¡Terna de lujo!

"La buena relación entre el Gobierno y las altas cortes hay que tenerla en cuenta, para lograr tener en la terna tres personas con total identidad con el jefe de Estado": Guillermo Rodríguez

Por Guillermo Rodríguez

La salida del exfiscal general de la Nación Néstor Humberto Martínez no solo era una necesidad en medio de tantos escenarios que le generaban poca credibilidad e inestabilidad, no solo a la institución que representaba, sino como persona, las perspectivas en medio de un conflicto de intereses evidente, en medio de recusaciones, hacían muy difícil su papel como fiscal general de la nación. Debo reconocer su habilidad y buenos propósitos, partiendo desde la óptica de sus justos y proporcionados reparos al proceso de paz, el llamado a respetar el Estado de derecho y la institucionalidad, y sin lugar a dudas su vehemente consigna de combatir la corrupción, la criminalidad y lograr la extradición de ‘Santrich’.

La salida de Néstor Humberto por la puerta grande nadie se la esperaba, y deja ahora unos retos y perspectivas muy amplias para el presidente Duque y su equipo, para que llegue a esa posición una persona con todas las calidades y capacidades que el ente acusador demanda, pero no solo es un asunto de formación académica y trayectoria en el sector público, sino solvencia moral sobre todo, y de amplia formación en derecho, con experiencia en asuntos penales o docencia. Pero sin lugar alguno, alguien que no tenga una agenda particular debajo del brazo, desprovisto de intereses espurios en la entidad, y lejos de cualquier escándalo que implique falta de idoneidad y transparencia con la cosa pública. 

No hay que pensar con el deseo, pero desde luego querer es poder, y una de las perspectivas del Gobierno será, sin lugar a dudas, si así lo quiere establecer y marcar perspectivas de una lucha frontal por imponer la cultura de la legalidad, será tener tres juristas de las más altas calidades en esa terna, muchas personas podrían integrarla, desde copartidarios que estuvieron en la campaña multiplicando las ideas fuerza, de luchar contra la criminalidad, por hacer de Colombia un país austero, transparente, seguro, competitivo, y donde la administración de justicia brille por su efectividad y eficiencia, son muchos los que deberían engrosar esa terna, sin lugar a duda el dr. Espinosa, fiscal ad hoc, debería estar en esa terna.

La salida del guardaespaldas de Santos en hora buena, permitirá abrir varias líneas de investigación en el caso de Odebrecht, que injustamente y en contra de los principios de transparencia y eficacia de la justicia, siguen con total impunidad. Así como otros que de manera injusta y con orientación interesada han estado encartados durante años, en casos dentro del mismo eje temático, sin nada que ver en actos de corrupción y en donde se ven truncados intereses patrimoniales de privados que han construido su buen nombre durante años, mientras que los realmente implicados gozan de la libertad e impunidad absoluta, esos serán algunos de los desafíos contra la macrocriminalidad transnacional.

La buena relación entre el Gobierno y las altas cortes hay que tenerla en cuenta, para lograr tener en la terna tres personas con total identidad con el jefe de Estado, ojalá fuera una terna de solo mujeres, mostraría un cambio absoluto en la costumbre de confeccionar ternas, pues eso sería una garantía sin duda alguna, que el ente acusador quedaría en manos de una mujer, garantía de transparencia, idoneidad, organización, y gerencia. Muchas son las opciones que tiene el presidente Duque para lograr tener esa terna de lujo, para que la Corte Suprema de Justicia en su sabiduría no dude en aceptarla y elegir el nuevo o nueva fiscal general. Presidente Duque, confiamos en su decisión que será la mas acertada para engalanar la justicia y la cultura de la legalidad por la cual usted ha sido elegido.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo