La oscura historia detrás de la víctima de sicariato del Carulla de la 116

El asesinato de Ezequiel Rodríguez Hoyos en un Carulla del norte de Bogotá estaría relacionado con la oficina de cobro del San Andresito de la 38.

Por Sergio Trujillo

El pasado lunes 18 de marzo un hombre fue asesinado dentro del Carulla de la 116 con 15 en Bogotá. Poco después se supo que su nombre era Ezequiel Rodríguez Hoyos y que posiblemente tenía pocos días de haber llegado al país. Sin embargo, investigaciones recienten han revelado que el crimen podría estar relacionado con hechos del pasado de la víctima.

Consternación dejó el asesinado de Rodríguez Hoyos a inicios de esta semana. En plena luz del día, tres hombres se acercaron mientras él charlaba con varios acompañantes en la zona de comidas del Carulla y le propinaron varios disparos. Después del ataque, los sicarios se encontraron con un cómplice afuera y escaparon en motos de alto cilindraje.

Desde entonces la ciudadanía se ha preguntado por la razón de este asesinato. Ante esto, el diario El Tiempo publicó recientemente una investigación que repasa algunos datos del pasado de Ezequiel Rodríguez Hoyos.

Según la investigación, la víctima habría llegado a Estados Unidos en los años 90. Sin embargo, terminó implicado en una redada antinarcóticos de la DEA en Florida. Como resultado el hombre fue deportado y no habría vuelto jamás a ese país.

Se dice que desde entonces Rodríguez Hoyos se dedicó al comercio en Colombia alejado de la ilegalidad. Sin embargo, para las autoridades resulta sospechoso que se haya ordenado su muerte en esas condiciones.

Por eso se están investigando versiones que dicen que el hombre tenía relaciones con el grupo "Los Cambalacheros". Dicho colectivo está integrado por comerciantes que canjean bienes como haciendas o edificios a todo tipo de personas, incluidos mafiosos que vuelven de pagar condenas en Estados Unidos.

Pero eso no es todo. También se están evaluando rumores que dicen que un familiar suyo tenía relaciones con la mafia.

Además, las autoridades confirmaron que los sicarios eran de origen costeño (al igual que él) y que fueron contratados por la oficina de cobro del San Andresito de la 38.

La oscura historia detrás de la víctima de sicariato del Carulla de la 116

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo