Royal Enfield Rumbler 500: la clásica motocicleta para rodar y rodar

Con el diseño de las típicas motocicletas de crucero, la Royal Enfield Rumbler 500 ofrece un diseño clásico y una posición más relajada para poder manejar por las carreteras del país.

Por Juan Manuel Reyes Fajardo

La oleada de motocicletas de motores mayores a 200 centímetros cúbicos tiene una razón de ser: el mercado ha evolucionado y más personas buscan motos diferentes a las básicas. Las motos de crucero son uno de los segmentos que más ha crecido, y la Royal Enfield Rumbler 500 buscará llevar a la marca británica hecha en India estos aficionados.

Primero, un concepto. Las motos de crucero, a diferencia de las deportivas o de las de calle, tienen una curva de torque mucho más plana y motores más grandes que los normales. Aunque esto hace que no tengan tanta potencia con respecto al cilindraje como otras motos deportivas, sí ofrecen un desempeño más orientado a viajes largos en carretera.

Con 27 caballos, la Royal Enfield Rumbler 500 no tiene dificultades para avanzar (también hay una versión de 350 centímetros cúbicos y 20 caballos). Eso sí, el torque máximo de 41 Newton-metro permite arrancar ágilmente en carretera, llegar a una velocidad para rodar en carretera rápidamente y acomodarse para disfrutar el viaje.

Es aquí donde más se destaca la Rumbler. Con un asiento para el piloto rebajado y un tanque de combustible rediseñado para acomodar 20 litros de combustible, conducir esta motocicleta es cómodo en viajes largos sin necesidad de tantas pausas. Así mismo, el progreso no te siente tan forzado como en otras motos deportivas: uno tiene la certeza de que llegará con más facilidad, aunque no tan rápido.

Para esto, ayudan los manillares, más elevados para ubicar una posición natural en los brazos del conductor, y los apoyapies más bajos de lo normal. El asiento del pasajero es elevado y puede ser desmontado para reemplazarlo por alforjas, bidones y otros elementos para transporte de equipaje y carga.

El diseño, además de pensar en la comodidad, ofrece un aspecto que, en la mayor tradición de las motos de Royal Enfield, remite a las grandes fábricas británicas de los años de posguerra. Aunque no es tan radical como la Bullet o la Desert Storm, tiene detalles cromados en sus suspensiones, manillar y en el motor, que se combinan con los elementos metálicos de la carrocería para asemejar un diseño clásico en carretera.

Seguridad maniobrable

Para los riesgos de la carretera, la Royal Enfield Rumbler 500 llega con un sistema muy eficiente de frenado, que cuenta con discos en ambas ruedas. Los delanteros, sólidos de 280 milímetros, tienen doble calliper, mientras que los traseros tienen 240 milímetros y un calliper. Además, las llantas tienen un perfil diferente (rin 19 adelante y rin 18 atrás) para asegurar el reparto adecuado del peso y la tracción en curvas.

Dos detalles de seguridad son la presencia de luces LED tanto en el elemento visual delantero como en el stop trasero. Esto no solo facilita que el piloto tenga una iluminación adecuada de su recorrido de noche: también ofrece visibilidad para los ocupantes de la carretera.

Todos estos elementos hacen de la Rumbler 500 una versión muy interesante para las carreteras y autopistas de Colombia. Además, el diseño y la construcción en la India de Royal Enfield han mejorado notablemente desde su llegada a Colombia, con lo que más personas empiezan a mirar este producto. No es un mercado muy abultado, pero la competencia se ha enfocado más en motos tipo enduro y deportivas. Los 'gomosos' que quieren una motocicleta para rodar con tranquilidad lo esperan.


Ficha técnica

Modelo: Royal Enfield Rumbler 500 2017

Motor: monocilíndrico, 496 c.c.. 27,3 caballos a 5250 rpm.

Transmisión: manual, 5 velocidades.

Precio: $14'990.000

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo