Mi querido Deportivo Independiente Medellín

El Poderoso de la Montaña cumple 105 años y, aunque no soy hincha de él, es un equipo que se me quedó pegado al alma. Va un homenaje:

Por Alejandro Pino Calad

Seguramente tiene que ver el que durante la Libertadores 2003 cubrí al Medellín y estuve ahí, en la cancha, el día en que Santos eliminó de la final al 'Poderoso' en un partido de locos; es probable que en mi memoria pesen de más las lágrimas de 'Mao' Molina mientras se despedía de su afición (lo que hace que cada vez que lo he entrevistado desde entonces me nazca decirle: usted es mi ídolo); estoy casi seguro de que en esta elección pesen mis primeras crónicas como periodista cubriendo a ese DIM que acabó en 2002 con una racha de 45 años sin ganar un título, pero lo cierto es que para mi el mejor equipo del fútbol colombiano en estos últimos 30 años, al menos el que más disfruté ver, el que mejores sensaciones me dejó, el que más sonrisas me sacó -con todo el respeto que me merecen el Millonarios de mi corazón y el épico Nacional campeón de América-, fue el Deportivo Independiente Medellín del segundo semestre de 2002 y primer semestre de 2003.

Un equipo raro para Colombia, que se defendía con una línea de tres y no con el habitual cuatro, que jugaba con carrileros y que tenía tres volantes 10 y un único delantero, pero que jugaba deliciosamente al piso, que hacía goles de todas partes con Serna, 'Mao', Montoya, Tressor, Vásquez Chacón y hasta con Roberto Carlos Cortés.

¡Cómo jugaba ese 'Poderoso'! David González apenas empezaba su carrera como ídolo rojo en el arco; Amaranto Perea, Felipe Baloy (¡qué central!) y Andrés Orozco en una línea de tres memorable; William Vásquez Chacón y 'el Choto' Cortés (o Ricardo Calle y Robinson Muñoz, porque jugaban los cuatro) en las bandas; Alex 'Conejo' Jaramillo junto a 'Choronta' Restrepo dando equilibrio y salida en el medio campo, y adelante 'Mao', David Montoya o Tressor Moreno (elija dos de tres, yo me quedo con los tres y siento a uno de marca) y Jorge Horacio Serna (o Tressor, si el partido era más para jugar al piso).

Ese DIM fue tan fiel a su historia de sufrimiento y fútbol de potrero, que para mi son inolvidables los partidos frente a Boca Juniors en fase de grupos y las dramáticas series frente a Cerro Porteño, Gremio y, por supuesto, Santos: nunca dejó de luchar a pesar de todo, nunca dejó de buscar el arco rival y nunca dejó de darle espectáculo a la tribuna.

Tal vez es por eso que lo recuerdo con tal aprecio, porque eso es lo que espero siempre de un equipo de fútbol. Por eso, por ese equipo y por esa hinchada que se ha forjado en el fuego sagrado de la paciencia, con el corazón le deseo un muy feliz cumpleaños. ¡105 no se cumplen todos los días!

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo