KTM Duke: Las 'bestias' de media cilindrada para los gomosos

Las nuevas KTM 250 Duke y KTM 390 Duke son las principales armas de la marca austríaca para buscar el mercado de motos de alta gama con cilindradas menores a 500 centímetros cúbicos.

Por Juan Manuel Reyes Fajardo

Trancones, huecos, parqueaderos, y el alto costo de los automóviles hace que la gente piense cada vez más en subirse a una moto. El mercado de las motos de gama alta ha crecido de manera exponencial, y las marcas de supermotos como KTM también buscan un pedazo del pastel. La nueva KTM 250 Duke y la 390 Duke son dos de estas oportunidades para que los fanáticos de las motos entren a las grandes ligas globales con productos sencillos y al alcance del público.

Claramente, una moto de este nivel no es un producto básico, como el que uno podría ver repartiendo domicilios. Estas motos son de alta potencia en sus motores, parte de la gran experiencia de la marca austríaca en las competencias de motociclismo más duras, como los Rally Dakar.

Justamente, la nueva KTM 250 Duke y la nueva KTM 390 Duke se basan en una moto tan monstruosa que la propia marca denomina “la bestia”. La KTM 1290 Superduke es la motocicleta de mayor prestigio de la marca, con una potencia increíble de 180 caballos y un peso mínimo, de 189 kilos. La relación de potencia es la que tenían las motos de competencia en los años 1990.

Por supuesto, semejante “bestia” no es para todos, por lo que el mismo chasis se adaptó para recibir dos tipos de motor distintos: ambos de un cilindro, y de capacidades reducidas Esto hace que la potencia vuelva a niveles terrenales, pero produce además una moto más sencilla de conducir.

Con la estética de miembros cruzados pintados en colores contrastantes (blanco y naranja), y tubos de acero expuestos, ambas motocicletas tienen un diseño espectacular, que refuerza la sensación de deportividad. Además, el bajo peso hace que crucen de forma brillante en las carreteras con curvas.

Ambas motos también cuentan con elementos llamativos como la nueva imagen de KTM, con luz delantera de doble elemento vertical y sistema LED tanto en las luces delanteras como en las direccionales y stops traseros, así como suspensiones telescópicas invertidas, que ofrecen no solo una estética agresiva, sino que facilitan el agarre.

La mecánica por delante

La diferencia, como lo indican sus nombres, es el motor. Ambos son motores de un cilindro adaptados para cumplir con las normas Euro 4 para motocicletas. Cuentan con sistema de acelerador electrónico fly by wire, como el de los aviones, y radiadores para poder exprimir la mejor potencia a su capacidad.

En el caso de la nueva KTM 250 Duke, el motor es de 249 centímetros cúbicos, con una potencia de 29,5 caballos. Esto le da una agilidad importante para salir en ciudad, combinada con la caja de 6 velocidades. Tiene un disco de freno delantero Bybre (Brembo hechos en India) de 300 milímetros, y uno trasero Bybre de 230 milímetros, suficientes para detenerla de forma excepcional.

Por su parte, la nueva KTM 390 Duke tiene un motor más grande: 373 centímetros cúbicos, que producen 43 caballos. Los frenos mejoran: el disco delantero pasa a ser de 320 milímetros, pero la moto además cuenta con sistema ABS desactivable parcial y totalmente, para quienes quieren vivir una experiencia aún más agresiva.

Esta se complementa con los tanques de alta capacidad, 14 litros en ambas versiones. Finalmente, cuentan con un tablero de cristal líquido a color, con iluminación que se ajusta automáticamente a la luz en el ambiente y a la temperatura del motor, y con un sistema Bluetooth para conectar celulares, recibir llamadas y oír música mientras conduce.

Tanto para los ‘gomosos’ que quieren subir de las motos de marcas masivas, como para quienes quieren una moto de lujo para salir del carro y ahorrarse más de un trancón, estas KTM son opciones muy destacadas. Su precio será de $15’990.000 para la 250, y de $19’990.000 para la 390.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo