¿Quién gana y quién pierde con la reducción de aranceles a alimentos?

Por Juan Manuel Reyes - Publimetro
¿Cómo se deciden los alimentos que bajarán de arancel?

El Ministerio de Hacienda indicó que el proceso de disminución de aranceles inicia con una propuesta de un sector que es estudiado por el Comité de Asuntos Arancelarios, Aduaneros y de Comercio Exterior (Triple A).

En esta oportunidad, la propuesta surgió de la Presidencia de la República, y fue estudiada por el comité Triple A, compuesto por los ministros de Hacienda, Agricultura, Comercio Exterior y el director de Planeación Nacional.

Posteriormente, la recomendación que surja del Comité Triple A es estudiada por el Confis, que finalmente aprueba o rechaza la medida. Así, por ejemplo, se supo el pasado jueves que Presidencia había recomendado disminuir el arancel de arroz, pero fue rechazado en el Confis.

El pasado martes, el país recibió con beneplácito una noticia que busca paliar el efecto de la inflación en los bolsillos de los colombianos: desde esta semana, se empezarán a vender cinco productos de la canasta familiar en todo el país.

Los alimentos beneficiados con esta medida son algunos de los más críticos en la inflación desbordada del último año: lentejas, fríjoles, ajo y aceites crudos y refinados serán importados sin arancel y tendrán una disminución sensible en sus precios.

Y tienen todo el apoyo del Gobierno. A pesar de un momento de austeridad fiscal, el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, anunció que se dejarán de recaudar unos 33.600 millones de pesos.

¿Qué alimentos deben bajar de arancel?

Según el director del Centro de Competitividad de la Universidad del Rosario, Saúl Pineda, la disminución de aranceles es un alivio al boslillo de los comsumidores y debe considerarse para otros sectores que no cubren la demanda en el país.

“Por ejemplo, el maíz”, especificó. “La producción de maíz en Colombia no suple la demanda y en estos momentos, la mitad de la arepa que consumimos los colombianos es importada”.

De acuerdo al académico, otros sectores como los cereales también deberían recibir este apoyo arancelario, para disminuir la presión en inflación que llegó al 47% de la inflación anual en enero.

“El efecto, en estos momentos de presiones inflacionarias por el dólar tan elevado, y con una crisis de oferta relacionada al Fenómeno del Niño, es el de reducir los precios. Es una postura de corto plazo que permitirá complementar otros proyectos como Colombia Siembra, cuyo efecto se verá en un plazo más largo”, indicó.

Protección para otros alimentos

A pesar de las medidas arancelarias, otros sectores en el país han tenido un avance importante en su competitividad que podría verse afectado por una andanada de importaciones amparada por una reducción en sus impuestos.

Pineda especificó que la producción avícola, lechera y arrocera en el país está protegida por los Tratados de Libre Comercio firmados con Estados Unidos, la Unión Europea y Corea del Sur, debido a que son vulnerables con la producción internacional.

“El dólar alto ha permitido que estos productos sean competitivos con respecto a las importaciones, y una disminución de aranceles afectaría las inversiones que se han realizado en estos sectores para competir más eficientemente con las importaciones”, aseveró.

En este sentido, la Federación Nacional de Avicultores (Fenavi) pidió al gobierno evitar una expansión de las rebajas tributarias que pueda permitir una entrada de millones de libras de pollo a bajo costo desde Estados Unidos, a precios que arruinarían su distribución.

El Ministerio de Hacienda indicó que se está estudiando reducir los aranceles a otros productos de la canasta familiar, pero que esta reducción debe pasar primero por un estudio antes de ser aprobada por el Consejo Superior de Política Fiscal (Confis) (ver recuadro).

Encuentre más información de Colombia aquí

PUB/JMR

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo