logo
Bogotá
 /
Bogotá 12/07/2020

Cadáver de abuelo muerto por COVID-19 tardó más de un día en ser recogido en una casa en Bogotá

El cuerpo del hombre de 91 años estuvo envuelto en un plástico por 25 horas.

Una familia vivió un drama porque nadie se hizo cargo del cuerpo de don Héctor Riveros. Cadáver de abuelo muerto por COVID-19 tardó más de un día en ser recogido en una casa en Bogotá.

Un presunto error para registrar el deceso habría ocasionado las demoras.

Según le contaron a El Tiempo, la familia desesperada llamava a la EPS, IPS y diferentes funerarias, que se pasaban la responsabilidad entre ellas, mientras el cuerpo permanecía en la casa soltando algunos fluídos y malos olores.

Un suceso traumático, teniendo en cuenta, además, el dolor por la pérdida de este ser querido.

El diagnónstico de positivo para coronavirus  de don Héctor fue el dos de julio, y a raíz de allí sus síntomas empeoraron rápidamente. También era paciente con cáncer.

En este momento, su esposa, que también dio positivo, se encuentra en una UCI, mientras que algunos de sus hijos, que también tienen COVID-19 pero presentan síntomas leves hacen cuarentena en casa.

Cadáver de abuelo muerto por COVID-19 tardó más de un día en ser recogido en una casa en Bogotá

A las 2:15 de la mañana del viernes don Héctor falleció. Las hijas, en medio de su dolor, primero llamaron a la línea 123 para notificar el deceso y preguntar qué hacer. De ahí les dijeron que se comunicaran con la EPS y con la Secretaría de Salud. A las 9 de la mañana representantes de una IPS llegaron a la casa, registraron el fallecimiento y ayudaron a envolver el cadáver en un plástico, relata el citado medio. “Más tarde se comunican con ustedes para que recojan el cuerpo”, les dijeron.

Pasaron las horas sin que nada ocurriera y comenzó otra ronda de trámites. Ni la EPS, ni la Secretaría de Salud ni la funeraria daban una respuesta concreta porque aseguraban que no veían reflejado el certificado de defunción en la plataforma dispuesta por el Ministerio de Salud para tal fin. El desespero aumentaba en la familia.

Buscaron ayuda en los medios de comunicación y directamente con funcionarios de la Secretaría de Salud, y 25 horas después, en la madrugada de este sábado, trabajadores de la Funeraria Gaviria, ya con la autorización en mano, llegaron al apartamento ubicado en el barrio Pablo VI a recoger el cuerpo de don Héctor.

MÁS NOTICIAS DE COLOMBIA Y EL MUNDO, AQUÍ.