logo
Columnas
/ EFE
Columnas 14/05/2021

La Panenka

“El gran peligro de este cobro es la altísima posibilidad de que el ridículo sea superior a la hazaña. Al gran Mayer Candelo le costó casi irse de Chile luego de perder un cobro así, en una instancia definitiva del torneo chileno”: Nicolás Samper

Agüero se plantó ante Mendy en el penal que iba a convertirse en el 2-0 del manchester City ante Chelsea y que , de paso, le iba a dar al equipo celeste de Guardiola el triunfo ante su rival en la final del 29 de mayo en la final de la Champions League (en lo que fue una especie de simulacro de ese encuentro) y además le otorgaría a los hombres de Josep Guardiola la posibilidad de ganar su título liguero con anticipación.

Disparó entonces el argentino, que no seguirá en el City para la próxima temporada y que es una de las grandes estrellas de esta nueva versión del club que se agrandó en Europa a partir de las inversiones del jeque Mansour bin Zayed bin Sultan Al Nahayan, pero su decisión fue picar el balón. Pincharla apenas para que se fuera hacia la portería en medio de lo que significa este engaño mítico pero arriesgado. El gigantón Mend´y se arrodilló y en vez de elegir costado -se estaba inclinando hacia su izquierda- corrigió y metió su largo brazo arriba de su cabeza para atajar el penal sin mayor inconveniente. Para infortunio de Agüero no solamente fue fallar un penal, sino que Chelsea volteó el resultado, terminó ganando 1-2 y aplazó la vuelta olímpica de su adversario.

Qué antojo, pero qué riesgo ese de hacer la Panenka, aquella que inventara Antonin Panenka en la final de la Euro 76. Ese juego, que terminó 2-2 se fue a penales y ahí Antonin hizo lo suyo frente al imbatible Sepp Maier. Lo acostó mientras él pateaba apenas pinchando la pelota. Sebastián Abreu trajo en Sudáfrica aquel recuerdo del checo cuando ante Kingson, tuvo la suficiente sangre fría para disparar así y clasificar a su nación a una semifinal de Copa del Mundo tras 40 años de ausencia.

El gran peligro de este cobro es la altísima posibilidad de que el ridículo sea superior a la hazaña. Al gran Mayer Candelo le costó casi irse de Chile luego de perder un cobro así, en una instancia definitiva del torneo chileno. El inolvidable 10 marró su chance en la final del campeonato de ese país ante Claudio Bravo, de Colo Colo. Y los ejemplos siguen y cada quién recordará su fallido Panenka.

El mejor de todos -y que está en Youtube- lo hizo Cantoná. El gigantesco y arisco atacante que se hizo famoso primero en Leeds y después en el Manchester United, pero en el Burdeos marcó el que puede ser el peor Panenka de todos los tiempos. En definición de penales ante el modesto Beauviaus, Cantoná se impulsó y sacó el truco: le pegó muy débil al balón, que, picó un par de veces en medio de una cancha hecha fango. Cada rebote era una disminución de velocidad de la pelota, tanto que el portero, que se jugó a su izquierda, alcanzó a recuperarse y la detuvo.