Preocupación en Cali ante aumento de robo de medidores de agua potable

Emcali cree que un grupo de técnicos especializados estaría detrás del robo de medidores de bronce de gran tamaño. El panorama.

Por HEINAR ORTIZ CORTÉS

Unos 500 medidores de agua son robados cada mes en los predios de la ciudad, según reportaron las Empresas Municipales de Cali, una cifra que va en aumento y que tiene preocupados a los caleños y a las autoridades.

En efecto, para dicho dato se tiene en cuenta el hurto de medidores de una pulgada o menos, que son usados para domicilios unifamiliares o locales pequeños, que tienen un consumo de agua bajo o medio.

Lucierne Obonaga, directora comercial del área de Acueducto de Emcali, manifestó su preocupación ante el aumento de robos de este tipo de medidores, que según cuenta ella, anteriormente no eran más de 400 mensuales.

LE PUEDE INTERESAR: Si se rompe el jarillón, las pérdidas en Cali serían de más de $7 billones

Según explicó la funcionaria, las zonas donde más han aumentado los robos de los contadores de una pulgada o menos son el oriente de Cali o en la zona del centro, donde los criminales logran retirar el elemento en solo uno o dos minutos, después de golpear el tubo. Como resultado del hurto, el agua de la red queda botándose.

“Por cada medidor que es hurtado la ciudad pierde entre 4000 y 5000 litros de agua potable”, señaló el gerente de Acueducto y Alcantarillado de Emcali, Daniel Hernando Posada Suárez, al tiempo que   pidió a la ciudadanía denunciar ante las autoridades cualquier acción vandálica   contra la infraestructura de servicios públicos.

Pero la acción de los inescrupulosos contra la red de acueducto afecta no solo a Emcali, que debe disponer de personal y equipos para cerrar el flujo de agua y reponer el medidor. También afecta el bolsillo de los caleños, pues el medidor debe ser adquirido nuevamente por los clientes, a precios que oscilan entre los $154.000 y los $3’000.000, dependiendo el tamaño.

Porque además del robo de los medidores pequeños, otro tipo de hurto tiene aún más preocupadas a las autoridades de la Empresas Municipales de Cali: durante las últimas dos semanas, al menos 20 medidores de más de una pulgada han sido robados.

VEA TAMBIÉN: Hay un 70% de probabilidad que ‘La Niña’ llegue al Valle del Cauca en el segundo semestre

Obonaga explicó que son medidores elaborados en bronce, usados en edificaciones o empresas donde hay mayor consumo de agua.

“De esos antes no se robaban ninguno. Pero ya van 20 en menos de un mes, que han sido robados de unidades residenciales y edificios del norte y oeste de Cali, de barrios como Granada, Versalles o El Peñón”, manifestó la funcionaria.

Los medidores de bronce estarían siendo robados para desmantelarlos y venderlos en las chatarrerías de la ciudad, explicó Obonaga, quien añadió que a diferencia de los medidores pequeños, para poder robar uno de más de una pulgada es necesario contar con al menos cinco minutos, el conocimiento técnico y la herramienta adecuada.

“Los que están robando medidores más grandes no son habitantes de la calle, sino que serían personas más preparadas. Podría haber un grupo de personas calificadas técnicamente, dedicadas al hurto de medidores grandes. Eso es lo que estamos pensando que está ocurriendo. Estamos reuniendo las pruebas para presentar la denuncia a las autoridades”, aseguró Obonaga.

LE PUEDE INTERESAR: La revolución de la comida sobre ruedas: los ‘foodtrucks’ se tomaron Cali

La funcionaria hizo un llamado a la Policía Metropolitana de Cali y a la Secretaría de Gobierno para que intensifiquen los operativos y allanamientos contra las chatarrerías del centro de la ciudad, en aras de poder hallar el comprador del bronce de los medidores.

“Si los que se los roban no tienen quién los compre, pues seguramente no seguirán hurtándolos. También les pedimos que refuercen la vigilancia en estos sectores donde están aumentando este tipo de robos”, añadió.

Emcali recordó que al menos el 60% del agua que produce Cali no se logra facturar, por problemas técnicos (fugas imperceptibles en la red) o comerciales (conexiones fraudulentas, alteración de medidores, fugas por robos o asentamientos subnormales).

“Las pérdidas están estables. La curva no ha seguido con la tendencia a incrementarse, pero este tipo de acciones, como el robo de medidores, hacen que los esfuerzos que hacemos para reducirlas, sean en vano. Por eso hacemos el llamado a que las autoridades nos ayuden a acabar con estos hurtos”, recalcó Obonaga.

OTROS HECHOS: ¿El clima, la salsa, la gente? ¿Por qué los caleños somos felices?

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo