Sobre la visita del máximo representante de los pedófilos en la Tierra

Por: Virginia Mayer / @virginia_mayer

Por Virginia Mayer

La iglesia católica. Más ridícula que muy ridícula. Pero inteligente. Brutos ustedes que creen en ella, que se ha aprovechado de la humanidad, que la ha maltratado durante siglos y ha gozado de la más infame impunidad. Tan ridícula que hasta tiene embajador de Dios en la Tierra. Dios debió hablarle al oído a alguno de esos curas pedófilos y le indicó quiénes eran sus candidatos ideales, para que luego otro grupo de pedófilos se decidiera por uno, y que entonces el presidente Santos lo invitara a Colombia y se gastara una millonada astronómica en una visita que equivale a la venida de Mickey Mouse, o de Darth Vader, por ejemplo.

No me explico cómo es que un gobierno laico, repito, laico, tiene derecho a invitar al representante de una religión (habiendo otras creencias entre los colombianos) y a gastar la millonada que cuesta que el payaso ese venga a visitar a una cantidad vergonzosa de borregos que creen que la madre de Cristo era virgen, que la preñó un ángel y que luego de parir aun era virgen. O sea, quién dijo himen elástico. Hasta el momento lo único coherente al respecto, lo único que verdaderamente tiene sentido es que la periodista Castalia Pascual, del canal panameño TVN, se haya referido al automóvil del Papa como el Batimóvil. Esa mujer sí es coherente, yo creo en ella.

Algunos me responderán con el argumento estúpido de que la venida del Papa beneficia al turismo y así a la economía, y yo me pregunto, ¿a quiénes beneficia exactamente? Pues a una minoría que tiene negocios relacionados con el turismo y con todos los objetos inertes que rodean a la iglesia católica. Esto es un negocio y no es mentira que el vivo vive del bobo.

A mí no me amarga el Papa, el payaso me parece hasta inteligente. Cómo no va a serlo si los convenció de que es el embajador de Dios en la Tierra. A mí me amargan ustedes, su latente estupidez y la doble moral que manejan. Van los domingos a misa a darse golpes en el pecho a ver si así no se sienten tan culpables por ser humanos, y luego se amontonan como vacas para ver a este esperpento –que además tiene cara de demonio, a mí no me digan que es angelical- ignorando el hecho de que durante demasiados años los curas católicos han violado niños y la iglesia no ha hecho un carajo al respecto. Y este señor –a quien las cagadas le huelen a mierda como las mías, y las de ustedes- que es representante de esta iglesia, no ha hecho más que justificarlos, protegerlos y perdonarlos. Y ustedes amontonados para verlo como si se fuera a revelar la cura del cáncer, gratis. Me producen vergüenza ajena.

No sean tan brutos, no sean tan ignorantes, no sean tan manipulables. Pues hace falta que ustedes sean así para que la iglesia católica haya sobrevivido en la historia de la humanidad y siga robando, engañando y VIOLANDO NIÑOS. VIOLANDO NIÑOS. VIOLANDO NIÑOS… ¿Qué parte de VIOLANDO NIÑOS no entendieron?

Por: Virginia Mayer / @virginia_mayer

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo