“Yo seguiré luchando hasta el final”: Paola Noreña

La joven de 26 años, víctima de intento de feminicidio hace más de un año, asegura que no se rendirá hasta que se haga justicia con su caso

Por Pamela López

Entrevista con Paola Noreña, sobreviviente de intento de feminicidio

El miércoles 22 de agosto, a las 2:00 p.m., será la audiencia en la que se apelará la decisión del juez 42 de función de garantías que la semana pasada le concedió la libertad al presunto agresor de Paola Andrea Noreña, la joven bogotana a quien intentaron asesinar hace más de un año y medio mientras salía de la Universidad Minuto de Dios.

Pero esta noticia hizo que Paola reafirmara la decisión que tomó el día que la atacaron: iba a llegar hasta lo último para exigir justicia.

“Desde el día de mi ataque empecé una batalla judicial y una lucha extenuante porque pensé que el tema iba a ser más rápido e iba a cerrar este capítulo cuanto antes, pero 16 meses después, estoy implorando que se haga justicia”, comentó Paola en conversación con PUBLIMETRO.

Claramente, su vida cambió. Luego de un tiempo dejó el trabajo en la universidad, pensando en su seguridad: “Esto es volver a empezar, iniciar de cero, cambiar todo, no es una opción porque hay que hacerlo por tu seguridad y la de tu familia”, añadió.

Además, físicamente sufrió consecuencias graves, porque se vio afectado el tercer nervio de la parte izquierda de la cara y eso hace que se pierda la movilidad y la sensibilidad: “Desde el principio hice terapias físicas e incluso me trataron con láser para que se regenerara el nervio. La herida que él me causó quedó a dos milímetros de la yugular”, comentó.

Sin embargo, se considera no solo víctima de un hombre que no ama a las mujeres, sino de un sistema judicial que no la ha respaldado como debería: “He sufrido las consecuencias de un sistema que es lento en su actuar, que no brinda las garantías ni apoyo a las mujeres, que para en fechas especiales como Navidad”.

Añadió que no hay un soporte, unas garantías reales: “Los discursos, campañas y las estrategias que se emplean para visibilizar la violencia en contra de la mujer se quedan en palabras, y aún no encontramos una estructura suficientemente fuerte para las mujeres que somos víctimas o sobrevivientes de tentativa de feminicidio”.

Paola hace una crítica que no perderá validez y es qué pasa con las rutas de atención para las mujeres sobrevivientes y para los familiares: “Creo que es falta de moral o de ética. Es ahí cuando hago hincapié en el discurso, porque nos dicen que denunciemos y que hay una red de apoyo, ¿pero en dónde está? Hay casos en los que no debería haber vencimiento de términos porque es la vida de las personas. Hay mujeres que ya no están presentes y otras que no pueden alzar la voz, como lo hago yo, porque tememos por nuestra vida”.

Esta joven de 26 años no se rinde y apenas conoció la noticia de que su presunto agresor saldría de la cárcel grabó un video en el que da a conocer públicamente su situación y el temor que siente al saber que él está suelto.

“Pido que el proceso se dé con la mayor celeridad posible, solo pido justicia y seguiré acá, en la lucha. No descansaré hasta que termine; sí, ha sido una lucha inagotable, pero sigo de pie porque tengo la mayor fortaleza que es mi familia, ellos me han demostrado que no debo tener miedo y que estarán conmigo pase lo que pase”: dijo Paola a PUBLIMETRO.

El proceso

El supuesto victimario de Paola Noreña, identificado como Miguel Rozo, quedó en libertad por vencimiento de términos con la advertencia de no acercarse a la joven.

Sin embargo, Viviana Benavides, abogada de Noreña, ha asegurado en varias ocasiones que aún falta un mes para que se sustituya la medida de privación de libertad.

El señalado fue capturado días después del ataque que tuvo lugar el 6 de abril de 2017. En su momento, no aceptó el cargo de feminicidio agravado en modalidad de tentativa.

Según la Fiscalía, las pruebas y los testimonios apuntaron siempre a Rozo como el presunto agresor.

Este hombre sostuvo con Paola Noreña una relación sentimental por algunos meses, pero todo cambió cuando ella decidió acabarla: “Había observado en esta persona un comportamiento obsesivo, escribiéndole y llamándola de forma desesperada a su celular y siendo abordada el día anterior a los hechos”, aseguró el ente acusatorio.

Si Rozo es encontrado culpable de este hecho, podría pagar 40 años de cárcel. Por ahora, Paola exige y trabaja para que se haga justicia con su caso, no quiere que la lista de feminicidios aumente y espera que en algún momento el sistema judicial sea realmente efectivo y trabaje por la protección de todas las mujeres.

MÁS NOTICIAS DE BOGOTÁ, AQUÍ

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo