Cali tiene cuatro examinadoras invidentes que detectan el cáncer de mama

La hermosa labor inició con un proyecto piloto en Cali debido a que esta enfermedad es la tercera causa de muertes de mujeres en el país.

Por Lina Uribe

Después de un proceso de formación que duró cerca de un año, Francia Papamija pasó de ser operaria en una fábrica de maquila a desempeñarse como examinadora táctil del proyecto Manos que Salvan Vidas, producto de un trabajo en equipo entre el Banco de Desarrollo de América Latina, la Secretaría de Salud de Cali y otras instituciones nacionales e internacionales.

El objetivo del programa fue aplicar en la capital vallecaucana un modelo implementado en Alemania que capacita a mujeres invidentes en la detección temprana del cáncer de mama a través del tacto, aprovechando el gran desarrollo que tienen de este sentido.

Actualmente, Francia hace parte de las cuatro mujeres que desarrollan esta bella labor en las ESE Ladera, ESE Antonio Nariño, Hospital Primitivo Iglesias y la ESE Rivera. Y es que el valor agregado salta a la vista: mientras un médico general puede tardar unos tres minutos haciendo un examen de seno, las examinadoras táctiles le dedican a esta tarea entre 30 y 45 minutos por paciente.

Durante el examen se aplica la técnica de Vals, que consiste en pegar cinco cintas en el área del pecho para examinar centímetro a centímetro y no dejar ningún espacio sin tocar. Pero antes de esto, las examinadoras tienen una charla con las pacientes para actualizar la historia clínica y hablar de los posibles factores de riesgo de esta enfermedad.

“Con este examen detectamos irregularidades, como masas en los senos, y remitimos a las pacientes a que se hagan exámenes avanzados para descartar el cáncer o para actuar en caso de que ya exista. Aquí no se puede hablar de prevención sino de detección temprana y esto es muy importante, muchas mujeres se dan cuenta de la enfermedad cuando ya les ha hecho metástasis”, aseguró Francia.


En Colombia, cada año aparecen aproximadamente 8600 nuevos casos de cáncer de mama. Se estima que 1 de cada 16 mujeres desarrollan esta enfermedad, y por ella mueren 1 de cada 50.


La discapacidad que se convirtió en bendición

Cuando tenía unos siete años, Francia se tropezaba con sus compañeros de la escuela porque no podía caminar en línea recta. Los médicos descartaban cualquier patología y le decían a su padre que era un problema psicológico, pero luego se fue agravando.

Con un examen avanzado le descubrieron desprendimiento de retina bilateral y dejó de ver cuando tenía aproximadamente 14 años. Ahora, a sus 34, está convencida de que esta discapacidad fue la que le ayudó a encontrar el propósito de su vida, que era ayudar y, por qué no, salvar a otras mujeres de una enfermedad tan común como el cáncer de mama, primera causa de muerte de las mujeres latinoamericanas.

“Este trabajo ayuda a que las personas invidentes nos sintamos útiles y podamos ayudar a la sociedad. Curiosamente, Cali es una ciudad en la que está aumentando progresivamente el cáncer de mama y los exámenes ya no deben empezar a hacerse desde los 50 años sino desde los 15. Todas las mujeres se deben revisar, hacer el autoexamen o acudir a alguna entidad en la que se lo puedan practicar”, añadió Francia.

Cientos de mujeres han pasado por los consultorios de las examinadoras táctiles durante los cuatro meses que lleva el proyecto. En la mayoría de ellas se nota el asombro cuando ven la duración del examen, pues están acostumbradas a las consultas fugaces que generalmente reciben en las Eps.

Se maravillan también con toda la charla sobre prevención y revisión constante que reciben durante el examen, ya que a veces se cometen muchos errores por desconocimiento. Por eso es que es normal que salgan y les cuenten a sus vecinas, a sus hermanas y a sus amigas, y luego todas quieran hacerse esta misma revisión.


Durante el primer periodo educativo, la revisión por parte de las examinadoras táctiles es gratuita para los beneficiarios del Sisbén. Los particulares que deseen acceder al servicio deberán pagar $5000 y no hay necesidad de pedir cita, se atiende según el orden de llegada.


Hasta el momento, Cali es la única ciudad de Colombia que tiene este proyecto en marcha. En los próximos meses se abrirá una segunda convocatoria para elegir a cinco mujeres invidentes que aprueben el proceso de formación, y más adelante se piensa replicar en Bogotá.


Tenga en cuenta estos cuatro síntomas para identificar anomalías en sus senos:

  • Sentirse masas en ellos o en lugares cercanos como las axilas
  • Presentar ‘piel de naranja’ alrededor de los pezones.
  • Notar un aumento de temperatura  en la zona.
  • Expulsar algún líquido por los pezones mientras no esté en etapa de lactancia

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo