Gremios y estudiantes protestaron en Día del Trabajo

En una jornada solo manchada por disturbios en Bogotá, las organizaciones de izquierda solicitaron mejoras laborales.

Por Publimetro - EFE
Disturbios y vandalismo en Bogotá

Las manifestaciones del Primero de Mayo en Bogotá se vieron manchadas por las protestas y el lanzamiento de gases lacrimógenos, que iniciaron hacia la 1:30 de la tarde.

Encapuchados lanzaron piedras, pedazo de ladrillo y otros elementos contundentes al Esmad de la Policía Metropolitana, que respondió con gases lacrimógenos y balas de goma.

Así mismo, un bus y varios edificios del centro de Bogotá fueron puntados con grafitis, algo que rechazó el alcalde Enrique Peñalosa. “Limpiar Plaza de Bolívar y edificios públicos tras manifestaciones de hoy, costará millones de pesos de impuestos”, escribió el burgomaestre en su cuenta de Twitter.

Miles de trabajadores, estudiantes y simpatizantes de izquierda en varias ciudades de Colombia se lanzaron a las calles este domingo para manifestarse en una conmemoración más del Día del Trabajo, que transcurrió casi en completa normalidad excepto en Bogotá.

Los miembros de gremios, organizaciones de transportadores, campesinos y partidos de izquierda marcharon por las calles de ciudades como Cali, Medellín, Bucaramanga y Bogotá. En la protesta se pidieron reformas a la situación laboral de los colombianos y que se cambien algunas de las políticas económicas de Juan Manuel Santos.

Con comparsas, arte y más de una burla, las manifestaciones se extendieron durante la mañana del domingo, pero grupos de encapuchados se enfrentaron con el Esmad de la Policía Metropolitana hacia la 1:45 de la tarde manchando las protestas en la Plaza de Bolívar (ver recuadro).

Entre las consignas que los manifestantes expresaron por las calles del país se destaca el rechazo a la reforma tributaria que el presidente Santos anunció el pasado viernes, así como la venta de la ETB anunciada el mismo viernes por el alcalde Enrique Peñalosa.

Más trabajo, mejor pagado

Los manifestantes expresaron su descontento con las normas laborales, y con la persecución que líderes de izquierda sufren en distintas regiones del país, ejemplificada con las desapariciones y panfletos en contra de líderes comunitarios ejercidas por grupos como el Clan Úsuga.

“(Esta marcha) es una manera de manifestar la inconformidad con las políticas públicas, económicas y sociales de la clase dirigente”, señaló a la agencia Efe Néstor Javier Muñoz Vargas, miembro de un sindicato de una empresa de aislantes.

En su opinión, las diferentes autoridades de Colombia “deben hacer un alto en el camino y considerar que pertenecen a una sociedad” y por tanto “tienen que hacer parte del conjunto. No pueden estar alejados del pueblo”, agregó.

Otra de las decisiones ampliamente criticadas fue la de un decreto que emitió el ministro saliente de Trabajo, Luis Eduardo Garzón, con el que en criterio de los manifestantes se legaliza la intermediación laboral.

Los manifestantes se mostraron esperanzados de que la ministra entrante, Clara López de Obregón, pueda reducir la crítica situación del desempleo a nivel nacional, el cual aumentó a un 10,1% en el mes de marzo luego de tres años en el que el desempleo fue inferior a un dígito.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo