¿Se perdió la plata que les deben a los proveedores de la clínica Rafael Uribe Uribe?

Miles de millones de pesos, decenas de acreedores y dos de las empresas más prestigiosas del Valle del Cauca son los protagonistas de esta polémica, que promete llegar hasta los más altos estrados judiciales.

Por HEINAR ORTIZ CORTÉS
SOBRE LA DEUDA
$70.161

millones es el valor de la deuda reconocida por la Corporación Comfenalco Valle – Universidad Libre, antigua administradora de la Clínica Rafael Uribe Uribe, con los proveedores. Mientras, ellos reclaman poco más de $140.000 millones.

“Creemos que pudo haber mala fe en eso y por ello es que algunos de los proveedores hemos instaurado demandas por probable estafa agravada” . MARTHA LUCÍA LÓPEZ, ABOGADA Y VOCERA DE LOS PROVEEDORES DE LA RAFAEL URIBE URIBE. 

La construcción del Bulevar del Río costó $61.000 millones. La megaobra del puente de la Calle 70 con Carrera 8 costó $86.000 millones. La remodelación del Estadio Olímpico Pascual Guerrero costó unos $97.000 millones. El MIO Cable costó alrededor de $98.000 millones.

Todas estas obras costaron mucho menos que lo que le deben Comfenalco Valle y la Universidad Libre a más de 150 proveedores de bienes y servicios de la antigua clínica Rafael Uribe Uribe, según lo aseguró la abogada Martha Lucía López.

La jurista, vocera del grupo de proveedores afectados tras la liquidación de la Rafael Uribe Uribe, hace ya ocho meses, sostuvo que son más de $140.000 millones los que las dos reconocidas empresas tienen que cancelar, tanto a personas jurídicas como naturales.

“La situación es crítica. Son entre 150 y 200 proveedores los que tienen sus capitales comprometido por la falta de pago de Comfenalco Valle y la Universidad Libre. Estamos hablando de proveedores de todo tipo de bienes y servicios, necesarios para el funcionamiento de la clínica”, indicó la abogada.

LEA TAMBIÉN: Sigue la crisis de la salud en Cali: nuevo plantón en la clínica Comfenalco-Unilibre

Según López, entre los afectados hay proveedores de medicamentos, de laboratorio clínico, empresas de equipos de soporte terapéutico, empresas de apoyo de diagnóstico, empresas de suministro de personal de apoyo, lavanderías de ropa hospitalaria e incluso proveedores de servicios de fotocopias y proveedores de almuerzos para estudiantes de Medicina.

En efecto, denuncia la abogada, solo a la empresa Audifarma, proveedora de los medicamentos que se usaban en la Rafael Uribe Uribe mientras la manejaron entre Comfenalco Valle y la Universidad Libre, se le deben unos $30.000 millones.

“Todo el tema de la crisis, la indebida operación, la mala administración y las deudas que se generaron, son exclusivamente responsabilidad de la Universidad Libre y de Comfenalco Valle, empresas supremamente respetadas, pero que abusaron y ahora tienen como respuesta el silencio absoluto, de la indolencia y del abuso”, aseguró la vocera de los proveedores.

OTROS HECHOS: No más ‘guerra del centavo’ con los heridos: Alcaldía regulará ambulancias de Cali

Pero, ¿cómo llegó la deuda a tan exorbitante cifra? ¿Cómo surgieron los que conllevaron a la liquidación de la Rafael Uribe Uribe, que hoy tiene en vilo el futuro de más de 150 proveedores?

López asegura que todo es el resultado de la poca capitalización que tuvo la corporación que conformaron Comfenalco Valle y la Unilibre para manejar la clínica, hace poco más de seis años.

“La Corporación Comfenalco Valle – Universidad Libre fue creada con un capital inicial de $200 millones, sin tener en cuenta que la clínica necesitaba para su operación más de $12.000 millones mensuales. Evidentemente, el capital de trabajo era muy inferior a lo que la clínica requería”, subrayó.

LEA TAMBIÉN: La malaria tiene ‘en jaque’ a dos municipios del Valle del Cauca

Pese a la falta de capital inicial, indica la vocera, el prestigio de las dos entidades fue suficiente para que los proveedores se confiaran y ofrecieran sus servicios. “Lo que hicieron fue apalancar el funcionamiento de la clínica durante todo este tiempo con su cartera”, manifestó López.

Frente a las presuntas irregularidades, en 2014 la Superintendencia de Salud hizo una visita de control a la Corporación que administraba la Uribe Uribe y halló que su funcionamiento era inviable por falta de capital, dijo la jurista. Ante esto, el ente de control ordenó a Comfenalco Valle y a la Universidad Libre inyectar recursos.

Sin embargo, aseguró López, “la decisión que tomaron fue disolver la entidad, pero guardaron silencio por un año y solo procedieron a la liquidación en septiembre de 2015. Al guardar silencio todo ese año solo siguieron fiando más y ampliando la cartera, prometiendo pagos que no podían hacer”.

VEA TAMBIÉN: Incautan más de 300 tipos de medicamentos vencidos y reempacados en Cali

“Creemos que pudo haber mala fe en eso y por ello es que algunos de los proveedores hemos instaurado demandas por probable estafa agravada contra las personas que estuvieron encargadas de toda esta operación”, aseveró la vocera de los afectados, quien agregó que el proceso está en poder de la Fiscalía General de la Nación.

Sobre esta denuncia, el agente liquidador de la Corporación Comfenalco Valle – Universidad Libre, Fernando Hernández Vélez, le dijo a PUBLIMETRO que la deuda reconocida es de $70.161 millones y no de $140.000 millones, como dicen los proveedores.

“Los acreedores quirografarios (proveedores de la clínica) son en total 109. No sé de dónde sale la cifra de los $140.000 millones… Y pese a que se reconoce la deuda por $70.161 millones, el único activo para garantizar el pago de estos créditos es la cartera que las EPS le adeudan a la Corporación, una suma que asciende a $13.528 millones, pero catalogada como de difícil recaudo”, manifestó el liquidador.

“Si no se logra recuperar esa cartera, pues al final se va a quedar debiendo el total de la deuda reconocida. Ese es el estado actual de la liquidación. Sabemos que es algo complejo para los proveedores, pero ya hoy estamos diciendo que no hay cómo pagarles”, concluyó Hernández Vélez.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo