En medio de escándalos renunció el director de la Policía Nacional

El general Rodolfo Palomino puso fin a 38 años de carrera en la Policía por las denuncias de la existencia de una red de prostitución masculina dentro de la institución.

Por Juan Manuel Reyes - Publimetro
El reemplazo de Palomino

El general Jorge Hernando Nieto es un administrador policial y de empresas, abogado de la Universidad Gran Colombia y especialista enSeguridad   Integral, Investigación Criminal y Desarrollo General. Con 35 años de antigüedad en la Policía, es el oficial que seguía en orden de mando a Palomino.

Nieto había dirigido la Dirección de Convivencia y Seguridad Ciudadana de la Policía, y entre 2007 y 2008 fue agregado de la Policía en la embajada colombiana en México, cargos en los que reemplazó a Palomino.

Para Santos, el reto al que se enfrenta el general Nieto es “una misión más exigente  ya  que debe recuperar la unidad, el buen nombre, la respetabilidad y la confianza” de la institución. Así mismo, el mandatario espera que “se haga claridad sobre los diferentes asuntos lo antes posible”.

“La comunidad del anillo se conocía desde hace años”

Uno de los casos más extraños alrededor de la llamada “Comunidad del Anillo” es la muerte de la cadete Lina Zapata, que falleció en 2006 en un presunto caso de suicidio después de descubrir la red.

Según dijo a PUBLIMETRO la periodista Alejandra Rodríguez, que investigó para Séptimo Día la muerte de Zapata, la cadete se dio cuenta de la red por los “costosos obsequios” que recibían algunos de sus compañeros hombres. “Les decían a los cadetes que si querían ascender dentro de la institución, debían ‘atender’ a los generales y congresistas”, afirmó.

Tras la muerte de la cadete, su madre llevó el caso a la Fiscalía pero no ha tenido avances. “Incluso quedaron en exhumar el cuerpo para mirar unos temas de balística, pero finalmente no pasó mayor cosa. La Policía también nos declaró ante cámaras que iban a iniciar una investigación detallada sobre la supuesta existencia de “La Comunidad del Anillo”, pero eso no ocurrió nunca”, recordó Rodríguez.

La periodista añadió que “por lo que descubrió Lina, su familia ha recibido múltiples amenazas. Incluso a la misma cadete le tocó salir del país por un tiempo por la seriedad del tema”. Aunque con la investigación de Séptimo Día el caso fue reabierto, volvió a archivarse.

El comandante de la Policía Nacional de Colombia, general Rodolfo Palomino, renunció este miércoles a su cargo en medio de una gran nube de escándalos en la institución, que han puesto en tela de juicio sus resultados en varios frentes de la Policía.

Durante varios meses, se conocieron una serie de denuncias sobre tres escándalos relacionados entre sí y que deslegitimaron a la institución a los ojos de la opinión pública.

Este martes, la Procuraduría había abierto una investigación contra Palomino para estudiar las denuncias, con una seria posibilidad de que el procurador General de la Nación,Alejandro Ordóñez lo suspendiera por los escándalos. En su reemplazo, el presidente Juan Manuel Santos nombró al general Jorge Nieto.

Los escándalos de Palomino

El primero de estos escándalos fue el de la llamada “Comunidad del Anillo’, una red de prostitución masculina en la que alféreces y suboficiales de la Fuerza eran ofrecidos a altos mandos y congresistas para sostener relaciones sexuales con ellos. Según las denuncias, Palomino conocía la existencia de la red y no hizo nada para detenerla.

Como prueba de este caso, la Procuraduría esgrimió un video, difundido por la emisora La FM, de RCN radio, supuestamente grabado en 2008 y en el que uno de los denunciantes, el capitán Ányelo Palacio, sostenía conversaciones de carácter sexual con el excongresista y hasta ayer viceministro, Carlos Ferro.

Dicha red de prostitución se habría desarrollado hace más de 10 años y, según una denuncia presentada en el programa de televisión Séptimo Día en 2014, una cadete llamada Lina Zapata fue asesinada cuando intentó divulgar la situación en 2006 (ver recuadro).

El segundo escándalo involucra a Palomino en la compra de varios lotes en condominios de los municipios de La Calera y Fusagasugá, municipios cercanos a Bogotá, a un precio inferior al del mercado. Los lotes fueron vendidos por el coronel Jair Castellanos, quien según las denuncias sería el líder de la red de prostitución ilegal dentro de la institución.

Se ha llegado a especular con la posibilidad de las ventas con precios inferiores a la realidad como un pago por el silencio de Palomino cuando era director de la Policía de Tránsito, entre 2009 y 2011.

El tercer escándalo denuncia seguimientos y “chuzadas” o interceptaciones ilegales a los periodistas que investigaron las denuncias anteriores, entre los que destacan la directora de La FM, Vicky Dávila, y la periodista de Caracol Radio Claudia Morales. La Policía habría usado vehículos oficiales de inteligencia para intervenir las comunicaciones de los reporteros.

Lea también: Él es el capitán Ányelo Palacios

Adiós al general

Con su renuncia, Palomino cerró este miércoles de manera abrupta 38 años de carrera en la Policía Nacional, en los que se desempeñó en algunos de los frentes más difíciles de la Fuerza Pública y se convirtió en una cara ampliamente conocida por muchos gracias a su tupido bigote y su presencia en los medios.

La historia de la joven que habría muerto por denunciar “la comunidad del anillo”

Nacido en Bolívar (Santander), desde 1978 estuvo vinculado a la Fuerza Pública. Fue víctima de un retén de la guerrilla de las Farc en los Montes de María y de la caída de dos helicópteros en el departamento del Guaviare, donde comandó la Policía Antinarcóticos regional.

Luego de comandar las policías departamentales de Sucre y Caldas, fue agregado entre 2005 y 2006 en la Embajada de Colombia en México. En 2007 dirigió la Policía Metropolitana de Bogotá, donde se hizo conocido en múltiples operaciones contra la delincuencia en el centro de la ciudad.

Indagatoria al capitán Ányelo Palacios

Posteriormente asumió las direcciones de la Policía de Carreteras y de Seguridad Ciudadana, y en agosto de 2013 fue nombrado director general de la Policía Nacional. Desde allí coordinó operaciones contra grupos delincuenciales como el Clan Úsuga y otras bandas criminales, el robo de celulares y las agresiones en el transporte público.

En su discurso de renuncia, Palomino aseguró que tiene “la certeza absoluta” sobre su inocencia, pero que se retiró de la institución sin rencores. “Doy mi paso al costado, me voy pleno de felicidad, no albergo rencor en mi corazón”, conluyó.

Víctimas entregarán recomendaciones a negociadores de paz en Cuba

Encuentre más información de Colombia aquí

PUB/JMR

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo