Con baile quieren alejar de la violencia a los jóvenes del Distrito de Aguablanca

Unos 250 muchachos de la comuna 21 de Cali, con edades que van de los 11 a los 18, serán capacitados por la Fundación ‘Vive Bailando’ para aprender a bailar y a ser “mejores personas”.

Por HEINAR ORTIZ CORTÉS

La comuna 21 se encuentra en el extremo oriental de Cali, arrinconada a orillas del río Cauca e incrustada en el Distrito de Aguablanca. Allí viven más de 100.000 personas, apretadas en poco más de 18.860 viviendas, construidas en 955 manzanas, organizadas en ocho barrios y seis urbanizaciones.

Y digo apretadas porque mientras en el resto de la ciudad el promedio de habitantes por hectárea, algo que los expertos llaman “densidad bruta”, es de 168,7, allá, en la comuna 21, en ese rinconcito olvidado de Cali, la cifra es de 190,9.

La comuna 21 es un hervidero. Allá, en esa esquina de esa ciudad que se hace llamar ‘la Sucursal del Cielo’, el 80% de las personas no pasan del estrato 1. Allá hay barrios donde te mueres por cruzar de una esquina a otra, por no pagar extorsión para poder vivir en tu propia casa o, simplemente, porque una bala perdida te encuentra en su camino.

LEA TAMBIÉN: Las armas de fuego acabaron con la vida del 80 % de los niños asesinados en Cali este año

En medio de todo eso están ellos: los 460.000 niños y niñas de la comuna 21, esos que se mueven entre el peligro absurdo que significa crecer y la dureza de la calle. Entre el hambre y los sueños lejanos de un mejor mañana.

Pero la comuna 21 es también el escenario de muchas batallas. Luchas por lograr vencer el barrio y sobrevivir. Batallas de vida o muerte. Batallas como la que comenzarán a dar desde este sábado 250 muchachos de ese rincón de Cali, de la mano con la Fundación ‘Vive Bailando’.

“Enseñarles a bailar o fortalecer sus habilidades de baile es   una parte secundaria de este proyecto. En ‘Vive Bailando’ nosotros no formamos 250 bailarines profesionales, sino 250 mejores personas”, dice la directora ejecutiva de la Fundación, Clemencia Vargas.

***

‘Vive Bailando’ nació es una iniciativa de emprendimiento social que utiliza el baile como instrumento pedagógico y como herramienta cognitiva para poder hacer procesos de cambio, específicamente, en los adolescentes.

“Aunque también trabajamos con la familia y con la comunidad. A través del baile fomentamos el liderazgo, la comunicación asertiva, el trabajo en equipo, el conocimiento del cuerpo, la educación sexual y reproductiva, la prevención del consumo de sustancias psicoactivas y se fortalece la disciplina, la tolerancia y la autoestima”, explica Vargas.

LE PODRÍA INTERESAR: Más de 40 ‘gringos’ llegan a enseñar inglés en las escuelas públicas de Cali

La Fundación ‘Vive Bailando’, que cuenta con el apoyo de Naciones Unidas, la Embajada de Suecia y Fenalper, lleva tres meses preparando lo que será el programa de la comuna 21, una iniciativa similar al trabajo que ya han realizado procesos similares en sectores vulnerables de Bolívar, Meta, Antioquia, Tolima y Bogotá.

“El objetivo del proyecto, especialmente en la comuna 21 donde hay bastantes enfrentamientos entre pandillas, índices de violencia alta, embarazos en los adolescentes, es poder darles a los jóvenes las herramientas para que ellos primero puedan tomar mejores decisiones y hacer de su vida una vida responsable”, explica Vargas.

***

Con el baile como herramienta pedagógica, según cuenta Vargas, ‘Vive Bailando’ le brindará una nueva alternativa a los muchachos de la comuna 21. “No nos interesa si el joven ya baila, no baila o baila muy bien. Cali tiene un talento innato en el baile, cosa que estamos también muy emocionados porque le da un toque especial a este proyecto”, dice.

QUIZÁ QUIERA LEER: ¿Helado de chontaduro? Así es ‘Lengua de mariposa’, la heladería que sabe a Cali

Ritmos como break dance, hip hop, pop, salsa, merengue, bachata y danza contemporánea y clásica, son los bailes que utilizará ‘Vive Bailando’ en la intervención que realizará en la comuna 21.

Después de inscribirse esta semana, los 250 jóvenes, con edades que van entre los 11 y los 18 años, comenzarán las clases este lunes. Inicialmente serán cuatro meses y estarán organizados en cinco grupos de 50. Al final, si el proceso surte sus frutos, los muchachos serán bailarines profesionales y podrán disponer de este conocimiento como una alternativa para subsistir.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo