Los dos golpes que dejan a TransMilenio por la Séptima en veremos

La solicitud de la Procuraduría, sumada a la decisión de un juez, tiene en aprietos el futuro de la megaobra.

Por Ginna R. Sánchez

TransMilenio por la carrera Séptima es uno de los proyectos bandera de la actual Administración y uno de los principales temas de debate entre los candidatos que aspiran suceder a Enrique Peñalosa.

En medio del rifirrafe entre el Distrito, los diferentes sectores políticos y opinión ciudadana, la Procuraduría sentó un precedente en el proceso, tras solicitarle al Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) suspender el proceso de contratación “ante la falta de certidumbre sobre la armonización de los estudios y diseños de la troncal de TransMilenio por la Carrera Séptima, con las obras a ejecutar del plan parcial El Pedregal, lo cual podría generar una eventual parálisis en la construcción del proyecto”.

Adicionalmente, el Ministerio Público abrió investigación disciplinaria contra la directora del IDU, Yaneth Mantilla, y otros siete funcionarios, por presuntas irregularidades en la licitación LP – SGI-014 de 2018 por más de $2 billones de pesos, para la construcción de la troncal de TransMilenio por la Carrera Séptima de Bogotá.

La trascendental decisión del Distrito

Ante la solicitud de la Procuraduría, el IDU anunció este miércoles la suspensión provisional de la licitación de TransMilenio por la Séptima.

La directora del Instituto, Yaneth Mantilla, aseguró que durante la suspensión se aclarará todo lo relacionado con el Plan Parcial el Pedregal: “Somos respetuosos de los entes de control y ellos mismos nos han acompañado en todos los procesos. Vamos a aclarar las dudas que tiene la Procuraduría y recordamos que donde se pide la aclaración es tan solo un punto específico, y no a lo largo de los 20 kilómetros del proyecto. Vamos a hacer las mesas de trabajo respectivas para aclarar que el proyecto está armonizado”.

De este modo, la funcionaria aclaró que la solicitud de suspensión del Ministerio Público hace referencia a un aspecto urbanístico relacionado con las obras (cargas urbanísticas) a cargo de un privado, mediante el Plan Parcial El Pedregal, ubicados en solo uno de los ocho tramos del proyecto (Carrera Séptima con Calle 100).

Según dijo, en su solicitud, la Procuraduría no hace reparos asociados a la selección objetiva o transparencia de la licitación pública que adelanta la entidad: “esta es una troncal que trae muchos beneficios para las personas que viven a los extremos y que hoy se demoran dos horas en llegar a sus sitios de trabajo y estudio. Para ellos trabajamos y sabemos que con este proyecto tendrán más tiempo para estar con sus familias”.

Otra piedra en el zapato

Horas después del anuncio del IDU, el proyecto recibió otra estocada, ya que el Juzgado Administrativo 49 de Bogotá también ordenó la suspensión de la adjudicación de la licitación de la troncal de TransMilenio por la carrera Séptima, que estaba prevista para el próximo 2 de mayo.

Con esta decisión, la justicia responde a una acción popular interpuesta por los habitantes del Edificio Altos de la Cabrera, una propiedad horizontal ubicada en la Avenida Circunvalar con calle 84.

En la acción, la comunidad alega irregularidades y posibles afectaciones con la construcción de las obras, entre otras cosas, porque el Edificio se ubica en una zona de amenaza media y alta de deslizamiento.

El juez tomó esta medida “hasta tanto se remitan las documentaciones solicitadas y se resuelva lo concerniente a la medida cautelar deprecada (solicitada) en el presente proceso”.

Frente a este nuevo  traspiés, el IDU informó que se encuentra preparando la información que será presentada al juez, solicitada dentro del proceso de medidas cautelares.

Lo cierto es que mientras se resuelven estos pleitos, la megaobra, proyectada de la calle 32 hasta la calle 200, queda en veremos.

Los que están a favor y en contra 

Para Mauricio Rico, director de Corposéptima, frenar este proyecto es “perder una oportunidad de avanzar en resolver un tema álgido para la ciudad, y es que Bogotá hoy no tiene un sistema masivo. Bogotá no aguanta más y una de las primeras consecuencias es limitar la posibilidad a los ciudadanos que tengan un sistema completo, que les mejore su calidad de vida y tiempos de desplazamiento”.

Frente al pronunciamiento de la Procuraduría y la decisión del juez, Rico asegura que desde la corporación de vecinos de la carrera Séptima sienten “desazón con el tema”, porque al proyecto se “le ha metido mucho tiempo, recursos y trabajo. Uno lo que siente es como si odiaran a Bogotá y no le quisieran permitir su desarrollo y avance”.

Contrario a esta posición, desde el comité ciudadano Defendamos la Séptima, celebran la suspensión del proceso licitatorio.

“Celebramos que por esta vez el Distrito acate la recomendación de la Procuraduría. Creemos que hay un riesgo grande en la ejecución del proyecto si se hace como está y sabemos que son más las irregularidades que hay. Seguiremos en los caminos de los juzgados, organismos de control y en las calles para hundir este proyecto”, aseveró Sebastián Rojas, vocero del comité.

Los dos golpes que dejan a TransMilenio por la Séptima en veremos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo