Estas son las víctimas del atentado en la Escuela de Cadetes que ya fueron identificadas

Medicina Legal informó que ya fueron identificados los cuerpos de 15 cadetes.

Por PUBLIMETRO COLOMBIA

El jueves 17 de enero de 2019 pasó a ser uno de los días más tristes en la historia del país, luego del atentado del Eln contra la Escuela de Cadetes de Policía General Santander, con un carro bomba que llevaba 80 kilos de pentolita. 

Las autoridades identificaron ese mismo día a José Aldemar Rojas como el autor material del hecho, quien también murió a causa de la explosión.

Asimismo, durante el fin de semana se realizó la captura de Rafael Carvajal que sería el autor intelectual del atentado y señalado de pertenecer al frente urbano del Eln.

Según las autoridades, Carvajal habría reconocido en una llamada telefónica su responsabilidad en el atentado terrorista que dejó 21 personas muertas (incluida la de José Aldemar) y 68 heridas.

“De acuerdo con las evidencias técnicas, que reposan en el sistema Esperanza de la Fiscalía, Ricardo Carvajal reconoce su participación el acto terrorista que ocurrió en la Escuela General Santander”, aseguró en su momento el fiscal general de la Nación, Néstor Humberto Martínez, ante los medios de comunicación.

La madrugada del viernes Carvajal fue capturado en el barrio Los Laches, donde también se incautó un celular, un manual del combatiente primera fase de instrucción y uniformes overoles.

En este punto son más las preguntas que las respuestas sobre la explosión del jueves, ya que Carvajal no aceptó los cinco cargos imputados y denunció que recibió amenazas sino se declaraba culpable.

Simultáneamente, a la captura del supuesto autor intelectual, las autoridades realizaron un allanamiento en una bodega del sector de Santa Librada, en sur de Bogotá, donde supuestamente fue armado el carro bomba conducido por José Aldemar Rojas.

En tanto las investigaciones siguen su curso, el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses informó que ya han sido identificados los cuerpos de 15 de los 20 cadetes que perdieron la vida.

Estas son las víctimas del atentado en la Escuela de Cadetes que ya fueron identificadas

Luis Alfonso Mosquera Murillo

Cientos de pradereños acudieron este lunes para recibir el cuerpo de Luis Alfonso Mosquera Murillo, de 23 años.

Con banderas blancas, y en medio de la desventura de sus seres queridos, fue recibido el féretro del cadete, que arribó al aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón desde donde fue trasladado a Pradera, Valle del Cauca.

Este martes se llevará su sepelio, programado para las 10:00 de la mañana.

Mosquera se destacaba por dejar en alto al departamento en distintas competencias de lanzamiento de disco. Lo recordarán como un gran deportista, que soñaba con prestar servicio a la patria.

Oscar Javier Saavedra Camacho

Óscar Javier, oriundo de Bucaramanga, era ingeniero de sistemas de las Unidades Tecnológicas de Santander.

Prestó servicio en la sede de la Policía Metropolitana de Bucaramanga y luego se vinculó a la escuela de Cadetes General Santander.

Las artes marciales era una de sus más grandes pasiones, por lo que en la Policía hacía parte el grupo de Taekwondo.

Además, se destacó por la práctica de Karate Do, deporte con el que ganó varias medallas en diferentes competencias en la región que lo vio nacer.

Jonathan Efraín Suecún García:

En su pueblo natal, Granada (Meta), despidieron este lunes al cadete de 24 años.

La ceremonia religiosa se cumplió en la catedral Nuestra Señora del Carmen.

A la salida del templo, sus compañeros de la Policía le rindieron un sentido homenaje. Luego le dieron el último adiós cementerio de la población.

Jonathan Efraín, quien pertenecía a la liga de voleibol de su departamento,  prestó su servicio militar en el Batallón Guardia Presidencial. Hace un año y medio había entrado a la Escuela de Cadetes para seguir su formación.

Carlos Daniel Campaña

El joven de 19 años, oriundo de Puerres- un municipio a poco más de una hora de Pasto-, era un apasionado del deporte, sobretodo del fútbol.

Sobre su familia sabe que su mamá reside en esa localidad mientras que su padre se encuentra en Bogotá.

"Es un momento muy doloroso para las familias, saber que su hijo perdió la vida apenas empezando su vida y que era la ilusión de su familia. Da tristeza” , destacó el coronel Haidiber Restrepo, comandante del Departamento de Policía Nariño.

Diego Fernando Martínez Galvis

El joven de 21 años, natural de Curití (Santander), prestó servicio militar en la estación de policía de San Gil.

Luego de graduarse colegio Eduardo Camacho Gamba, de Curití, comenzó sus estudios como profesional en la Escuela de Cadetes de Policía General Santander, donde llevaba un cerca de año.

Diego Fernando llevaba cerca de cinco años de relación con Katherine Soto, a quien conoció en el colegio. "Él era el mejor hijo, el mejor del mundo”, expresó Katherine a los medios de comunicación.

Juan Esteban Marulanda Orozco

El cadete de 19 años, oriundo de Medellín, soñaba con ser carabinero como su papá.

Con mucha dedicación, se estaba destacando cada vez más como jinete, pues obtuvo el primer puesto en un campeonato nacional de la Policía que se realizó en diciembre pasado.

Juan Estreban era el menor de los tres hijos de la familia Marulanda Orozco.

Sus familiares recuerdan que desde el 5 de junio de 2017 había ingresado a la Escuela de Cadetes General Santander con la ilusión de cumplir sus sueños, arrebatados por el atentado terrorista perpetrado por el ELN.

Juan Felipe Manjarrez Contreras

Era muy reconocido por su trayectoria como deportista de voleibol en su tierra natal, Acacías (Meta).

Era el segundo de cuatro hermanos y llevaba más de un año de formación en la Escuela de Cadetes de Policía General Santander.

Además de sus seres queridos, a la ceremonia religiosa, que se llevó a cabo ayer,  asistieron la gobernadora Marcela Amaya, el jefe de Planeación de la Policía Nacional, general Ramiro Alberto Riveros y el alcalde de Acacías, Víctor Orlando Gutiérrez.

Juan Diego Ayala Anzola

Familiares y amigos le dieron el último adiós a Juan Diego Ayala Anzola, este fin de semana en Cundinamarca. El joven fue homenajeados por los habitantes del municipio de San Juan de Rioseco, Cundinamarca, de donde era oriundo. “`El mundo está en manos de aquellos que tienen el coraje de soñar y de correr el riesgo de vivir sus sueños…’", escribía Juan Diego en su perfil. Y aunque él, ni sus otros 20 compañeros, ya no podrá cumplir los suyos, estas palabras calarán profundo en el corazón roto de todos”, escribió sobre el joven cadete en su Twitter el gobernador de Cundinamarca, Jorge Emilio Rey.

Diego Alejandro Pérez Alarcón

Con flores, camisetas y pañuelos blancos despidieron a Diego Alejandro Pérez en su natal Tulúa. Familiares del joven cadete de 21 años agradecieron el apoyo de la comunidad y de sus más cercanos por la tragedia que están viviendo. Diego llevaba más de un año en la Escuela de Cadetes a la que ingresó con la idea de seguir los pasos de su padre.

Jhonatan Herney León Torres

A Jhonatan lo recuerdan como un joven conversador, alegre y muy aplicado. Sus familiares, amigos y hasta vecinos del barrio le hicieron un homenaje al joven de 23 años a quien le faltaban tres meses para recibir su grado de subteniente.

León nació en Bucaramanga y llevaba año y medio en la Escuela de Cadetes General Santander, y quería pertenecer a la Dijín.

César Alberto Ojeda

El cadete de 22 años fue recibido con todos los honores en Floridablanca, Santander. Allí sus familiares, amigos y compañeros de la comunidad de Nazarenos, a la que pertenecía, le dieron el último adiós y entre lágrimas aseguraron que lo extrañarían y recordarían como un joven respetuoso, muy querido por la comunidad y aplicado.

En su cuenta de Twitter, el alcalde de Floridablanca, Héctor Mantilla, escribió: “César era hijo de uno de nuestros agentes de tránsito adscrito a la DTTF, en su memoria izamos la bandera a media asta uniéndonos al profundo dolor de la familia Ojeda Gómez y amigos en este momento tan difícil para todos. Rogamos por su eterno descanso”.

Erika Sofía Chicó

Erika llegó a Colombia con el sueño de terminar la carrera que inició en Quito, su ciudad natal, para convertise en oficial de Policía. La joven de 21 años fue becada debido a su desempeño y compromiso. Erika estaba recién llegada a Bogotá, pues pasó la fiestas de fin de año junto a su familia en Ecuador y regresó el 9 de enero. El cuerpo de la cadete fue trasladado a su país.

Lenín Moreno, presidente de Ecuador, aseguró que “rechazamos enérgicamente el acto cobarde que enluta a familias colombianas y ecuatorianas. Nuestro respaldo al pueblo y al gobierno de Colombia para castigar este ataque terrorista que equivale a un crimen contra la humanidad.

Cristian Camilo Maquilón

El pueblo de Chigorodó recordará siempre a Cristian Camilo Maquilón, el cadete de 20 años víctima del atentado en la Escuela General Santander. Los habitantes del municipio y sus familiares le rindieron homenaje en una marcha en la que también rechazaron los actos violentos ocurridos en la capital del país.

Cristian Camilo pertenecía a la Liga de Atletismo de Antioquia y practicaba el lanzamiento de disco, disciplina en la que siempre se destacó y con la que participó hace un par de meses en un intercolegiado.

Steven Ronaldo Prada

Ibagué se vistió de blanco para darle el último adiós a Steven Ronaldo Prada, de 21 años. En su despedida estuvo acompañado no solo por familiares y amigos cercanos, también por la Policía Metropolitana de Ibagué y por ciudadanos que mostraron su apoyo a las familias de las vícitmas del atentado.

El gobernador de Tolima, Óscar Barragán, escribió en Twitter: “Acompañamos con dolor tolimense, con dolor de patria a nuestra @PoliciaColombia @PoliciaDeTolima @PoliciaIbague, en este duro momento en el que despedimos a Steven Ronaldo Prada Riaño, uno de sus miembros, quien dio su vida por la patria. #NoAlTerrorismo⁠":

Iván René Muñoz Parra

Iván René Muñoz luchó por su vida luego del atentado en la Escuela de Cadetes a la que asistía por un curso de ascenso que estaba realizando. El joven falleció a las 8:00 p.m. de ese jueves por las graves heridas que le produjo la explosión del carro bomba.

Su cuerpo fue trasladado a Barichara y allí fue despedido por sus padres  que lo vieron por última vez en las fiestas de fin de años. Muñoz vivía en Bogotá desde hace tres años y era patrullero en comisión. Llegó a la ciudad con la idea de ayudar a su familia, agricultores de toda la vida en el municipio de Santander.

MÁS NOTICIAS DE BOGOTÁ Y EL PAÍS, AQUÍ

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo