Opinión

¡Protocolo Fantasma!

“El libreto el ELN lo tiene aprendido de lo mal negociado con las Farc en el pasado, con la diferencia de que la administración actual no es alcahueta de ellos”: Guillermo Rodríguez

Luego del inmisericorde y cobarde atentado a la Escuela de Cadetes de la Policía a manos del grupo narcoterrorista ELN, el gobierno de Iván Duque tomó la que sería una trascendental decisión con total verticalidad, la cual fue dar por terminados los diálogos con esa banda de extorsionistas en la mesa de diálogos en Cuba, sede de los diálogos de paz con las Farc en el gobierno anterior, circunstancia que facultaba al ejecutivo de dar el trámite para que se reactivaran las ordenes de captura internacionales, y el ejercicio de la administración de justicia de Colombia en contra de toda su cúpula y estructura delictiva, que tanto daño le ha hecho a la sociedad civil, campesinos, estudiantes, gente buena víctima del despliegue terrorista.

Desde el año 2005 en carta secreta de Manuel Marulanda, alias “Tirofijo”, máximo jefe para entonces de las Farc, a Nicolás Rodríguez, jefe del ELN, comunicación que se titula: “porque no hablamos nosotros como combatientes por una misma causa”, toman como ejemplo el actuar delictivo del M-19, el cual formó su estrategia urbana en el secuestro de personalidades, y la reformulación estratégica entre el denominado “triángulo Arauca – Bucaramanga- Medellín y Cali”, entre otras. Previo a ello ya estaba documentada la estrategia global de las Farc y ELN desde el año 2000, la cual denominaron “paremos la guerra para construir la paz”, documento matriz de las Farc pero también utilizado por el ELN.

Desde el inicio clandestino de los diálogos en el 2010 del gobierno colombiano con las Farc, bajo la coordinación y orden de la administración Santos, se denunció insistentemente por varios sectores los riesgos que conducirían unos diálogos, sin un marco mínimo que garantizara el respeto a la vida, honra y bienes de los conciudadanos, en razón que premiar el actuar violento con gabelas jurídicas, económicas y políticas a tales actores, era ápice de fomento de nuevas estructuras y formas de violencia. Muestra de ello fue cómo las Farc en plenos diálogos de paz, en medio de una supuesta tregua, masacraron once jóvenes soldados, violando todo protocolo y convenios de derecho internacional humanitario.

Desconocieron el DIH, los protocolos y la misma tregua planteada entonces para beneficio de ellos y por ellos, desconociendo que esos once queridos soldados eran personas protegidas por el DIH. El gobierno de entonces fue permisivo y poco hizo para dejar un precedente con total contundencia y verticalidad, para evitar que nuevas formas de violencia se generaran en pro de contribuir a la seguridad de la nación, y con la visión de entregarle a las nuevas generaciones una verdadera paz, estable y duradera, donde se erradicara la coca, donde se garantizara la imposibilidad de que nacieran las mal denominadas disidencias, las cuales hoy son solo una “coindiscidencia”.

El libreto el ELN lo tiene aprendido de lo mal negociado con las Farc en el pasado, con la diferencia de que la administración actual no es alcahueta de ellos. Es un gran acierto que Duque siga trabajando por la paz con determinación y que suspenda todo dialogo con el ELN, hasta tanto no entreguen todos los secuestrados y hasta que las acciones delictivas en contra de la población civil, infraestructura, y fuerza pública cesen de manera definitiva. No hay lugar a discutir el poder vinculante o no de protocolos de “huida” de una organización delictiva, deben ser capturados ya.

Me llama la atención que el único país que se opone a la captura sea Noruega, y discuta el poder vinculante de esos protocolos para evitar la captura de los cabecillas del ELN. Pregunta:¿acaso no tenemos embajador allá?, ¿de tener quién es y cuál es su papel?, ¿debería seguir en el cargo?

Presidente, todo el respaldo en su determinación, pero si tenemos embajador en Noruega por favor prescinda de sus servicios ahora mismo.

Guillermo Rodríguez / @guillorodrig

Tags

Lo Último


Te recomendamos