Recogiendo las basuras, Walter y Jaime se convirtieron en los ‘guardianes’ del río Pance

Dos caleños comprometidos con el medio ambiente y el agua han estado dándole primeros auxilios al río Pance. Hasta hace poco no se conocían. Estas son sus historias.

Por HEINAR ORTIZ CORTÉS
“Estamos cubriendo unos 6,7 kilómetros del río, entre el Ecoparque de la Salud y la zona de San Francisco. Un 40% del material que recogemos es aprovechable”. WALTER VEGA.

De los 400 kilos de residuos sólidos que recoge cada lunes desde hace 16 años Walter Vega en el río Pance, lo que más lo impresiona son los desechos de rituales. “Riegos, cosas de brujería y santería, animales desangrados, a veces gallinas, gatos. Un día encontramos algo enterrado, pensamos que era una persona y llamamos a la Policía. Cuando escarbaron encontraron una oveja”.

Un olor a leña y pasto mojado inunda el establecimiento, uno de esos tradicionales estaderos ubicados en La Vorágine, donde miles de caleños van a tomar sancocho de gallina cada fin de semana. Vega; de 31 años, manos gruesas y mirada tranquila, continúa su relato. Al fondo, suena el agua surcando las piedras.

“Lo más bonito es levantarse el martes en la mañana y ver el río limpio. Ver cómo el sol se refleja en el agua con buen caudal. Como yo vivo en el territorio, cuando uno madruga y ve toda la naturaleza, los pájaros, uno siente ese respiro del río que le agradece a uno lo que hace. Eso es lo mejor. Lo más triste es como lo deja la gente. Es muy triste llegar el lunes y encontrarlo vuelto nada”, dice.

LEA TAMBIÉN: Todo lo que tiene que saber sobre el proyecto de la ampliación de la vía a Pance

Vega es uno de los ‘guardianes’ que tiene el río Pance, uno de los famosos siete ríos de Cali, pero según las autoridades, el único que todavía tiene agua de buena calidad.

Mediante su recuperadora de materiales, la empresa Ciclos, todas las semanas, después del agitado fin de semana recreativo de los caleños en el afluente, Walter recorre las riberas del río en compañía de cuatro jóvenes también habitantes del Pance, recogiendo botellas, empaques, latas e incluso toallas higiénicas y condones.

“Estamos cubriendo unos 6,7 kilómetros del río, entre el Ecoparque de la Salud y la zona de San Francisco. Un 40% del material que recogemos es aprovechable. Actualmente con la Fundación Amigos de los Ríos estamos haciendo pulseras y bolsos con el material, también con mujeres del corregimiento”, explicó Vega.

LE PUEDE INTERESAR: Con subestación de tránsito y nuevas vías, Alcaldía de Cali espera mejorar movilidad en el sur

Por ejemplo, con las argollas de las latas de cerveza o gaseosa están fabricando accesorios para mujer y con el plástico que recolectan hacen llaveros que regalan en las jornadas de educación ambiental que hacen con niños de colegios que van a conocer el proceso que hacen en Pance.

“Unas 25 personas se ven beneficiadas directamente con nuestro componente social. Pero también se benefician los colegios que vienen a jornadas de educación ambiental, los acueductos de la comuna 22 y las universidades, que captan agua del río. También se benefician los turistas que vienen a Pance los fines de semana, que son mínimo 40.000. A la final, todos los caleños estamos beneficiados con lo que hacemos”, señala Walter.

Frente a nosotros, en la misma mesa del establecimiento de La Vorágine, escucha Jaime Andrés Osorio. Su historia es diferente, pero es, en definitiva, otro de los ‘guardianes’ que tiene el río Pance.

VEA TAMBIÉN: Aterciopelados: los rockeros que le apuestan a la música con conciencia ambiental

‘Mito’, como lo conoce la mayoría de la gente, ya ha realizado dos jornadas relámpago de limpieza del río Pance, armado con bolsas de basura, piquetas, guantes, tapabocas y unos pocos buenos amigos, convocados por redes sociales.

“Vengo haciendo esto desde el mes de enero, pues un periódico publicó una galería de cómo habían quedado los ríos después de las fiestas de Año Nuevo. La primera jornada la hicimos el 9 de enero y llegaron 30 personas. La idea era recorrer un kilómetro, pero en 200 metros llenamos las 120 bolsas que teníamos. Recogimos unos 150 kilos de basura”, dice Osorio.

Ahora, ‘Mito’ se encuentra planeando la tercera jornada relámpago de recolección de basura en el río Pance. Desea que el clima le ayude, para poder contar con la colaboración de quienes le ‘copien’ la idea en Facebook, además del apoyo logístico de Promoambiental y, ojalá, del Dagma.

LE PUEDE INTERESAR: Así avanza la recuperación de la Laguna de Sonso, principal humedal del Valle del Cauca

“El recurso más importante que tiene la humanidad es el agua y creo que debería ser la prioridad de todo ser viviente, es la base de las plantas, animales, humanos, es algo que de verdad necesitamos y que si no lo cuidamos, no existimos”, dice Osorio.

Walter y ‘Mito’ se conocieron por casualidad, esta semana, en una capacitación en una universidad. Sin saberlo, y guardando las proporciones de sus dos iniciativas, se encuentran ambos luchando contra la contaminación en el río Pance. Recogiendo basura que otros dejan.

“Un día nos visitaron los chicos de Herencia de Timbiquí y nos dijeron “no, pelado, el día que a usted se le acabe la basura, se le acaba el trabajo”. Y sí, pero el día que eso ocurra yo seré feliz. Ya buscaremos qué otra cosa ponernos a hacer. El ideal es que no haya basura en el río. Todos nos dedicamos 100% a esto y vivimos de esto”, concluye Walter.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo