“No vengo a cazar oportunidades políticas”: Claudia López

La exsenadora y precandidata a la Alcaldía de Bogotá por la Alianza Verde dejó claro que no quiere usar a Bogotá como un trampolín para buscar una presidencia y más bien quiere sacar adelante a la ciudad que la vio nacer. Hablamos con ella sobre su aspiración

Por Pamela López

Entrevista con Claudia López por la Alcaldía de Bogotá

 

¿Cómo le ha ido con la campaña?, ¿por qué se decidió finalmente?

El último año fue muy bonito. Salimos de la campaña presidencial y después se vino la consulta anticorrupción. Luego me fui porque quería terminar mi doctorado, para mí, la academia es un espacio muy bonito y a eso me quiero dedicar cuando acabe con la política. Ya con eso avanzado, decidí lanzarme porque siento que Bogotá está en la mala, hago parte del 75% de los bogotanos que estamos dolidos, tristes con lo mal que está la ciudad.

Hoy en día, después de cuatro años de gobierno de derecha en plena, la mayoría de los bogotanos piensan que la ciudad está mal. Es tal el nivel de irracionalidad y saboteo que creo que es necesario unirnos como ciudadanos para sacar adelante a Bogotá.

El día del lanzamiento de su campaña dijo que no haría TransMilenio por la Séptima, ¿cuál es su propuesta para la vía?

No va y no es un capricho, porque tenemos que hacerle caso a las cifras y a la evidencia. Los expertos en tráfico dicen que si tenemos hasta 20.000 pasajeros en hora sentido eso aguanta con buses; y si usted tiene más de 35.000 pasajeros hora sentido, pues hay que hacer tránsito a TransMilenio; y si se superan los 35.000 pasajeros hora sentido se necesita metro. Eso es tan sencillo como ponerlo en el POT y tener claro cómo funcionaría.

Otro punto es que, desde 1954 hasta hoy, todos los diseños han dicho que el metro debe ir desde Bosa, Kennedy, subir por Antonio Nariño, llegar al borde occidental en la Caracas y luego bajar hacía Suba hasta Engativá.

¡El POT del 2000 Peñalosa dice eso! Pero el metro del que nos están hablando hoy es medio metro en vez de una línea completa.

Esto tiene una razón y es que Peñalosa quiere liberal plata para hacer una troncal de TransMilenio por la Séptima, en donde se mueven entre 15.000 y 20.000 pasajeros hora en donde no es necesario meter ese sistema, en vez de hacer un metro completo.

Si la plata fuera infinita hacemos una primera línea de metro completa hasta Suba-Engativá, hacemos un tranvía ligero sobre la Séptima, hacemos la troncal de la Boyacá y hacemos la ALO completa de norte a sur, pero como la plata no es infinita nos tenemos que basar en el metro.

Mi propuesta sobre la Séptima es que desde El Codito hasta el centro tengamos un carril exclusivo con buses eléctricos, arborización, paraderos seguros, buen espacio público y bien iluminada. Así liberamos plata para completar la línea del metro.

Entonces la prioridad será el metro…

Sí, esa es la prioridad. Y todo el metro que podamos hacer de hoy en adelante, mejor. Hay que hacerlo porque llevamos 50 años de atraso, porque esta ciudad nos está envenenando y eso certificado por el Instituto Nacional de Salud que dice que en Bogotá mueren más personas por la calidad del aire y lo que envenena el aire es el diésel de TransMilenio, los camiones y los carros particulares.

Todo lo que podamos reemplazar de diésel se reemplazará y el metro tiene esa ventaja, es eléctrico, es energía limpia y es lo que va a mayor velocidad y nos ahorra los trancones. Entonces vamos a completar la primera línea del metro y lo vamos a llevar hasta Engativá porque por la 80 ya no cabe nadie.

¿Qué va a hacer con el Sitp provisional?

Este es uno de los temas más urgentes que debe resolver Bogotá. Qué le propongo a los que tienen el Sitp: que en vez de andar peleando, tanto ellos como la ciudad, nos declaremos víctimas de Samuel Moreno porque nos vendió unos contratos chimbos y nos sentemos a negociar, unámonos, hagamos una mesa de concertación junto a la Procuraduría y Contraloría por solidez jurídica, y volvamos a reasignar rutas y sectores de acuerdo a una demanda real. El Sitp en 15 años nos puede costar lo que un metro sino solucionamos el problema.

Usted habló de unir a los municipios aledaños con Bogotá…

Sí, hay que crear la región sabana unida. Somos los mismos colombianos, pero la inmensa mayoría de los que están en los municipios aledaños viene a estudiar, a trabajar, se mueven en Bogotá. La gente que vino con explosivos del ELN y nos mató a 23 cadetes entró por el sur de la ciudad, se vino por Soacha, cruzó Usme, llegó a un garaje, se atravesó la ciudad y mató a 23 personas.

No los pararon en Fusa, ni en Soacha, ni en Usme y solo nos dimos cuenta de eso el día del atentado. Por eso esta es una oportunidad de abaratar los costos de vivienda, de controlar las entradas y salidas de la ciudad, mejorar servicios públicos depende de la conformación de región sabana unida, el nombre que propongo, pero eso es lo de menos.

Es que no podemos tratar a Soacha como un hueso, no podemos tratar a los alcaldes de otros municipios como politiqueros y no podemos decirles que agradezcan que Bogotá les queda al lado o sino no tendrían qué comer o en dónde trabajar, así no los vamos a unir.

Tenemos que unirnos y negociar juntos, por ejemplo, para pensar en un sistema de transporte conjunto, porque a todos nos beneficia que nos llevemos bien con los municipios aledaños.

Esta es una de mis propuestas prioritarias y eso implica una reforma constitucional y legal, pero es ahí donde nos podemos unir con los demás alcaldes y eso no limita en nada la autonomía de ningún municipio, seguirán teniendo autonomía para manejar su presupuesto, pero entre todos podemos repartir el pote de recursos compartidos. Y quiero decirle al gobernador actual, y al que venga, que para nosotros el Regiotram es una prioridad.

¿Continuaría con algún programa de la Administración Peñalosa?

Sí, muchos, empezando por el medio metro. Urbanísticamente hubiera tomado otras decisiones por varios factores porque nadie quiere un metro encima de su casa. Ahora bien, si no lo contratan preferiría que el metro por la Caracas fuera subterráneo porque no hay espacio y hay que mitigar el impacto urbanístico.

También le digo a la ciudad, con toda franqueza, que no estoy de acuerdo con la Alcaldía de Peñalosa y si se puede  hago el metro subterráneo, porque debemos aprender que el TransMilenio no es de Peñalosa, ni el metro es de Petro, eso es de los bogotanos.

Si no lo contratan hacemos el arreglo para que vaya subterráneo. Y si lo contratan, lo hacemos elevado todo, hacemos un programa de renovación urbana y un programa de arborización e impacto del ruido para que no enloquezca a los ciudadanos. Prefiero medio metro a nada.

En los próximos días se enfrentará una vez más con Navarro para elegir el candidato de los Verdes, ¿qué piensa de su contendor ?

Por Antonio tengo un gran aprecio, pero yo ingresé a la política para renovarla. Nos hemos preparado y estudiado, no podemos estar siempre detrás de esa idea que siempre nos dicen a las mujeres que estamos preparadas, pero hay un hombre 30 años mayor que  y él tiene prelación.

Esto es una cosa que los ciudadanos deben resolver porque yo quiero a Antonio, lo respeto, si él gana lo voy a apoyar, pero debo ser consistente con lo que he hecho en la vida y en la política y es decirle a la gente que renueve la política.

Siento que ambos tenemos la experiencia y las ganas de ser el representante del Verde, pero la ciudad es la que tendrá que decidir. Vamos a volver a competir y lo haremos con respeto.

¿Cuenta con el apoyo de Sergio Fajardo?, ¿ha hablado con él?

Sí, de hecho él fue de los primeros que dijo que me lanzara a la Alcaldía. Me dijo algo muy lindo: “De toda la experiencia que he tenido en el sector público, la mejor ha sido ser alcalde”.

Mucha gente me animó a dar el paso, desde Sergio, Angélica, mi mamá y hasta Rafael Pardo, con quien esta ciudad estaría mucho mejor porque es un hombre experimentado.

 

¿Qué le responde a los que dicen que usted aterrizó en la Alcaldía de Bogotá con miras a una presidencia?

¡Que se equivocaron y no conocen Bogotá! porque lejos de ser un trampolín, ha sido un quemadero. Es que, en los últimos años, los alcaldes de Bogotá que se han ido a competir por presidencia se han quemado y eso desde Antanas Mockus, Enrique Peñalosa, Clara López y Gustavo Petro.

Bogotá no es un trampolín, ni para oportunistas, es para hacer las cosas bien. Esta fue la ciudad en la que nací, en la que crecí, la gente me conoce como senadora, pero en los últimos 20 años he trabajado en temas urbanísticos de Bogotá y yo no vengo a cazar oportunidades políticas.

¿Está dispuesta a hacer alianzas?

Los competidores que vengan bienvenidos y entre más mujeres mejor, porque esa es una de mis luchas.

Quiero alianzas con los bogotanos, cambiemos de página porque no importa por quién votaron el año pasado, cerremos ese duelo.

Invito a la gente que quiere seguridad, que no quiere TM por la Séptima, que quiere que hagamos el metrocable en San Cristóbal, que construyamos buenos jardines, a esos los invito a que nos unamos, sin importar si votaron por Duque, Petro o Fajardo.

Esta es la ciudad de las oportunidades.

 

MÁS CANDIDATOS DE LA ALCALDÍA DE BOGOTÁ

"Estoy trabajando en una propuesta propia para la ciudad": Miguel Uribe Turbay

El exsecretario de Gobierno lanzó su candidatura a la Alcaldía de Bogotá con el movimiento ‘Avancemos’. Uribe, crítico férreo de los 12 años de gobierno de izquierda, espera consolidar el actual modelo de ciudad y continuar con otras estrategias

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo