¿Recuerdan a Vesting Group?

Cientos de personas, entre ellas mujeres cabeza de hogar y adultas mayores, quedaron en la calle. Se dice que hay casos de personas que han perdido la salud mental a raíz de los hechos que relata Juanita Martínez Cabrera

Por Mar Candela

Vesting Group, según lo que nos indicaban, era una compañía colombiana con capital extranjero, un fondo internacional llamado Huthers  INC., de los cuales ahora sabemos que solo eran una empresa fachada radicada en Panamá y de los cuales eran beneficiarios sus socios: Hernán Ospina, Myriam Gallego, Mauricio González y Jaime Zuluaga.

De acuerdo a las presentaciones de la compañía, la empresa se dedicaba a “implementar modelos de negocio para incrementar el patrimonio de personas”, claro, la de ellos mismos. E incluían también “la implementación de las mejores prácticas en Sistemas de Gestión de Procesos, Gestión de Riesgos y Gestión de Planeación Estratégica que aseguran el cumplimiento de los compromisos con los clientes”, según ellos con Certificados en ISO 9001: 2008, por Bureau Veritas, asesoría realizada por el mismo vicepresidente de operaciones , el cual renunció un par de meses antes al colapso de la industria de las libranzas y con el agravante de vender en el mercado secundario a los clientes de Vesting Group, sus libranzas y la de sus clientes, lo que nos induce a creer que los socios conocían perfectamente lo que sucedería en los siguientes meses y se estaban preparando para salir “invictos”, sin pagar sus deudas con los clientes y menos que quedaran acreencias a sus nombres.

También renunciaron a sus contratos de trabajo meses antes del colapso (o por lo menos así lo indicaron a sus clientes, como una solución para dar liquidez a la empresa), esperaron que no se hayan pagado sus liquidaciones antes de tiempo como trabajadores de Vesting Group, ya que a sus empleados también los dejaron sin sus comisiones, sin sus liquidaciones y con el estigma de haber trabajado en esta industria y castigados por haber creído en las mentiras de sus socios de un sistema de operación perfectamente planeado.

Cuando Juanita Martínez Cabrera me pide el favor hacer visible estos hechos. De inmediato pedí hablar con algunas de las mujeres. Desde Feminismo Artesanal procuro darles voz a las mujeres que difícilmente tendrán voz de resonancia. Hice una entrevista video para que ustedes conozcan de primera mano los hechos (Esta al final de este post)

Esta historia la tiene que conocer toda la ciudadanía en mi opinión para que esta experiencia sea útil para que nadie más caiga en manos de los delincuentes de cuello blanco que son algunos prestigiosos empresarios.

Colofón: Por favor ayuden a difundir esta historia, Para que nadie vuelva a pasar por esto. Recuerde puede ser usted o alguien de su familia la próxima víctima.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo