Lo que esperan las víctimas tras la firma de la paz

Cumplir las garantías acordadas con el Gobierno y las Farc servirá como base para un buen camino al posconflicto

Por PUBLIMETRO / Pamela López

var VideoTV=”b4vuZHXOHn/country/”+nombre_pais(return_pais())+”/section/noticias/device/Desktop/type/embed/autostart/true/volume/0″; var VideoTV=”b4vuONmPSB/country/”+nombre_pais(return_pais())+”/section/noticias/device/Desktop/type/embed/autostart/true/volume/0″;

Reparación, garantías de no repetición y reconocimiento, entre muchos otros aspectos, es lo que piden las víctimas de las Farc en Colombia para que con la firma de la paz puedan estar tranquilas.

Y aunque esto ya está en el papel, materializarlo será una de las tareas más difíciles que enfrentarán el Gobierno Nacional y los demás colombianos afectados por el conflicto armado en el país.

Siga, en vivo, la firma de la paz desde Cartagena.

Sin embargo, las víctimas están en un punto en el que la desconfianza con sus victimarios y las garantías que se les da con el proceso son cada vez mayores. Para el coronel Luis Mendieta, quien pasó 11 años de su vida en las selvas colombianas bajo el yugo de las Farc, “una de las críticas es que nos hayan tratado de invisibilizar, nos hubiesen tratado de apartar. Con mi participación en la mesa de diálogos en La Habana tuve una sensación agridulce, hubo frustración en determinada manera, porque antes de ir hacia Cuba las Farc me descalificaron como víctima e incluso me dijeron que no me hiciera pasar como una”, le comentó a PUBLIMETRO.

En esto coincide Jorge Vásquez, coordinador de la Mesa Nacional de Víctimas, quien aseguró que los han mantenido aislados en cuanto a participación “y las víctimas se mencionan dentro del proceso, pero se mantienen por fuera. Entonces los 60 que estuvimos en La Habana somos un claro ejemplo de lo denominado como ‘el florero de Llorente’ en la época actual, porque nos ponen en la mesa para que se vea bonita”.

El tema de la no repetición es clave para todos: las Farc se deben comprometer a no cometer más crímenes y contar la verdad, a partir de este punto podría iniciar de manera correcta un proceso de perdón y reconciliación. Para Esaú Lemus, líder de la comunidad de afrodescendientes e indígenas, este tema toca fibras y no es para menos, ya que fueron víctimas de desplazamiento y discriminación.

“El perdón es más del ser humano, eso es más íntimo, debemos pasar primero por el proceso de reconciliación y la necesitamos todos los colombianos, porque debemos estar unidos trabajando por este país, porque en realidad necesitamos el cambio”, comentó.

Este es un tema de restablecer la confianza, según Leiner Palacios, líder de familias de víctimas de la masacre de Bojayá, quien asegura que todo está encaminado, “pero es muy difícil olvidar, no me atrevo a decir que Bojayá va a perdonar, simplemente estamos avanzando en el camino y creo que los cambios de actitud, comportamiento y realidades es lo que va a permitir llegar al final. En ese sentido estamos encaminados en ese proceso. Creo que llegará la reconciliación en algún momento”, afirmó. 

Por supuesto, la paz, en todo el concepto de la palabra, no se construirá de la noche a la mañana; primero las Farc deben aceptar todos los actos cometidos públicamente y se deben cumplir las garantías. La etapa de posconflicto está cada vez más cerca, pero ¿cómo se planteará la situación para que todo lo que está en el papel resulte en la práctica? Las víctimas esperan ese momento. 

También puede leer: 5 respuestas para entender el fin del conflicto.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo