Entre julio y septiembre aumentó el desempleo en Cali, según Cámara de Comercio

Los sectores que se vieron afectados fueron el comercio y el área de servicios.

Por Lina Uribe

De las cinco ciudades principales de Colombia, Cali fue la que tuvo un mayor incremento en la tasa de desempleo durante el tercer trimestre del 2017 con respecto al mismo periodo del 2016. Así lo afirmó el informe económico sobre el ritmo laboral publicado la semana pasada por la Cámara de Comercio de Cali, en el que se indicó que la capital vallecaucana reportó una tasa de desempleo del 12,2% (1,6% más que en el mismo lapso del año anterior), seguida por Medellín (11,3%), Bogotá (10,1%), Barranquilla (8,9%) y Bucaramanga (8,3%).

En cuanto a la tasa de ocupación, es decir, la medida del aprovechamiento de las capacidades de la población en edad de trabajar, Cali ocupó el quinto lugar con una cifra del 59,5% y estuvo por encima de ciudades como Barranquilla y Medellín, que tuvieron una tasa de desempleo menor entre julio y septiembre del presente año. La ciudad con mayor explotación de las capacidades laborales de sus ciudadanos fue Bucaramanga, con un 65,1%.

“Esperamos que la temporada de fin de año y el reciente repunte de las exportaciones del departamento impulsen nuevamente la creación del empleo en Cali y Yumbo, llevando la tasa de desempleo a niveles del 11%. Es notable que el empleo urbano en Colombia finalmente está acusando recibo de la desaceleración de la economía del país tras la caída del precio del petróleo hace tres años”, afirmó Esteban Piedrahíta, presidente de la Cámara de Comercio de Cali.

El informe también discriminó el sexo de la población que está dedicada a las distintas ramas de actividades. En este sentido, labores relacionadas con la construcción, el transporte, la industria, las actividades inmobiliarias y el comercio son ejercidas principalmente por hombres, mientras que las mujeres sobresalen en cantidad en ramas como la hotelería, restaurantes y los servicios sociales (administración pública y defensa, educación, salud y servicio comunitario y doméstico).

El comercio, una paradoja

Aunque la mayoría de la población empleada en Cali se desempeña en áreas relacionadas con el comercio (31%), esta fue la actividad que mostró un mayor decrecimiento entre julio y septiembre del 2017 con respecto al mismo lapso del 2016. Dicho de otro modo, mientras una actividad como la construcción aumentó un 15,8% y ocupó el sexto lugar en las ramas en las que más se ocupan los caleños, el número de personas trabajando en actividades comerciales se redujo un 7,8% pero sigue siendo la actividad en la que más se emplean los habitantes de la capital vallecaucana.

“Debe resaltarse que en cinco de los nueve sectores productivos que mide el Dane se registran aumentos en el número de empleos, como en el caso de los sectores de la construcción, transporte e industria, donde se registraron aumentos del 15,8%, 8,4% y 4,2%, respectivamente. Sin embargo, la caída en el número de empleos en sectores de comercio (-7,8%) y servicios (-3,8%) arrastró el número total”, añadió Piedrahíta.

Empresas privadas, mayores generadoras de empleo

La demanda de trabajadores por parte del sector privado en Cali registró la mayor participación en el empleo total durante el tercer trimestre del 2017 con una cifra del 52%, lo que representó un aumento del 1,2% con respecto al mismo lapso del 2016 y que se tradujo en 8000 nuevas personas empleadas por empresas particulares.

En cuanto a los trabajadores por cuenta propia, esta modalidad tuvo una participación del 36,7% y un incremento del 3,2% comparada con el año anterior, mientras que los obreros, empleados domésticos o del gobierno, patrones o empleadores, trabajadores familiares sin remuneración y jornaleros tuvieron una participación en el empleo del 11,2%, la cual disminuyó el 19% con relación al tercer trimestre del 2016.

Alerta sobre el trabajo infantil

De acuerdo con el informe más reciente de Cali Cómo Vamos sobre el trabajo infantil, que presentó los resultados del 2016, el 5,9% de niños entre los 5 y 17 años realizó trabajos o actividades que los privaron de su infancia y que perjudicaron su salud física y mental. Esta cifra tuvo un incremento de 0,1 puntos porcentuales con respecto al 2015 y fue el segundo año consecutivo en el que se presentó crecimiento.

“Esta situación sugiere que la ciudad debe asumir el reto de promover acciones que le permitan lograr reducir las tasas de trabajo infantil, ya que este fenómeno da pie para socavar los derechos y principios fundamentales de los jóvenes, también genera problemas como el envejecimiento prematuro, la desnutrición, la depresión o la drogadicción en casos extremos. Entre los 5 y 17 años la tarea principal de esta población es estudiar y realizar actividades que promuevan su adecuado desarrollo”, dice en el informe.

Según el Dane, Cali es la cuarta capital colombiana con mayor cantidad de población infantil después de Bucaramanga, Barranquilla y Medellín. En cuanto a la labor desempeñada por los 14.059 niños, niñas y jóvenes que trabajaron en ella durante el 2016, el 48,3% fueron obreros o empleados de una empresa particular, el 28,1% se desempeñaron como trabajadores por cuenta propia, el 19,4% estuvieron en negocios familiares sin remuneración y el porcentaje restante trabajó sin pago en negocios o empresas familiares de otros hogares distintos al suyo.

“En general, los trabajos realizados por los niños y jóvenes en Cali son de baja cualificación, tales como comerciantes y vendedores, trabajadores de servicio y trabajadores no calificados”, concluye el informe.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo