Adultos mayores que trabajan como vendedores ambulantes en el Mío tendrán una nueva alternativa

El ‘Mecato popular’ hace parte de una estrategia que busca fortalecer social y económicamente a los trabajadores informales para que se alejen del sistema.

Por Lina Uribe

A partir del próximo mes, los abuelitos que con sus ventas ambulantes en el transporte masivo procuran llevar el sustento a casa ya no tendrán que aguantar largas jornadas de pie, de estación en estación, buscando pasajeros que se interesen en sus productos o que, de caridad, les regalen alguna moneda.

En un recorrido por todos los espacios del sistema, Metrocali pudo identificar una población de 35 adultos mayores que se desempeñaban como vendedores informales. Esta semana, en la socialización del Plan para el fortalecimiento social y empresarial de los vendedores ambulantes en el Mío, la entidad anunció que estas personas tendrán un espacio privilegiado.

“Sabemos lo complejo que es para esta población acceder a oportunidades laborales. Por eso creamos el ‘Mecato popular’, que son módulos surtidos con alimentos. A estas personas con los módulos las vamos a ubicar en diferentes sectores de entidades públicas para que hagan una venta legal y legítima”, dijo Nicolás Orejuela, presidente de Metrocali.

El ‘Mecato popular’ es solo una de las estrategias del plan piloto que iniciará el próximo 30 de mayo y que busca regular a los trabajadores informales del Mío, incluidos los vendedores y los artistas. Y es que de acuerdo con los usuarios del servicio, la presencia de vendedores ambulantes en los bues es lo que más disgusto les genera luego de la baja frecuencia de algunas rutas y la inseguridad en el sistema.

El Plan para el fortalecimiento social y empresarial de los vendedores ambulantes en el Mío involucrará el trabajo de secretarías como las de Salud, Educación, Cultura y Seguridad, además de Metrocali, para identificar y capacitar a los actuales vendedores informales con el objetivo de que su estadía en el sistema sea transitoria y puedan desarrollar otros proyectos productivos.

“Nuestro fin es garantizarles a los usuarios una tranquilidad mientras utilizan el sistema. La situación con los vendedores ambulantes la sufren todos los sistemas de transporte masivo, entonces teníamos dos opciones: enfocarnos en un tema de autoridad o no hacer nada. Decidimos irnos por el medio y crear el programa para que estas personas puedan acceder a otras posibilidades”, añadió Orejuela.

Un total de 583 vendedores ambulantes decidieron adherir al programa y son quienes a partir del 30 de mayo vestirán un chaleco azul y llevarán un carné que los identificará como vendedores regulados. Esta cantidad equivale al 75% de los trabajadores informales que Metrocali logró censar en sus recorridos por las estaciones, pues el resto no quiso ser parte del plan.


583 vendedores ambulantes del Mío quisieron ser parte del Plan para el fortalecimiento social y empresarial.


Entre las condiciones del proyecto está que los vendedores hagan sus aportes a la seguridad social. Quienes no hayan terminado la básica secundaria deberán hacerlo en alguna de las modalidades que ofrece la Secretaría de Educación, y todos tendrán acceso a servicios como salud y capacitaciones para fortalecer sus ideas y convertirlas en proyectos productivos que no afecten el espacio público.

“Cada tres meses haremos un control. Quienes no estén cumpliendo con los requisitos, deberán salir del programa y dejar de trabajar en el sistema. Lo mismo sucederá con las personas que no quisieron ser parte del plan. Sabemos que hay muchos venezolanos ejerciendo las ventas informales y por eso le pedimos a la Cancillería que nos apoyara con recursos”, dijo el presidente de Metrocali.

“El programa piloto dura un año, le pedimos a la gente que no nos exija resultados en un día”: Nicolás Orejuela, presidente de Metrocali.

¿Quiénes son los vendedores y artistas del Mío?

Un estudio que adelantó Metrocali con el acompañamiento de la Universidad Icesi estableció que la mayoría (56%) de los trabajadores informales del Mío son hombres, entre los 29 y los 48 años, pertenecientes a los estratos socioeconómicos 1, 2 y 3. Por su parte, los productos que más se comercializan dentro de las estaciones y en sus rutas de acceso son dulces y cigarrillos (71%).

No obstante, en la caracterización sorprendió encontrar personas que pertenecían a los estratos 4 y 5, además de poseer características como acumular un patrimonio superior a los $200 millones. “Hay raperos, por ejemplo, a los que les va tan bien en el Mío que no quieren hacer nada más”, dijo Carlos Mendoza, uno de los coordinadores del proyecto de fortalecimiento social y empresarial.

Sin embargo, la mayor parte de quienes se dedican al trabajo informal en los buses y en las estaciones responden a una misma condición: personas con vulnerabilidad social y que no han podido desarrollar sus capacidades de escolaridad. En promedio, el 47% de esta población obtiene unos ingresos mensuales inferiores a $1 millón.


6% de los trabajadores informales del transporte masivo son analfabetas.


“Este tipo de programas requieren que primero se resuelvan unas necesidades básicas para ofrecer otras posibilidades. Hoy ya sabemos quiénes son los vendedores ambulantes y estamos creando un portafolio de proyectos para mitigar el problema. Hay 17 millones de vendedores ambulantes en Colombia, buscamos que el pequeño porcentaje de Cali tenga unas condiciones diferentes”, puntualizó Mendoza.

 

Más noticias de Cali y Colombia, aquí. 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo