiados pulcros y reconocer desde qué posición hablamos, pero una de las posiciones editoriales de las que yo no me arrepiento en absoluto, es precisamente la necesidad que yo siento que hay por hablar de temas de los que no se está hablando o de los que no se está hablando lo suficiente. Hay muchos temas que en redes sociales se tratan mucho, pero que en las noticias tú no los ves o no los sientes que se estén abordando desde una perspectiva completa, no correcta, sino completa. Sentimos que no se cuestiona el poder, y las relaciones de abuso de género y la violencia de género son asuntos de poder. Las violencias contra las minorías son asunto de poder y el rechazo y la discriminación a las poblaciones LGBTIQ son asuntos de poder que no solamente son políticos sino además económicos y que generan  una serie de vulnerabilidad.

Mejor dicho, todo está conectado y medios que no cuestionen al poder o que no hagan las preguntas que nosotros consideramos que se deben hacer no dan una visión completa, eso es a lo que nosotros aspiramos, yo no sé si lo estamos logrando, yo no creo que lo logremos de un tirón, creo que la idea es que con el tiempo, si algún día el programa termina, podamos decir que nos acercamos a una visión completa de los temas o al menos avanzamos en esa idea.

¿Que nos contaría adicionalmente sobre el programa para quienes aún no lo han visto?

Hay una cosa adicional que nosotros estamos tratando de meter y que me interesa hacérselo saber una y otra vez a la gente y es que nosotros no prometemos tener voces en vivo. Es decir, no pretendemos ser un espacio horizontal en la medida en que le abrimos a la gente la posibilidad de decirnos a, b o c por el teléfono, no pretendemos ser un programa de radio en ese sentido, pero sí nos interesa ser un programa de comunicación horizontal y de comunicación de doble vía que se evidencie en la medida en que nosotros estamos dispuestos a escuchar y a ver lo que la gente tiene para decir.

Por ahora estamos buscando en las redes memes, imágenes y vídeos, para contextualizar las noticias que damos y las historias que contamos. Además del material de Canal Capital, tratamos de utilizar material hecho por la gente, porque nos interesa ser un programa meme, es decir que tenga en cuenta no ‘el meme’ como una pieza humorística sino como algo que nos permite a nosotros hacer un retrato de en qué términos se está debatiendo uno u otro tema. Pero nos interesaría mucho tener aportes de la gente y, en ese sentido, también queremos ser un espacio horizontal y queremos ser un espacio abierto en la medida en que seamos un espacio en constante beta, es decir nosotros no tenemos una forma terminada, tenemos una idea de cómo queremos que sea el programa, pero si existen ideas o aportes, quejas, reclamos y cuestionamientos que se quieran hacer, estamos perfectamente abiertos a considerarlo, no necesariamente a que lo que nos digan se hará, pero a considerarlo, porque de alguna manera tiene que verse la mano o el ojo del publico al interior de la tv, entonces puede que no vayamos a cambiar necesariamente nuestros principios ni nuestras posturas editoriales pero sí estamos dispuestos a discutirlas y eso se va a ver, yo creo, a medida que avance el programa y la suerte de que nos vean, nos critiquen y nos hablen, vamos a escuchar.

 

Encuentre más de PUBLIMETRO en Google Noticias, aquí