En nueve días se termina el fast track y aún faltan proyectos por aprobar

El tiempo corre en contra de la JEP, que tendrá que aprobarse en estos días en la Cámara, mientras que otros proyectos como la reforma política y la agraria aún están en veremos.

Por María Esperanza Arias Herrera

Hace un año, para el primero de diciembre, el Gobierno celebraba la refrendación del acuerdo de paz con las Farc en el Congreso, mientras que los medios de comunicación anunciaban la llegada del día D, día en el que empezaría el conteo regresivo para la implementación de lo pactado que tenía un plazo de un año.

Pero ese día casi llega y aún falta mucho por hacer. El 30 de noviembre será la última fecha en la que los congresistas podrán discutir y votar los proyectos de implementación del acuerdo bajo la figura del fast track.

Después de ese día el trámite legislativo será el ordinario. Es decir, cada proyecto tendrá que hacer un recorrido por Cámara y Senado como la Constitución lo contempla con los demás proyectos de ley.

Esto será como un balde de agua para el Gobierno, que durante los últimos meses ha movido sus fichas y ha presionado a los congresistas para que avancen en la implementación de los acuerdos, sobre todo con la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), considerada la columna vertebral del acuerdo por ser el mecanismo que juzgará a todos los responsables del conflicto.

Después de ser aprobada por la Corte Constitucional con algunas modificaciones, la JEP pasó al Senado donde le realizaron otros cambios que no fueron bien recibidos en las Farc. Ahora a la justicia transicional le falta pasar un debate en la Cámara de Representantes y solo hasta este lunes fue radicado el proyecto, por lo que el camino parece que no será fácil ni corto.

La polémica por los cambios surgió cuando la Corte anunció que los terceros responsables de graves crímenes podrían acogerse a la Jep de manera voluntaria, a lo que Rodrigo Londoño, máximo líder de las Farc, dijo que el fallo “abre las puertas a la impunidad, en una clara burla a los derechos de las víctimas".

El camino de la JEP entre los congresistas

Además de esta reclamación que Londoño hizo en una carta enviada a la fiscal de la Corte Penal Internacional (CPI), Fatou Betsouda, hay otros puntos que levantaron la polémica entre los colombianos por considerarlos absurdos.
Uno de ellos es sobre las inhabilidades a los magistrados de la JEP que hayan sido abogados en casos relacionados con el conflicto armado durante los últimos cinco años o quienes hayan hecho reclamaciones al Estado por casos sobre Derechos Humanos.

Teniendo en cuenta que los magistrados que conformarán esta justicia ya fueron elegidos por un comité de escogencia, de aplicarse dicha modificación muchos de los seleccionados quedarían inhabilitados.

Otro punto tiene que ver con la participación política de los guerrilleros que firmaron el acuerdo, sobre todo con los cabecillas, y el punto relacionado con los delitos sexuales contra menores cometidos en relación con el conflicto, sobre el cual no se ha avanzado mucho.

¿Qué pasará con las reformas a la política y al campo?

La Reforma Rural Integral y la Reforma Política, son dos de los pilares del acuerdo de paz con los que se pretende devolverle el campo a los campesinos víctimas del conflicto y ampliar la participación política en Colombia brindando garantías a las minorías o a los nuevos partidos, como el que fundó las Farc recientemente. Sin embargo, en el caso de la reforma a la política se han radicado tantas ponencias que los documentos ya se alejan mucho de lo que quedó plasmado en el acuerdo de paz. Y, sobre la reforma agraria el Gobierno aún no ha llegado a acuerdos concretos que le permitan lograr su implementación, siendo este punto uno de los más atrasados.

Con este panorama, la implementación del total del acuerdo de paz está lejos de cumplirse faltando solo tres días para conmemorar el primer aniversario de la firma del acuerdo y a solo nueve días de su refrendación.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo