Parques de Cali: en la mira por alta presencia de consumidores de drogas

Animales intoxicados, intentos de hurto y aumento de la inseguridad son algunas de las consecuencias que denuncian los visitantes.

Por Lina Uribe

La rutina de algunos vecinos del barrio La Hacienda que en las mañanas salen con sus perros al parque de la Calle 15 con Carrera 68 incluye recoger bolsas con residuos de marihuana y cocaína que los consumidores nocturnos dejan tiradas en las bancas y en el suelo.

A finales del año pasado, un cachorro masticó uno de esos empaques y se le desató un vómito que obligó a su dueño a llevarlo al médico de inmediato: su diagnóstico fue intoxicación por sustancias psicoactivas. Y no más este fin de semana, otro vecino tuvo que enfrentarse a unos adictos que planeaban robarles los collares luminosos a sus dos labradores.

Según el teniente Alberto Valero, asesor jurídico de Seguridad y Convivencia de la Policía Metropolitana de Cali, entre el 1 de enero y el 8 de mayo del 2018 se han aplicado 5757 medidas correctivas por consumir bebidas alcohólicas o sustancias psicoactivas en el espacio público, con fundamento en el artículo 140 del Código Nacional de Policía.

“Tenemos un índice elevadísimo de comparendos por consumo de alcohol y sustancias psicoactivas en sitios públicos, ese es el comportamiento contrario a la convivencia que más casos registra en Santiago de Cali”, aseguró el teniente Valero.

El Código también considera un comportamiento contrario al cuidado e integridad del espacio público el hecho de portar sustancias prohibidas así no se estén consumiendo. Por esta falla, en el mismo lapso del 2018 se han impuesto 1906 órdenes de comparendo.

Lejos de reconocidos ‘marihuanódromos’ como el Parque Jovita o la colina de San Antonio, la problemática se extiende a los espacios verdes de varias zonas residenciales de la ciudad. Vecinos asumen que varios de los consumidores no viven cerca, pues llegan en carros y en motos. En la noche, los expendedores utilizan ‘fachadas’ como ventas de dulces y mecato.

“A mi esposa ya no le gusta venir a hacer ejercicio a este parque. Los marihuaneros se sientan debajo de los árboles, van llegando a las 11:00 a. m. Ya tenemos dos amigas a las que han robado. Muy de vez en cuando vemos policía por acá”, dijo un testigo que pidió reserva de identidad, refiriéndose al parque que queda entre el barrio Las Vegas y Multicentro.

En el parque contiguo a las unidades residenciales Alquería, cerca de la Carrera 83 con Calle 6, los vecinos se quejan, además del consumo, del expendio de drogas. “Llegan en motos a vender. Es un problema que tenemos hace muchos años, hay jóvenes que salen a meter vicio hasta en pijama”, contó un habitante de la zona.


Si descubre consumidores de alcohol o drogas en espacios públicos, comuníquese a la línea de emergencias 123 para que la Policía resuelva la situación.


Posibles soluciones

¿Cambio de iluminación?, ¿mayor presencia de la Policía?, ¿multas?, ¿menos bancas? Estas ideas rondan en las cabezas de los afectados cuando tratan de pensar en una posible solución para desterrar a los consumidores de sustancias psicoactivas de los espacios verdes.

En el barrio Capri, por ejemplo, sus habitantes han recuperado el parque gracias al incremento de personas haciendo ejercicio en las mañanas y en las noches, grupos de la tercera edad con actividades lúdicas y niños que salen a jugar. También hay quienes desde otros barrios van hasta allá a pasear sus perros, lo que hace que el parque esté poblado casi todo el día.

“Por acá casi no vemos policías, pero cada vez viene más gente a pasear perros y a hacer ejercicio. También mermaron los robos, creo que los viciosos dejan de venir cuando ven que la gente está frecuentando más este sitio”, dijo Milena Rendón, quien ha notado la evolución del parque en los 10 años que lleva visitándolo cada mañana.

Para el teniente Valero, la problemática puede empezar a solucionarse desde casa: “¿Los padres saben realmente lo que están haciendo sus hijos en este momento? La educación y la cultura inician en la casa. Si los niños y adolescentes no tienen principios y valores, van a tomar ejemplos de malas personas que se aprovechan de ellos”.

Sanciones

De acuerdo con el Código Nacional de Policía, quienes sean descubiertos consumiendo sustancias alcohólicas o psicoactivas en el espacio público deberán pagar una multa correspondiente a cuatro salarios mínimos diarios, participar en un programa comunitario o una actividad pedagógica de convivencia e ir a un Centro de Atención en Drogadicción CAD (Art. 140, numeral 7).

Por su parte, quienes sean hallados portando sustancias prohibidas en espacio público así no las estén consumiendo deberán pagar la misma multa y les será destruido el material. No pagar las multas genera inhabilidad para ejercer cargos públicos o recibir ascensos, obtener o renovar permiso de porte de armas, renovar registro mercantil en la Cámara de Comercio, entre otras sanciones.

Más noticias de Cali y Colombia, aquí.

También le puede interesar:

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo