Isabel Montaño, la viajera que ha conocido 12 países y creó una ‘Guía para mochileros’

Con su experiencia demuestra que es posible recorrer el mundo sin tener millonarios ahorros.

Por Lina Uribe

Recorrer el mundo. Esa fue la idea que empezó a crecer en la cabeza de Isabel cuando estaba niña y escuchaba las historias de viajes que le contaba un amigo de su mamá. Por eso en el 2010, mientras estaba estudiando su carrera de Comunicación Social, agarró la maleta y se fue para Perú durante unas vacaciones.

Hoy, siete años después, su lista suma 12 países recorridos en los que ha estado más tiempo de los días que habitualmente se toman para unas vacaciones antes de retomar la jornada laboral. Y, claro, durante la gran travesía de ir recorriendo el mundo o una parte de él también ha tenido que aprender a generar dinero para costear la alimentación, el transporte y el alojamiento.

El reto de vivir el presente

Esa vez, en Perú, Isabel conoció a un chico que andaba recorriendo continente y que la invitó a hacer un paseo ‘a dedo’, es decir, solicitando ‘aventones’ en las carreteras. Con su innegable espíritu de viajera, ella se le midió a esta aventura. Durante el trayecto supo que el muchacho costeaba sus viajes haciendo malabares en los semáforos y el día que decidió salir con él a trabajar, sin saber hacer nada y únicamente usando una nariz de payaso, recogió tan buen dinero que descubrió que para viajar no necesitaba grandes ahorros.

Esa es la vida de un mochilero. Vivir el día a día, explorar otras culturas, conocer gente, maravillarse con los paisajes y buscar alguna actividad que le permita suplir sus necesidades básicas. Isabel, por ejemplo, eligió las artesanías. Sin embargo, antes de llegar a este punto también hizo música, malabares y otras actividades que le hicieron posible ir explorando sus habilidades.

Se apasionó tanto entonces por viajar que cuando estaba terminando la universidad, como trabajo de grado, propuso hacer una investigación sobre los viajeros que recorrían en mundo haciendo distintos trabajos en cada lugar. Para comprender mejor el tema agarró de nuevo su maleta y se fue a recorrer Suramérica durante un año recogiendo las experiencias de todas estas personas que se topaba en el camino. Y cuando le llegó el momento de hacer la práctica laboral, eligió un proyecto en el que debía recorrer toda Colombia llevando arte a las comunidades vulnerables.

Si uno le pregunta cuál es la palabra que mejor describe a un mochilero, tal vez ella pueda decir que ‘Libertad’. Libertad de estar donde desee el tiempo que desee, sin estar atado a un trabajo, sin tener que pagar cuentas en bancos, sin depender de lo que hagan los demás para ser felices; Libertad para elegir cómo ganarse la vida, para decidir a qué hora sale y qué tanto va a hacer para reunir lo que necesite, libertad para decidir el próximo destino; libertad para hacer amigos, para hablar con la gente en la calle, para conocer otras culturas, para probar distintas comidas. Libertad, su palabra sería libertad. Libertad para vivir.

Una ‘Guía para mochileros’

Como esa libertad resulta ser contagiosa, Isabel descubrió que muchas personas tenían el deseo de empezar a viajar pero no sabían cómo hacerlo. Por eso creo ‘Guía para mochileros‘, un blog en el que da consejos sobre hospedaje, restaurantes, actividades para hacer en cada lugar, etc., y además comparte fotos y videos de sus viajes.

Gracias a este sitio web ha logrado inspirar a varias personas y ha podido conocer a otros viajeros que recorren el mundo en su misma condición. Y así los viajes ya no se quedan solo en su memoria y en sus alegrías sino que puede compartirlos con personas del mundo entero. Y así la libertad puede irse esparciendo un poco más a través del internet.

Enamorada de todos los países que ha recorrido, Isabel no puede definir cuál es su favorito. Sin embargo le fascinan Perú y México, donde ha conocido gente maravillosa. Ahora está en España y muy pronto volará hacia Francia, pues ya siente que es hora de recorrer Europa y descubrirlo así como hizo con América.

Su gran consejo para todos los que deseen viajar es que lo hagan. Que no lo piensen más, que se aventuren. Es como lanzarse en paracaídas, dice. Hay que tomar la decisión y en el camino se van descubriendo las maneras de lograrlo, siempre con una actitud positiva y todos los sentidos preparados para disfrutar las maravillas que ofrece cada lugar. ¿Y el miedo? El miedo nunca va a desaparecer por completo, pero hay que intentarlo.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo