En lo que va del año, Cali sigue registrando la tasa de homicidios más alta del país

Cada día son asesinadas un promedio de tres personas. En la mayoría de los casos, el móvil es la delincuencia.

Por Lina Uribe

Un abuelito de 100 años que murió luego de recibir una golpiza por parte de un adolescente que quiso hurtarle sus herramientas, un teniente de la Policía que fue herido de muerte al enfrentarse a dos sujetos que se estaban llevando su moto y un conductor de Uber que falleció en un atentado contra su pasajero son algunos de los homicidios más sonados en Cali por estos días.

De acuerdo con los informes del Observatorio de Seguridad de la Alcaldía de Cali, entre el 1 de enero y el 30 de septiembre se han registrado 873 homicidios en la ciudad, 23 menos que en el mismo lapso del 2017. Esto arroja un promedio de 3 homicidios diarios, en su mayoría por móviles relacionados con la delincuencia: tráfico de drogas, ‘ajustes de cuentas’ y hurtos.

Aunque existe una tendencia a la baja y se han tenido buenas noticias como que septiembre del 2018 fue el mes con menos homicidios de los últimos 25 años, la capital vallecaucana sigue presentando la tasa más alta del país: entre el 1 de enero y el 31 de agosto del 2018 hubo 33,4 homicidios por cada 100.000 habitantes.

En Bogotá, donde la población es tres veces mayor, la tasa de homicidios en los primeros ocho meses del año fue de 8,5 por cada 100.000 habitantes; en Medellín, con casi los mismos pobladores que Cali, la cifra fue de 17 y estuvo cercana a la de Barranquilla, que se consolidó en 17,7 homicidios por cada 100.000 habitantes.

¿Por qué se concentran los homicidios en Cali? Para el secretario de Seguridad y Justicia, Andrés Villamizar, la posición geográfica de la ciudad es un factor determinante. “Cali es la capital del pacífico y aquí se viven ‘coletazos’ de la violencia de Buenaventura, de Tumaco, del norte del Cauca y de otros municipios del Valle”, comentó Villamizar.

¿Y la justicia?

En el caso del homicidio del hombre de 100 años, el agresor no pudo ser judicializado ya que se trataba de un adolescente de 13 años y la edad mínima para iniciar este proceso es 14. Por otra parte, se comprobó que el presunto asesino del teniente Daza, jefe del esquema de seguridad de la gobernadora del Valle, tenía detención domiciliaria.

“Los casos recientes ponen de manifiesto las debilidades estructurales del sistema judicial. Tenemos identificados los focos donde se concentran los homicidios y estamos haciendo intervenciones en ellos con Ejército, Policía, Fiscalía y hasta el Inpec para revisar las detenciones domiciliarias. En Cali hay más de 4000 personas con esta medida y más del 40% la incumplen”, añadió el secretario de Seguridad.


A mediados de septiembre, la Alcaldía de Cali lanzó el Plan Radar: Rápida Atención a los Delitos de Alto impacto con Resultados. En diciembre se entregará el primer balance de la estrategia.


Caleños, inseguros por el consumo de drogas

Un estudio de percepción de seguridad que hizo la administración municipal en julio concluyó que el principal motivo por el que los caleños se sienten inseguros en sus barrios es por el consumo de drogas (43%). El segundo motivo, con un 26% de las respuestas, fue los atracos, seguido de la venta de estupefacientes con un 23%.

“Cada semana hablamos con los líderes de los barrios más violentos y nos dicen que se han sentido más seguros con los planes que implementamos. El hecho de que la mayor percepción de inseguridad sea por el consumo y venta de drogas nos plantea dos problemas gravísimos: primero, el crecimiento del microtráfico en la ciudad. Segundo, que no tenemos suficientes policías”, explicó Pablo Uribe, subsecretario de la Política de Seguridad de Cali.

La meta

De seguir así, Cali podría terminar el 2018 con una tasa de 47 homicidios por cada 100.000 habitantes, cifra que cerró en 51 el año pasado. Las estrategias gubernamentales para hacerle frente a la violencia incluyen programas de intervención social que buscan, entre otras cosas, encaminar a los jóvenes en actividades de su interés para alejarlos de las pandillas.

“Los homicidios están aumentando en toda Colombia. No digo que en Cali estemos bien, pero vamos mejorando. Creo que tenemos la receta adecuada, lo que nos falta es más pie de fuerza para lograr resultados más rápidos. Cali se va a demorar un buen tiempo en llegar a tasas como la de Bogotá, diría que entre seis y ocho años”, puntualizó Villamizar.

Más noticias de Cali y Colombia, aquí.

También le puede interesar:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo