Proponen reforzar controles en entradas a Cali para cerrarle puertas a las drogas

Según el concejal Roberto Rodríguez Zamudio, las autoridades de Cali deben articular más los trabajos con la Fiscalía y el Ejército para fortalecer los controles en las fronteras.

Por PUBLIMETRO

Como producto de la proliferación de las bandas criminales, que se disputan el territorio para el negocio del microtráfico, los homicidios en Cali siguen en aumento, según lo afirmó el concejal Roberto Rodríguez Zamudio.

El cabildante aseguró que mientras en los primeros tres meses y medio de 2015 hubo en Cali 372 homicidios, entre enero y mediados de abril de este año hubo 396, según la estadísticas de la misma Policía Metropolitana.

LEA TAMBIÉN: PAZcífico, el plan del presidente Santos que le ha cambiado la cara a Buenaventura

Rodríguez Zamudio manifestó que el aumento se debe a que Cali se ha convertido en el foco de recepción y distribución de los alucinógenos que se producen en el sur de Colombia, y que salen exportados hacia otras zonas del país u otras naciones.

Esa situación mezclada con otros factores, como el sicariato, las oficinas de cobro y el flagelo del ‘gota a gota’, modalidad de lavado de dinero producto de la venta del microtráfico, crean un caldo de cultivo generador de violencia, según el edil.

“Las incautaciones de cocaína disminuyeron de 314 kilos en el año 2015 a escasos 52 kilogramos en lo corrido del 2016. Esta situación demuestra que las concesiones dadas a los narcoterroristas   de las Farc, como la suspensión de operaciones aéreas para destruir cultivos de coca y laboratorios al igual que la erradicación manual, hacen que la producción crezca de manera vertiginosa ante la mirada complaciente del gobierno”,   señaló el concejal.

LE PUEDE INTERESAR: Hasta policías colaboraban con red de microtráfico desarticulada en el centro de Cali

Ante el panorama, el cabildante instó a que la Policía Metropolitana de Cali aumentara los controles y los puntos de control en las fronteras de la ciudad, sobre sectores como Palmira, Candelaria, Puerto Tejada y Jamundí, debido a que es del sur del país donde proviene el alcaloide y la marihuana que hoy se encuentra en venta y consumo en toda la ciudad.

“Esos controles debe coordinarlos la Policía como encargada del área metropolitana pero requiere el apoyo del Ejército y de la Fiscalía para que el andamiaje contra el crimen sea inmovilizado. De no tomar cartas en el asunto ahora, Cali y el país seguirán en la mira de los radares internacionales que ven al país no solo como productor, sino también como un gran consumidor, y la capital del Valle como una de las más violentas del mundo”, afirmó Rodríguez Zamudio.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo