Misterioso asesinato de piloto en Cali tras discusión con su conductor elegido

Las autoridades investigan el caso. En la zona donde ocurrió el crimen no hay cámaras de seguridad.

Por Lina Uribe

La noche de fiesta de Yeison Noreña Parra, un piloto de aviación de 25 años, terminó en tragedia cuando iba de regreso a su casa. Todo comenzó cuando pidió el servicio de conductor elegido, pues sabía que se iba a tomar unos tragos y no podía conducir en estado de embriaguez.

"Estaba departiendo por la Roosevelt y, como andaba en el carro de él, accedió al servicio de una empresa que le envía el conductor elegido. Eran dos parejas, entonces se fueron en el carro. Inicialmente pidieron el servicio para Ciudad Jardín, pero ya en el momento en que llegó en el conductor elegido, él (Yeison) le pidió que llevara a sus amigos a Napolés", dijo el comandante del Distrito 3 de la Policía de Cali, coronel Óscar Lamprea.

Este primer cambio de ruta fue acatado por el conductor, quien se dirigió entonces la barrio Nápoles en donde se bajaron del carro dos de sus ocupantes. Cuando se disponían a ir a Ciudad Jardín, el destino inicialmente indicado, Yeison y su pareja hicieron otra modificación.

"Volvió y le cambió la ruta. Dijo "ahora lléveme a El Caney". En ese momento, el conductor elegido dijo que no, porque el servicio era para otra parte. Tuvieron como una discusión y, dice el conductor elegido, que él le dio un calvazo", añadió el coronel Lamprea.

Tras haberle dado la negativa, el chofer descendió del vehículo y se dispuso a llamar a la empresa para comunicar la situación. Mientras tanto, Yeison también se bajó del carro y se alejó hacia una esquina hablando por celular. Allá se encontraban reunidas varias personas. Entre ellas, la que le disparó.

"Se fue como a la parte de atrás del carro, unos 50 metros, y llegó a una esquina. Dice el muchacho que lo único que vio fue que como que estaba discutiendo con otra persona en la esquina y fue cuando la otra persona sacó el arma de fuego y le disparó", explicó el comandante. 

En ese momento, el conductor elegido y la mujer que iba en el vehículo llevaron al piloto a una clínica, pero llegó sin signos vitales. Las autoridades no han dado con el paradero del responsable de este presunto caso de intolerancia, pero aseguran que la versión entregada por el conductor coincide con la de una mujer que se encontraba en el sitio vendiendo arepas.

Noreña trabajaba para una empresa particular y no estaba vinculado a la Fuerza Aérea. Su muerte ocurrió la madrugada del pasado domingo 17 de diciembre.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo