Patarroyo reclama el apoyo de Colombia para avanzar en su vacuna contra la malaria

Por Publimetro Colombia

Bogotá, 25 abr (EFE).- El científico descubridor de la primera vacuna contra la malaria, Manuel Elkin Patarroyo, reclamó hoy el apoyo del Gobierno de Colombia para avanzar en la investigación de su vacuna sintética, pendiente de ser probada en humanos tras lograr una efectividad superior al 90 % en monos.

En una entrevista con Efe, Patarroyo lamentó haber llegado a 2012 sin su vacuna en el mercado y con “espeluznantes” cifras como la de la muerte diaria de 1.400 niños por este mal, divulgada ayer por la ONU, lo que empaña la celebración del Día Mundial contra la Malaria.

El científico recordó que la cura del paludismo fue un “proyecto de Estado” hasta el inicio de la gestión del expresidente Álvaro Uribe (2002-2010), cuando la inversión en ciencia “se disolvió” y dejó “en cero pelotero” la ayuda a su Fundación Instituto de Inmunología de Colombia (FIIC).

El colombiano fue firme al asegurar que el siempre ha sido “institucional” y que sólo acepta las ayudas de los Gobiernos porque no está interesado en ofertas de grandes multinacionales farmacéuticas que “multiplican por 500” el coste de producción de la segunda generación de su vacuna sintética COLFAVAC.

En el momento, Patarroyo financia sus investigaciones con fondos del Gobierno español, la Agencia de Cooperación Internacional del País Vasco y la universidad privada bogotana del Rosario y por más que lo ha analizado, no entiende “por qué los Gobiernos de Uribe y el actual de Juan Manuel Santos han dado la espalda”.

Patarroyo barajó la posibilidad de que Santos “no esté enterado” del estancamiento de su vacuna a falta de “dos millones de euros para estudiar la COLFAVAC en humanos” y le recomendó impulsar la atención a la innovación para propiciar el desarrollo de Colombia.

“Mientras que el mundo anda en el tren bala de la ciencia y la tecnología, la locomotora del presidente Santos se la convirtieron en una vagoneta”, enunció en alusión a uno de los cinco ejes que el gobernante identifica como motores para la prosperidad: la minería, la vivienda, la innovación, el sector agrícola y las infraestructuras.

Por otro lado, atribuyó los obstáculos en la financiación a “manos oscuras” que tienen objeción en vacunar a “2.500 millones de personas en todo el mundo” a un coste de entre uno y diez dólares por cada unidad y finalmente “no quieren que (esta vacuna) salga adelante”.

Patarroyo representa a la escuela científica química, partidaria de desarrollar moléculas sintéticas en el laboratorio y que logró presentar la primera vacuna contra la malaria en 1986; y la biológica, desarrollada desde la época de la Guerra Fría por Estados Unidos, Inglaterra, Francia, Italia y Australia.

Con el aval en 1987 de la vacuna química por parte de la revista Nature llegó la tensión entre escuelas y compañías, la cual tuvo su momento cumbre cuando el investigador estadounidense Louis Miller cuestionó el protocolo de los experimentos de Patarroyo, cuyo éxito atribuyó a “un golpe de suerte”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo