Fútbol a través de Facebook Watch

Por Andrés ‘Pote’ Ríos

El fútbol ha encontrado un nido en Facebook Watch y a muchos no les ha gustado. Las quejas tras varios de los partidos –especialmente los de Atlético Nacional que se han transmitido en esta plataforma– han generado una avalancha de inconformidad. El punto es que la realidad de este asunto y su futuro indican que Facebook Watch llegó al deporte para quedarse y ser amo y señor.

El nacimiento de este “hijo” de Mark Zuckerberg se anunció el 9 de agosto de 2017. Inicialmente fue Estados Unidos el país que tuvo acceso a Facebook Watch y para el 30 de agosto de 2018 el servicio ya estaba apto para todo el planeta. La apuesta, como lo afirman fuentes de la compañía, es clara: “Crear un lugar para que las personas puedan encontrar los programas y videos de sus creadores favoritos y conversar sobre ellos con amigos y hasta con los propios autores”. Todo lo anterior se resume en una aplicación de video que funciona sin costo alguno desde el Facebook de cada persona.

Desde esta implementación la cosa no se quedó en compartir simples videos personales. No, el contenido va más allá y Facebook se ha hecho con la compra de los derechos de transmisión de eventos macro a nivel mundial. Tal es el caso de la transmisión en vivo de varios juegos de las Grandes Ligas de Béisbol, de algunos partidos de la Champions League y, en el caso latinoamericano, de varios partidos –sobre todo los que van los miércoles y jueves– de la Copa Libertadores de América.

Todo cambio es traumático, más aún si tiene que ver con tecnología. Acá las quejas de los usuarios se han remitido a la falta de claridad para acceder al servicio, a la lentitud de la señal, a que a veces se paraliza, a que no es nítida, a que no se puede ver desde muchos smart TV, a que no entra, no sale, no se ve, no se oye, a que el abuelo, la tía o el papá, que no tienen ni idea del tema, no han podido ver los partidos. Incluso el geek más avanzado ha manifestado que el rollo del Facebook Watch no sirve. El menú de la queja ha estado a la orden del día y dentro de ese marco no se ha salvado la Conmebol y hasta los equipos de fútbol, que poco o nada tienen de responsabilidad en esta sopa.

Imagine usted cuando la radio era el medio de comunicación que mandaba el panorama de la información. Era el amo y señor y la única manera para enterarse de lo que pasaba. En el fútbol era el medio directo para oír los partidos. Y llegó, de un momento a otro, un invento: la televisión. Llegó costando alto y como un elemento de clase privilegiada, y llegó transmitiendo grandes eventos. La radio no murió y no ha muerto, afortunadamente. Pero la televisión causó estupor, alegría con miedo y quejas en su momento.

Y es así como recordamos al padre, el abuelo o al tío tratando de encontrar una mejor señal al acomodar una antena en el techo. O recordar una madre o una tía poniéndole un gancho de ropa de metal porque eso ayudaba a tener una mejor imagen. Y es así que evolucionó, nos adaptamos y hoy un televisor es más importante que un buen desodorante. Y más fácil de manejar…

Así pasa con esto de Facebook Watch. O nos adaptamos o no veremos los partidos. Si usted se queja y para empezar no tiene un smart TV, un buen celular y una buena capacidad de internet (mínimo 10 megas), la cosa no le va a funcionar. De igual manera, si tiene todo lo anterior y trata de ver el partido en vivo, pero al mismo tiempo en la casa su mamá está viendo Netflix y sus tres hermanos están conectándose a la red desde celulares, tabletas o el PC, pues es difícil que le funcione bien ya que se están tragando la capacidad de internet entre muchos.

A esto súmele que es necesario que para que su abuelo, su tía o su padre, por lo regular, personajes duros de roer con el tema de la tecnología, puedan disfrutar de esta aplicación, es necesario darles un cursillo de cómo hacerlo, asesorarlos y enseñarles.

Ya si entramos en el tema de si Facebook Watch tiene una buena producción, unos comentaristas buenos y unos recursos de redes ingeniosos, ese es otro tema. Creo que ahí les falta mucho y deben mejorar. Pero en el plano de entrar y ver la señal el asunto es de adaptación, aprender o no ver nada y quedarse en la queja.

Es un hecho, Facebook Watch llegó para quedarse y tiene mucha plata para seguir comprando derechos de eventos que ninguno se quiere perder.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo