Un escenario y tres peleas

Por Adolfo Zableh

Se inauguró en Bogotá el Movistar Arena, un moderno escenario para conciertos y otros eventos que le hará bien no solo a la música, sino a la ciudad en sí. Hasta ahí todo bien, podría pensarse, pero basta con entrar a las redes sociales para entender que a las personas nos gusta pelear más que la comida. No importa el tema, no importa lo que se haga, nunca nadie estará contento; usted podría pasar dejando fajos de billetes de 100.000 en las casas de los más necesitados y alguien saltaría a quejarse porque está fomentando la vagancia o quién sabe qué.

Entonces, cuando se pensaría que la ciudad estaría de fiesta por el nuevo escenario, salieron muchos a quejarse. Primero, por el nombre: que es el colmo que se le haya puesto el nombre de una compañía privada, que qué pasó con el viejo nombre de coliseo El Campín. Luego, la polémica vino porque los renders mostraban un escenario y el que entregaron fue otro. Y sí, es cierto, cuando salió la noticia en la prensa, hace unos tres años, el coliseo lucía diferente; el de hoy no está mal, pero se veía mejor en el render. En general, la vida se ve mejor en render, por eso cuando nos muestran los del metro yo desconfío. La incredulidad no pasa solo porque lo vayan a construir algún día, sino porque fijo no se va a ver como en los bocetos digitales.

Y por último, cuando se creía que con la obra ganaríamos todos los habitantes de la capital, volvió la polarización política. El nuevo sitio de conciertos sirvió de escenario para otro round entre la Bogotá Humana y la Bogotá Mejor para Todos; Petro vs. Peñalosa. Que si uno la firmó, que si otro la ejecutó y se llevó el crédito. Lo cierto es que Petro firmó el contrato poco antes de dejar la alcaldía, y Peñalosa ajustó algunos detalles y la ejecutó. El gobierno entrante terminando obras que no pudo concluir el saliente y echándole la culpa si algo sale mal… ¿no es así como funciona la política?

Movistar Arena no es un nombre que me mate, en parte porque es mi operador de celular y el servicio no es el mejor, pero lo cierto es que esas grandes empresas son las que tienen el dinero y hoy patrocinan los principales escenarios en el mundo. Arenas, estadios, parques, altas torres, todos vienen con el letrero de una multinacional en el frente. Inauguró Fonseca, asistió el presidente de la República. Este miércoles será el turno de Bosé, Juanes y Sebastián Yatra. Lo que se vienen son conciertos en un escenario que una ciudad de ocho millones de habitantes reclamaba hacía rato. No es momento de pelear, es tiempo de cantar. 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo