Polémica por proyecto de TransMilenio por la carrera Séptima

El Concejo de Bogotá aprobó el segundo debate del cupo de endeudamiento solicitado por la Alcaldía de Enrique Peñalosa, entre otras cosas para la construcción de un TM que los habitantes no quieren.

Por Ginna Rincón

El Concejo de Bogotá aprobó el nuevo cupo de endeudamiento solicitado por la Alcaldía de Enrique Peñalosa.

Con 28 votos a favor y 9 en contra, se logró la autorización de la plenaria para subir de 4,5 billones a 6,9 billones el cupo de endeudamiento.

De acuerdo con el Consejo de Bogotá, estos nuevos recursos, por 2,4 billones de pesos,  estarán destinados  de la siguiente manera: 1.4 billones para infraestructura nuevas troncales Transmilenio, 400 mil millones para construcción de centros deportivos, recreativos y culturales, 210 mil millones para ampliar la infraestructura educativa, 150 mil millones para recuperación zona de Bronx, 100 mil millones para la Sede de la Policía Metropolitana de Bogotá y 100 mil millones para jardines infantiles y Centros Crecer.

Este proyecto ya había pasado el primer debate, ante la Comisión de Hacienda del Concejo de Bogotá, el día que nos visitó el papa Francisco en Bogotá; solo faltaba que se aprobará este segundo debate en plenaria.

 

Voces a favor y en contra

Los cabildantes que estuvieron a favor de este proyecto, en su intervención aseguraron que el cupo de endeudamiento busca generar nuevas fuentes de financiación para la ejecución del Plan de Desarrollo aprobado; por lo tanto, se deben dar las herramientas para llevarlo a cabo.

Adicional a esto, los concejales indicaron que es importante aprobar este acuerdo porque se deben dar las herramientas necesarias a la Administración Distrital, para que se ejecuten todas las obras que requiera la ciudad.

Por otra parte, los votos en contra de este proyecto fueron de los concejales:  Jorge Durán, María Victoria Vargas, Manuel Sarmiento, Álvaro Argote, Antonio Sanguino, Celio Nieves, Jairo Cardozo, Gloria Stella Díaz y Marco Fidel Ramírez.

Los nueve cabildantes votaron negativamente al Proyecto de Acuerdo argumentando que es violatorio del plan distrital de desarrollo y altamente inconveniente para la ciudad porque la mayoría de los recursos van para la troncal de TransMilenio por la Séptima, lo que le hace un daño arquitectónico y ambiental a la capital.

 

Polémica por TM

 

La Alcaldía de Enrique Peñalosa se encuentra empeñada en la construcción de una TransMilenio por la carrera Séptima, aunque los residentes de este sector han manifestado su total desacuerdo con el proyecto.

Asimismo, los opositores de este plan argumentan que fue una total irresponsabilidad aprobar el aumento de cupo de endeudamiento por 2,4 billones de pesos a sabiendas que no existen los estudios técnicos de la obra.

Frente tema, la cabildante María Victoria Vargas, del partido Liberal, quien dio su voto negativo en la plenaria principalmente por el tema de TransMilenio, explicó en comunicación con PUBLIMETRO que: “Yo planteé 40 interrogantes en un debate sobre TransMilenio por la Carrera Séptima, pero la Administración, en cabeza de la gerente de TransMilenio y la gerente del IDU, no dio ninguna respuesta con relación al tema…  Dentro de los interrogantes están: ¿Qué inquietudes o preocupaciones de los habitantes de la carrera Séptima han tenido en cuenta?, ¿cuál es el tiempo estimado de la construcción de la troncal?, ¿afectan las obras programadas en el plan de movilidad de la ciudad, qué se tiene previsto para estos efectos?, entre otros interrogantes, que no hubo respuesta alguna”.

Por su parte, el concejal Jorge Torres, del Partido Verde, que votó positivamente al nuevo cupo de endeudamiento indicó que “con la nueva troncal de TransMilenio se podrá pasar de movilizar 18 mil pasajeros hora/sentido a 24 mil. Asimismo, la Séptima podrá acoger parte de los pasajeros que hoy se movilizan por la Caracas y la Autopista Norte, aliviando la demanda sobre el corredor oriental. Los beneficios además se medirán en el reemplazo de los 1500 buses que hoy transitan por 249 articulados con mejor tecnología y menos emisiones”.

De otro modo, la concejal Gloria Stella Díaz del movimiento MIRA indicó en diálogo con PUBLIMETRO que votó negativamente al cupo solicitado por Peñalosa porque “utilizar el 60% de este cupo para construir una troncal carrera Séptima además de inconveniente no tiene presentación toda vez que está demostrado por los estudios que la troncal de la carrera Séptima no es la priorizada de todas las troncales, porque los costos de operación e inversión serían mucho mayores que los de la Av. Boyacá y Av. 68 que sí están priorizados sobre esta; la afectación ambiental que se daría; también nos preocupa lo que podría pasar a bienes de interés cultural y la falta de estudios técnicos e ingeniera de detalles, reconocidos por la misma directora del IDU”.

Entre tanto, el Concejal Daniel Palacios, del Centro Democrático, aunque votó sí al cupo de endeudamiento no está muy de acuerdo con TM por la Séptima, por lo que recordó las obras que se deben priorizar con esos recursos: “La  bancada del Centro Democrático, el 6 de septiembre, le envió una carta al Alcalde Enrique Peñalosa, solicitándole revaluar la construcción del TransMilenio por la séptima y priorizar la construcción de TransMilenio por la 68 y la Boyacá… Lo que viene ahora desde el Concejo de Bogotá, es un control político muy riguroso para ver la ejecución de las obras que contempla este cupo de endeudamiento”.

Por lo pronto, el Proyecto de Acuerdo pasará a sanción del Alcalde Mayor de Bogotá, Enrique Peñalosa.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo