La lucha no es un simple hashtag

Por Miren Vitore Magyaroff

Llegó otro Día de la Mujer en el que nos llenan de flores, regalos, felicitaciones por lo ‘valientes que somos’, nos dicen que de sexo débil no tenemos nada (ya lo sabemos) y nos hacen un guiño cómplice, mientras nosotras sonreímos falsamente, tratamos de tomarlo con humor (como todo en la vida), pero pensamos que nadie nos tiene por qué felicitar por el solo hecho de ser mujeres.

Llega una vez más esta fecha en la que las redes sociales se llenan de hashtags efectivistas y en la que la tendencia será algo así como ‘el Día de la Mujer es todos los días’, cuando no hay nada más lejano.

Sin embargo, después de esa euforia llegará el 9 de marzo, con otras tendencias en redes sociales, que demostrarán que todo ha vuelto a la normalidad. Historias de violencia contra las mujeres y hashtags ingeniosos se guardarán para dentro de un año, cuando la mujer, por calendario, vuelva a ser la protagonista.

“Historias de violencia contra las mujeres y ‘hashtags’ ingeniosos se guardarán para dentro de un año, cuando la mujer, por calendario, vuelva a ser la protagonista”

Mientras ese día llega, todas volvemos a nuestras pequeñas luchas, sin siquiera darnos cuenta de lo que pasa a nuestro alrededor. Por ejemplo, que, en promedio, siete mujeres son asesinadas diariamente; que, según Medicina Legal, en el último año mataron a 1080; y que más de 50.000 fueron víctimas de violencia sexual.

No nos damos cuenta porque nadie nos lo dice, porque ni los medios de comunicación (sí, hay que echarse el vainazo) ni influenciadores, ni famosos, ni tuiteros se enteran de que esto está pasando. No hay nadie que se encargue de hacer visibles estas cifras y que se eche al hombro la responsabilidad de presionar para que las mujeres no sean violentadas.

Es como si solo el 8 de marzo tuviéramos ‘licencia’ para desahogarnos, contar nuestros problemas, decir que nos maltratan, que nos acosan sexualmente, que sentimos discriminación en nuestros trabajos, colegios o casas. Es como si los demás días tuviéramos que librar estas luchas solas, sin que nadie se entere.

Solo volvemos a hablar de esto cuando a una cara visible, a una famosa la maltratan, y vuelven a salir estos hashtags, los símbolos y las frases efectivistas. Sin embargo, a los pocos días, todo se olvida y los goles de la Selección (no de la femenina porque ya sabemos que, según un hombre, las mujeres no podemos ser jugadoras profesionales) ocupan las redes sociales y los titulares de los medios (sí, otro vainazo).

Pero hay que cambiar de mentalidad y comenzar a hacernos preguntas: ¿por qué no somos capaces de hablar de luchas diarias como la discriminación y el acoso?, ¿por qué solo nos solidarizamos cuando una famosa es maltratada?, ¿por qué no hay nadie que lleve una cuenta juiciosa de las mujeres asesinadas o víctimas de violencia?, ¿por qué los medios (más vainazos) no les damos más espacio a historias de maltrato?, ¿nos da miedo?, ¿ya todo nos parece parte del paisaje?

Es por eso que en este espacio, más que mostrar cifras de maltrato y de violencia contra la mujer, lo que queremos es reflexionar sobre lo que estamos haciendo los 364 días restantes, sobre nuestro compromiso para combatir la violencia contra la mujer, porque mientras usted está pensando en un hashtag efectivista para hoy, mañana nos van a seguir matando.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo