Esto es lo que falta para que Gobierno y Farc firmen la paz

Temas pendientes en los cuatro puntos de la agenda acordados hasta el momento y la firma de los dos puntos restantes podrían retrasar el proceso.

Por Giovanny Serrano

El Gobierno colombiano y las Farc han iniciado una carrera contrarreloj para firmar el acuerdo final para la terminación del conflicto con el que se quiere poner fin a más de medio siglo de guerra en el país.
La tarea no es fácil, sobre todo si se tiene en cuenta que quedan apenas dos meses para que se cumpla la fecha límite que puso el presidente Juan Manuel Santos –23 de marzo– para firmar la paz.
No obstante, las partes que negocian en Cuba han llegado a un acuerdo para “crear un escenario que permita el cierre de negociaciones” y así “agilizar” la firma.

Ese acuerdo fue anunciado el pasado viernes y contempla la creación de un “comité ejecutivo” que dará las pinceladas finales al acuerdo concreto que se pondrá a refrendación de los colombianos.
¿Será posible entonces que la firma sí se dé antes del 23 de marzo? Las partes han coincidido en que el plazo no es del todo realista y que es probable que el acuerdo, que parece ya no tener reversa, se firme después de esa fecha.

Esto, porque aún son varios los pendientes de la Mesa de Negociaciones de La Habana. Si  bien es cierto que se ha llegado a acuerdos en los temas más sensibles de la agenda, no todos se han cerrado totalmente y aún quedan dos puntos por discutir de suma importancia en los que Gobierno y Farc se han mostrado con posiciones bastante distantes: el fin del conflicto y la refrendación del acuerdo final.
 
Los pendientes

Las delegaciones del Gobierno y de las Farc han firmado cuatro de los seis puntos generales de la agenda de negociaciones que se pactó en Noruega en 2012: desarrollo agrario, participación política, narcotráfico y reparación de víctimas.

Dentro de estos puntos ha habido distintos acuerdos que han ayudado a avanzar el proceso, como el pacto de desminado humanitario, la justicia transicional o la creación de la Comisión de la Verdad, entre otros.

Pero dentro de esos cuatro puntos siempre han quedado temas pendientes. Son como un asterisco al final de la firma en el que las partes se comprometían a aplazar la negociación sobre esos detalles finales de cada acuerdo con el fin de no retrasar el proceso y teniendo en cuenta que esos detalles están interconectados.

Todos y cada uno de los cuatro acuerdos tienen pendientes que tienen que definir a la mayor brevedad posible las subcomisiones de trabajo de Cuba bajo la supervisión del señalado comité ejecutivo.
Aunque las partes no han revelado cuáles son esos pendientes, se estima que estos tienen que ver con los mecanismos que deberán implementarse para que los acuerdos pasen del papel a la realidad, hecho que podría tardar años y hasta décadas, pero para los cuales se necesita una hoja de ruta concertada.
 

Dos puntos

Aunque los diálogos de La Habana han tomado una dinámica distinta desde hace unos meses, lo cierto es que aún faltan acuerdos en el 30% de la agenda que, como ya se señaló, tiene que ver con el fin del conflicto y la refrendación de todo el acuerdo general.

El primero de estos puntos es el más avanzado y ha dado muestras de ir por buen camino: desde hace más de seis meses una subcomisión técnica, integrada por altos oficiales de las Fuerzas Armadas y por comandantes del ala militar de las Farc, trabaja en los mecanismos que permitan el cese bilateral y definitivo y la dejación de armas.

Los avances concretos en este punto son la tregua unilateral de las Farc, las medidas de desescalamiento implementadas por el Gobierno y el reciente pedido de los negociadores y del Gobierno a la ONU –incluido el Consejo de Seguridad– para verificar el proceso de dejación de armas. Por esto, se prevé que el acuerdo en ese sentido se pueda firmar pronto.

Entonces queda el de la refrendación, que es el que más separa a los negociadores. Mientras el Gobierno ha hecho avanzar en el Congreso un proyecto para que, a través de un plebiscito, los colombianos decidan si aceptan o no lo acordado con las Farc, la guerrilla insiste en que se debe realizar una Asamblea Nacional Constituyente.

Los puntos son tan distantes que han ocasionado roces en la mesa de negociaciones, por lo que este punto podría tardar mucho más tiempo de lo esperado en acordarse, sobre todo si se tiene en cuenta que queda bastante trabajo por hacer con todo lo demás.

El proceso de paz, en todo caso, está en su recta final y hay altísimas probabilidades de que llegue a buen puerto. Lo que no es seguro es que se firme el 23 de marzo.

 

¡Lea otras noticias de Colombia y el Mundo AQUÍ!

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo