"Estamos más cerca de la paz en La Habana que en Colombia"

Juan Manuel Santos, el Nobel Frederik De Klerk y Humberto de la Calle redoblaron el llamado a los colombianos para cambiar la mentalidad con las Farc en el postconflicto.

Por Juan Manuel Reyes - Publimetro
La frase

“No podemos aplicar la miopía selectiva, como cuando alguien dice que odia a las Farc y deben pagar la cárcel, pero frente a los paramilitares se debería aplicar otro sistema”

Humberto de la Calle, jefe negociador en La Habana.

Los consejos del Nobel para la paz

El expresidente sudafricano Frederik De Klerk aprovechó el conversatorio con Juan Manuel Santos para darle algunos consejos sobre la forma de afrontar la refrendación de la paz.

“Creo que la única aproximación razonable y práctica es distinguir y establecer un plebiscito con una única pregunta sencilla, (…) para que los que digan que no, sepan a qué le están diciendo que no, y que los que decidan que sí, sepan también qué están aceptando”, dijo.

También consideró que la campaña para buscar la aprobación del plebiscito debe llevarse de una forma “corta y muy intensa”, pues una campaña más larga lleva a complicaciones en la argumentación que confunden al electorado.

El presidente Juan Manuel Santos y el jefe negociador Humberto de la Calle hicieron un llamado a los colombianos para empezar a cambiar la mentalidad del país con respecto a la paz que se vaya a firmar en los próximos meses en La Habana con las Farc.

En un conversatorio organizado por la Universidad del Rosario y el diario El Tiempo junto con el expresidente sudafricano Frederik De Klerk, ganador del Premio Nobel de Paz de 1993, Santos expresó su optimismo sobre la aprobación del plebiscito de paz que cursa su análisis por la Corte Constitucional.

El primer mandatario recordó cómo De Klerk, en 1993, se arriesgó a llamar un referendo para ratificar la paz con los grupos que combatían el apartheid en Sudáfrica, liderados por Nelson Mandela, y consideró que Colombia se encuentra en una posición “parecida, pero no igual”.

Santos rememoró cómo desde el inicio de las negociaciones ha insistido en que el pueblo colombiano ratifique los acuerdos y tenga la última palabra en su refrendación mediante el plebiscito.

“Espero que la Corte Constitucional les diga que sí, les dé su visto bueno”, dijo el jefe de Estado, quien se volvió a mostrar “convencido” de que los colombianos votarán por el sí. “La alternativa es continuar en guerra 20 o 30 años”, puntualizó.

A su vez, De Klerk sugirió a Santos que la pregunta en el plebiscito sea “única, justa y equitativa”, con una campaña “corta e intensa” que permita a los colombianos conocer a plenitud el plebiscito por el que van a votar (ver recuadro).

El Nobel comparó la situación del país con la de Sudáfrica en 1993 y se mostró optimista con el futuro del país, siempre y cuando haya quien tome la iniciativa de llevar hasta las últimas consecuencias la paz y evitar los “saboteos” al proceso. “No hay ningún beneficio que deje la guerra”, aclaró.

De la Calle pide pensar en “una paz grande”

En el mismo foro, el jefe negociador del Gobierno en La Habana envió un fuerte mensaje contra la división que, en su opinión, existe en el país alrededor del proceso de paz, y que impide ver la importancia de ese evento.

“Estamos más cerca que nunca en La Habana, pero estamos lejos en Colombia”, enfatizó de la Calle, quien destacó los avances luego de más de tres años de diálogos con las Farc, y los comparó con la percepción negativa en las calles. Llamó a que se respeten los resultados del plebiscito, aún si rechazan los acuerdos.

De la Calle pidió que en la discusión por el plebiscito se dejen los apasionamientos y se busque un acuerdo nacional que fortalezca la paz. “No podemos limitarnos a la paz chiquita de los fusiles, hay que ir a la paz grande y aprovechar de fondo la oportunidad del cambio”.

El jefe negociador insistió que en los últimos 81 días el cese al fuego unilateral ha provocado que no se registren ataques atribuibles a las Farc, pero falta el paso definitivo hacia el fin del conflicto.

En este paso, según de la Calle, todo el país debe aceptar sus responsabilidades en los 50 años de conflicto armado para que llegue una paz duradera. Esto incluye a las Farc, al paramilitarismo y a las bandas criminales, pero también a la Fuerza Pública y la sociedad civil.

Encuentre más información de Colombia aquí

PUB/JMR

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo